elPeriódico economía

Sábado, 23 de febrero del 2019

Economyz

¿Fin de año y con facturas por cobrar? Consejos para evitarlo

España es el segundo país europeo que más tarda en pagar facturas. Aquí van algunas ideas para prevenir esta situación

¿Fin de año y con facturas por cobrar? Consejos para evitarlo

Sara Kurfess (Unsplash)

Gestión Empresarial

Según INTRUM

Redacción BYZness

La Navidad es una de las fechas clave para muchas empresas españolas, tanto desde el punto de vista de las ventas como de la morosidad. Gran parte de las compañías cierran durante las fiestas navideñas, lo que supone menos tiempo para que los clientes abonen las facturas que tienen pendientes. Además, enero es tradicionalmente el mes más austero para las compañías, lo que añadido a la demora para cumplir con sus obligaciones de pago hace que las previsiones para cobrar a primeros de año no sean del todo favorables, aseguran desde la compañía de prevención de impagos Intrum.

España es el segundo país europeo en el que las empresas tardan más en abonar sus facturas, según revela el Informe Europeo de Pagos elaborado por la compañía. Mientras el plazo medio de pago a clientes finales en Europa se sitúa en 23 días, en España se alcanzan los 46, dos días más que en 2017.

Estos datos reflejan las dificultades de las empresas españolas a la hora de afrontar sus pagos, especialmente si se compara con países del norte de Europa. Sin ir más lejos, Estonia lidera la clasificación de los mejores pagadores, con un plazo medio de cobro de tan solo 11 días. No obstante, son muchos los países que superan el plazo medio europeo de pago a clientes finales, situado en 23 días. En Alemania, por ejemplo, se alcanzan los 25 días, mientras que en Francia el retraso en los pagos es de 29 días, o en Italia, de 32 días.

Ante este pronóstico y para evitar iniciar el año con una larga lista de facturas por cobrar, los expertos de Intrum ofrecen algunas claves con las que acelerar el ciclo de pago:

  • Prevenir: Protegerse de los impagos es la mejor forma de mantener a salvo las cuentas y evitar imprevistos que pongan en riesgo la buena marcha del negocio. Existen medidas como el pronto pago, los seguros, o el factoring.
  • Elegir la factura electrónica: Enviar la factura por la vía electrónica no solo implica un ahorro de tiempo y coste para la compañía, también permite ganar inmediatez y seguridad, al mismo tiempo que se reduce el tiempo de las transacciones.
  • Conocer los cierres contables de los clientes: La buena relación entre cliente y proveedor es una de las máximas de cualquier relación comercial. De este modo es más sencillo saber cómo y cuándo se realizará el pago del servicio prestado o contactar con la persona más adecuada en caso de que aparezcan facturas vencidas. Además, permitirá conocer si la compañía en cuestión adelanta su cierre contable en momentos vacacionales, evitando así que la factura quede en un cajón hasta la vuelta.
  • Hacer seguimiento de todas las operaciones: Se trata de la fórmula más idónea para conocer al instante cuáles son las cuentas por cobrar y qué medidas hay que tomar al respecto. Es importante incluir la fecha de generación de la factura y el límite de pago, la cantidad, el historial de pagos y, por supuesto, los datos del cliente. Gracias a estas especificaciones, se tiene a mano toda la información para realizar recordatorios de pago antes del vencimiento de las facturas. Asimismo, se consigue un doble objetivo. Por un lado, la compañía se asegura de recibir sus pagos a tiempo y, por otro, se ayuda al proveedor a realizar un control y seguimiento de sus recibos pendientes.
Iniciar sesión 0 Comentarios
cargando