elPeriódico economía

Jueves, 21 de marzo del 2019

Economyz

"Parece que emprender es forrarse y no es así, sino que debería dar soluciones a problemas sociales"

SIC4Change nació hace dos años para hacer diagnósticos de problemas sociales y crear emprendimientos tecnológicos para solucionarlos. Fruto de esto se originó Nut4Health, una plataforma blockchain que ayuda a luchar contra la desnutrición

SIC4Change es el cluster de innovación social para el cambio.

SIC4Change es el cluster de innovación social para el cambio. // Foto cedida por Borja Monreal

Sostenibles

Borja Monreal, fundador de SIC4Change

nora-benito-bn

Nora Benito

SIC4Change (“el cluster de innovación social para el cambio”) nació hace dos años con el objetivo de resolver problemas sociales a través de la innovación. Nut4Health es uno de sus emprendimientos basados en tecnología blockchain.

Dentro de esta iniciativa, uno de los proyectos piloto que se pondrá en marcha en Guatemala trabajará con 1500 familias en situación de vulnerabilidad alimentaria severa. El objetivo: reducir los niveles de desnutrición de un 50% a un 20% en 18 meses. Hablamos con Borja Monreal, fundador y codirector de SIC4Change, sobre este y otros proyectos y sobre emprendimiento social.

¿Cuáles son vuestros orígenes? ¿Cómo surgió esta idea?

Dos personas -que somos fundadoras de SIC4Change- llevábamos tiempo trabajando en cuestiones de seguridad alimentaria a nivel internacional y en emergencias por hambre. Después de estar en varias de ellas, nos dimos cuenta de que el sistema internacional de ayuda no funciona y que no es capaz de dar respuesta en tiempo y forma. Como consecuencia la gente se muere. En un momento dado decidimos montar un grupo de trabajo en el que involucramos a instituciones vinculadas al ámbito de la desnutrición, incorporamos a gente de Unicef, del Programa Mundial de Alimentos, de sistemas nacionales de salud de Guatemala y de Malawi, de ONG como Save the Children o Acción contra el Hambre e incluso gente que trabajaba en terreno como los voluntarios. Y pensamos por qué fallaban las intervenciones. Fruto de esta reflexión vimos que había una serie de vacíos que limitaban la capacidad de frenar la desnutrición

¿Y qué es exactamente Nut4Health?

Fruto de esto creamos Nut4Health, que es una plataforma tecnológica que integra una aplicación de diagnóstico automático de la desnutrición por fotografía, es decir, en una app móvil haces una foto de un niño y te informa sobre el nivel de desnutrición (se trata de una aplicación desarrollada por Acción contra el Hambre). Lo integramos en una plataforma que lleva a cabo un sistema de incentivos o pagos para promover la búsqueda activa de la desnutrición. En la mayoría de los países en desarrollo los sistemas de salud no tienen la capacidad para llegar hasta el último punto para conectarse con los pacientes y funcionan con unos voluntarios que se dedican a redirigir los casos. ¿Cuál es el problema? Que no son profesionales ni tienen incentivos para buscarlos. Cuando encuentran los casos es cuando ya son visibles, tienen complicaciones y es demasiado tarde, y muchos niños ya tienen pocas posibilidades de sobrevivir. Montamos un sistema de pagos que, a través de ese diagnóstico automático, hace un pago cada vez que esa persona encuentra a un niño en un estado previo a la desnutrición para que sea mucho más fácil tratarle.

¿Cómo se puede luchar contra la desnutrición infantil a través del blockchain? 

Somos capaces de darle trazabilidad completa al donante sobre dónde ha ido su dinero. Solo se paga por resultado, es decir, cuando alguien ha encontrado a una persona en estados previos a la desnutrición. Con esto se garantiza la trazabilidad y la transparencia en el proceso, es decir, que todo el mundo puede visualizar en todo momento qué ha pasado con el dinero. No obstante, lo más importante es la integración de los contratos inteligentes.

¿Y se realiza de forma autómatica? 

Todo este proceso es automático, nadie interviene ni puede modificarlo, lo que evita errores humanos o temas de corrupción. Es decir, cuando sacas la fotografía se abre un control inteligente que solo se cierra cuando el niño ha entrado en un centro de tratamiento y se vuelve a verificar su entrada a través de otra fotografía. En este momento se cierra y se da una orden de pago para que esa persona cobre por haber hecho ese proceso. 

¿Es difícil emprender en España? 

Si es difícil emprender en España, emprender en un contexto social es muchísimo más complicado. Emprender en España para la clase media acomodada no es tan difícil porque hay muchísimos recursos a los que puedes recurrir y tienes un sistema de protección social que te permite tomar riesgos, pero el problema es que en el sector social no hay un ecosistema que permita la financiación de estos proyectos, sobre todo en las fases más tempranas. El problema del emprendimiento social es que los periodos de maduración son mucho más largos, por lo que se necesita capital paciente que ahora mismo en España no existe para este tipo de proyectos.

Entonces, ¿habéis obtenido algún tipo de ayuda?

En un primer momento invertimos 30.000 euros y luego hemos tenido distintos apoyos: de la Sociedad de Promoción Económica de Gran Canaria (SPEGC), y de EOI, que nos aceleró y nos financió muchísimos consultores que han estado con nosotros en todo el camino. Luego nos han ayudado organizaciones como el Cabildo de Gran Canaria y ahora mismo estamos diseñando junto a AECID un proyecto piloto que lanzaremos en un par de meses en Guatemala. 

¿Nos puedes contar algo más de este proyecto con AECID?

Es el primer piloto de Nut4Health que vamos a desarrollar en el Corredor Seco Guatemalteco donde el 50% de la población vive con desnutrición crónica, y la idea es implementar el proyecto en terreno integrado en el sistema nacional de salud y lo haremos junto a Acción contra el Hambre.

Sois uno de los proyectos de emprendedores impulsados en los Espacios Coworking EOI, ¿qué supone esto para vosotros?

Ha supuesto el acceso a un conocimiento que es muy difícil de obtener sin ellos. Les dijimos qué necesitábamos y nos lo trajeron. Era un proyecto que se salía completamente de sus normas y nos abrieron la puerta a lo que nosotros requeríamos. Por ejemplo, les solicitamos expertos en blockchain y nos pusieron en contacto con varios. Ha sido como un trampolín para acceder al conocimiento. Pero es verdad que nuestro modelo es tan diferente al resto que es muy difícil que encaje con los modelos de aceleración usuales porque los tiempos son otros y las necesidades de financiación también.

¿En qué se diferencia vuestro proyecto emprendedor a otros?

Nuestro nivel de ambición es atroz y requiere un proceso en el que se involucren actores privados, públicos, entidades internacionales… Estamos diciendo que vamos a cambiar todo el modelo de intervención en desnutrición y probablemente en salud en países empobrecidos. El sistema es solo la punta del iceberg. 

Fuisteis elegidos como mejor emprendimiento social de Go2Work en 2017-2018, ¿qué supone para vosotros recibir este tipo de reconocimientos?

Hemos recibido varios premios. Al final esto te da proyección, lo que se traduce en contactos, financiación... en todo. Si estas piezas no hubieran encajado sería imposible haber sacado adelante este proyecto.

¿Qué es para ti el emprendimiento social?

No debería ser diferente del resto, sino que todo emprendimiento debería tener un componente social. Antiguamente, el emprendedor buscaba una solución a un problema y ahora no, parece que emprender es forrarse y no es así, sino que debe ser vincular una acción a un problema social y darle una solución.

¿Cuáles son vuestras expectativas de futuro?

Somos ambiciosos. La idea es pilotar en 18 meses en Guatemala y en otro país africano y a partir de ahí escalar. El potencial es infinito, nuestro objetivo es transformar la forma en que se interviene en situaciones de desnutrición y hambre.

Iniciar sesión 0 Comentarios
cargando