elPeriódico economía

Miércoles, 17 de abril del 2019

Economyz

¿Qué son los tipos de interés y cómo afectan a tu economía?

Los tipos de interés, conocidos como el precio del dinero, son la cantidad a pagar por utilizar dinero en un tiempo determinado. El BCE no tiene previsto subir el precio del dinero hasta mitad de 2019

Mario Draghi, presidente del BCE

Mario Draghi, presidente del BCE // Armando Babani

Macro

POLÍTICA MONETARIA

Marta Gracia

Marta Gracia

El Banco Central Europeo celebra este jueves su última reunión de política monetaria de 2018. Este encuentro estará marcado por el fin del programa extraordinario de compra de deuda y por la rueda de prensa posterior de su presidente, Mario Draghi. El mercado estará atento a su discurso para saber si lanza alguna pista sobre cuándo subirá los tipos de interés. Pero ¿por qué es tan importante esta decisión?

Los tipos de interés, conocidos como el precio del dinero, son la cantidad a pagar por utilizar dinero en un tiempo determinado, es decir, si los tipos se sitúan en el 1% la persona o entidad que pide prestado deberá devolver ese dinero más un 1% al final de la operación. De esta manera, el banco o entidad recibirá el nominal más ese 1% de intereses. Actualmente, el BCE mantiene sus tipos al 0% desde marzo de 2016.

Draghi tomó esta decisión para estimular la subida de precios de la Eurozona. El objetivo del presidente del BCE era que subieran los precios (la inflación) a niveles del 2%, porcentaje en el que se encuentra actualmente, y que no se acercasen a valores negativos. Si la inflación aumentaba ayudaba a los deudores a devolver antes el dinero que deben. Pero el perjudicado era el ahorrador, que le daban menos por lo que tenía en depósitos.

Después de algo más de dos años los tipos se mantienen al 0% y es previsible que con la desaceleración económica continúen en la Eurozona así hasta bien entrado el 2019. “El consenso no espera cambios en el precio del dinero hasta, al menos, la segunda mitad del año que viene”, explican los expertos de Investing.com. Por su parte, Javier de la Nava, profesor de Economía del Grupo CEF.- UDIMA, señala que la subida de tipo no se espera hasta pasado el verano de 2019.

¿Qué le pasará al ciudadano cuando suban los tipos?

Para el ciudadano el cambio más directo se producirá cuando haya un movimiento en el precio del dinero. “Si se produjera una subida nos saldría más caro pedir un préstamo bancario. Aumentarían los intereses a pagar, por ejemplo, en el caso de solicitar una hipoteca, que es sin duda una de las mayores inversiones que realizará una persona a lo largo de su vida”, aseguran los expertos de Investing.com. Si un ciudadano se viera obligado a destinar más renta al pago de la hipoteca, dispondría de menor poder adquisitivo, lo que reduciría el consumo.

Felipe López-Gálvez, analista de Self Bank, explica que las hipotecas se encarecerán en los próximos años. Y añade que con la subida de tipos también se elevaría el Euríbor, el tipo de referencia, lo que perjudicaría a las hipotecas a tipo variable, aumentando las cuotas. López-Gálvez añade que se elevarán los intereses de otros tipos de préstamos como el crédito al consumo (vehículos, electrodomésticos, etc…) y la financiación de las pymes, “algo que rebajará sus beneficios si no consiguen compensarlo con un incremento de las ventas”, avisa.

Desde Investing.com coinciden con esta afirmación, ya que comentan que bajaría la inversión, “un lastre especialmente duro para las empresas, y en especial para las pymes, que lo tendrían más complicado para salir adelante”. El empeoramiento en las condiciones de financiación podría traducirse, a la larga, en mayores niveles de paro, al tiempo que un euro más fuerte dificultaría a las empresas nacionales la tarea de exportar. 

Por el contrario, la subida de tipos de interés harán que los depósitos y los intereses de la Deuda Pública suban, de manera que los ahorradores podrán sacarle más rentabilidad a su dinero. “Esta es una circunstancia importante más si cabe para los españoles, que estamos acostumbrados a invertir en productos muy seguros como depósitos y Letras del Tesoro, que en los últimos años apenas han ofrecido rentabilidad”, argumenta el analista de Self Bank.

Para el profesor de Economía señala que la subida de los tipos afecta al ciudadano de manera postiva o negativa "depende del lado en el que esté". Así, explica que si eres ahorrador te conviene que los tipos estén altos para que lo que has ahorrado te otorgue más rentabilidad. "Pero si necesitas algún tipo de financiación para tu emprendimiento te interesa que sea lo menos costosa posible", añade. No obstante, asegura que lo más conveniente en un plano macroeconómico es la estabilidad de tipos, "saber que tu plan a corto o medio plazo no a sufrir modificaciones".

Las exportaciones y euro

Otro de los efectos que suele acarrear una subida de tipos es la revalorización de la divisa. Así pues, lo lógico sería que el euro suba respecto a otros divisas. Esto puede ser una buena o una mala noticia según a quién se le pregunte.

Por ejemplo, “es positivo en cuanto a que abarataría las importaciones de artículos fabricados en el extranjero, como los dispositivos tecnológicos, incluso el petróleo, que se negocia en dólares”, explica el analista de Selfbank. Asimismo, comenta que una subida del euro también provocaría que un menor coste de los viajes que realizan los españoles a países fuera de la Eurozona.

La parte negativa de una subida del euro la sufrirían las empresas españolas que exportan al exterior. La demanda del extranjero podría ralentizarse o incluso caer ya que “nuestros productos pasarían a ser menos competitivos en los mercados internacionales”, comenta López-Gálvez.

¿Situación normal con los tipos al 0%?

En principio se podría pensar que una subida de tipos es mala para la economía, ya que se encarece la financiación. Sin embargo, “hay que quedarse con la idea positiva de que si un banco central comienza a normalizar su política es porque ha conseguido su objetivo”, apunta el analista de Self Bank, que no es otro que mantener a raya la inflación y mejorar la economía en general.

Felipe López-Gálvez explica que es necesario que los tipos estén más altos para así tener margen de maniobra en caso de que llegue otra crisis económica. En momentos de crisis los bancos centrales bajan tipos para estimular el consumo y tratar de elevar la inflación. Una de las peores cosas que le puede pasar a una economía es tener deflación, ya que los consumidores aplazan sus decisiones de compra. “¿Quién compraría un coche hoy por 6.000 euros, si sabe que en unos meses le puede costar menos? Por tanto, conviene tener unos tipos por encima del 0% actual para así poder bajarlo en caso de que la economía volviese a tener dificultades”, argumenta.

"Los tipo al 0% plantean una situación de desincentivación porque los emprendedores se ven perjudicados porque es conveniente un mínimo de inflación para afianzar la rentabilidad", explica De la Nava. Así, añade que los tipos a ese nivel hacen los beneficios sean menores y que el plan de negocio pasa por tener claro las condiciones y el mercado en el que se va a desenvolver.

El paso previo a la subida de tipos

El paso previo a la subida de tipos ha sido la retirada del QE (Quantitative Easing) o programa de compra de activos. Este consiste en la compra de bonos tanto se países como de empresas de la Eurozona, lo que provocaba una subida de precios artificial que tenía como consecuencia una reducción de la rentabilidad que ofrecían. “El riesgo de mantener de manera prolongada este tipo de medidas no convencionales es la generación de burbujas, que como pudimos comprobar con la burbuja inmobiliaria, tiene efectos devastadores en la economía”, advierte el analista de Self Bank.

Según los expertos de Investing.com, la retirada del QE es especialmente “dura para la economía española, muy endeudada”. Contribuiría, en cualquier caso, a reducir las tasas de crecimiento y contraer la capacidad de préstamo de los bancos. “Es una decisión delicada si tenemos en cuenta los signos de una posible ralentización económica que se han dejado ver en países como Alemania o Francia. La sombra de una nueva crisis podría planear en el horizonte”, avisan desde Investing.com.

En este articulo: Macroeconomía

Iniciar sesión 0 Comentarios
cargando