elPeriódico economía

Jueves, 18 de abril del 2019

Economyz

Estos son los aspectos en los que España necesita mejorar, si quiere ser laboralmente más competitiva

Nuestro país obtiene sólo un aprobado en varias áreas, como las oportunidades directivas a mujeres, la facilidad de contratación y la relación con la que las empresas miden el nivel de salario respecto a la productividad

Solo 3 de cada 10 mujeres trabajadoras en nuestro país, ocupa un puesto directivo.

Solo 3 de cada 10 mujeres trabajadoras en nuestro país, ocupa un puesto directivo. // Rawpixel (Unsplash)

Empresarios

ÍNDICE DE COMPETITIVIDAD POR TALENTO GLOBAL

nieves-ruiz-bn

Nieves Ruiz

En nuestro país solo 3 de cada 10 mujeres ocupan un puesto directivo. Una situación que contrasta con la de algunos de nuestros vecinos europeos como Letonia, Polonia y Eslovenia, que suben este índice más de 10 puntos superando el 40%. En nuestro país, el 69% de los puestos más altos de la pirámide laboral, pertenecen a los hombres, una realidad que poco a poco va cambiando.

“Aunque se ha avanzado mucho en los últimos años, este sigue siendo un problema complejo, en el que influyen factores que no solo afectan a las empresas, sino también a los propios trabajadores como los fenómenos de autoexclusión entre otros. Pero cada vez vemos a más mujeres en puestos relevantes y se va consiguiendo romper esas barreras y techos de cristal”, afirma Valentín Bote, director de Randstad Research.

Una barrera que aún tenemos que romper si queremos ser más competitivos. Así lo afirma el Índice de Competitividad por el Talento Global (GTCI) elaborado por Adecco, la escuela de negocios Insead, y la agencia Tata Communications, que analiza los problemas relativos a la competitividad empresarial analizando la situación de 125 países en el mundo.

“El 40% de los contratos indefinidos que se firman en España, dura menos de un año”

Según este estudio, España ocupa el puesto número 31, entre los países analizados, obteniendo una puntuación de 52 sobre 100. Un aprobado raspado, que se debe a la necesidad de mejora de nuestro país en aspectos como la colaboración entre organismos, y la necesidad de mayor facilidad en la contratación, ya que los contratos indefinidos han aumentado, pero su durabilidad es menor.

“La contratación indefinida ha alcanzado en 2018 cifras de récord en nuestro país, con 2,28 millones de contratos de este tipo firmados el año pasado, lo que supone un crecimiento de más de un 18% respecto a 2017. El problema es que la estabilidad de estos empleos no siempre es posible”, nos comenta Valentín Bote. “El año pasado conocimos los resultados de una investigación que ponía de manifiesto que el 40% de los contratos indefinidos que se firman en España terminan durando menos de un año”, añade.

La relación entre nuestro nivel de salario y la productividad, es otro de los aspectos en los que necesitamos mejorar. Los expertos en empleo, creen que para solucionarlo sería necesario vincular los incrementos salariales, a la productividad de los trabajadores y a los resultados de la empresa, ya que esas variables están directamente relacionadas con el esfuerzo que el trabajador realiza.

“La tendencia que ahora se quiere recuperar es vincular las subidas salariales al IPC, y la realidad es que el impacto que la empresa o el trabajador tienen en dicha variable es nulo, por lo que al final los trabajadores perciben que da igual el esfuerzo que pongas, su salario va a crecer por factores ajenos”, nos comenta Valentín Bote.

"Las empresas deben potenciar su atractivo para los trabajadores, si quieren fidelizarlos"

La falta de oportunidades laborales, la desigualdad entre salarios o la dificultad en realizar tareas más tecnológicas, están derivando a que miles de talentos se vean obligados a abandonar nuestro país, en busca de un futuro mejor. “En el contexto actual hay más oportunidades laborales que en años previos, sin embargo las empresas deben potenciar su atractivo para los trabajadores, si quieren fidelizar al trabajador y conseguir que quiera seguir trabajando en ellas. Esto no solo está relacionado con el salario. Hay muchos otros factores que influyen: el tener un trabajo atractivo, aportar progresión a las carreras, dar reconocimiento y visibilidad, generar un entorno agradable, y dar facilidades para conciliar, o medidas de flexibilidad entre otras”.

A pesar de los datos del informe, no todo son malas noticias. España presenta un buen comportamiento en crecimiento y retención, similar a los países de renta elevada.

Madrid en concreto, mantiene su puesto como una de las ciudades del mundo con mayor índice de talento. En concreto ocupa el puesto 23 en el ranking obteniendo 56,9 puntos, manteniendo así el mismo nivel del año anterior. Además de Madrid, hay otras tres ciudades españolas incluidas en este ranking: Bilbao, Barcelona y Zaragoza.

La inclusión social es otra de los aspectos presentes en el estudio. Para el GTCI, España es un país con un nivel medio de movilidad social, tolerancia a las minorías e igualdad de género, obteniendo 50 puntos de 100 en brecha salarial de género. Datos que afirman que a España todavía le hace falta mejorar.

Iniciar sesión 0 Comentarios
cargando