elPeriódico economía

Jueves, 18 de abril del 2019

Economyz

¿Es mejor emprender como autónomo o como SL?

Una de las preguntas que más se hacen los emprendedores a la hora de poner en marcha su negocio es qué forma jurídica tiene más beneficios fiscales o menos costes, ¿autónomo o sociedad? Te contamos algunas de las ventajas y los inconvenientes de cada una

En febrero se realizaron un total de 1.165 trámites para la creación de SL, frente a los más de 3.000 gestiones de alta de autónomos, según la Cámara de Comercio de Madrid

En febrero se realizaron un total de 1.165 trámites para la creación de SL, frente a los más de 3.000 gestiones de alta de autónomos, según la Cámara de Comercio de Madrid // Javier Allegue Barros /Unsplash

Emprendedores

ELECCIÓN DE LA FORMA JURÍDICA

Lidia Alvarez Byzness

Lidia Álvarez Vellido

Son muchas las dudas que nos surgen cuando queremos poner en marcha un negocio propio, entre ellas es la elección de la forma jurídica para hacerlo.

Aunque es una de las preguntas más frecuentes que se plantean los emprendedores, también es una de las que tiene una respuesta bastante relativa ya que dependerá de muchos factores.

“No existe una fórmula mejor o peor para la puesta en marcha de un nuevo negocio”, señala Blanca Pastor, técnico del Área de Servicios Empresariales de la Cámara de Comercio de Madrid, quien añade que esta elección depende de muchos factores como:

Según datos de la propia Cámara, el pasado mes de febrero se realizaron un total de 1.165 trámites para la creación de Sociedades Limitadas, frente a los más de 3.000 gestiones de alta de autónomos.

Estas son las dos figuras en las que suelen dudar los emprendedores a la hora de abrir su propio negocio y su elección varía en función de los factores anteriores, así como en las expectativas y planes de futuro que tengan.

Sin ir más lejos, durante 2018 en España se crearon 96.394 empresas, de las cuales casi dos millones tuvieron forma de “Empresarios Individuales”, según el Instituto Nacional de Estadística (INE). De estos datos también se desprendía que a estas figuras le seguían las Sociedades Limitadas con más de 1,1 millón.

Emprender en solitario

Aunque los expertos no lo recomiendan, en el caso de que estés pensando en poner en marcha un negocio en el que el único implicado seas tú lo más lógico es que te des de alta como autónomo, pero ¿Cuánto cuesta y qué trámites tengo que hacer?:

  • Costes: “Como empresario individual los trámites de constitución son más sencillos y más baratos puesto que no es necesario hacer una aportación de capital como exige la construcción de una Sociedad y tampoco se realiza el pago al notario ni al Registro Mercantil”, apunta Pastor como una de las ventajas de esta figura.

Además, la técnico de la Cámara de Comercio de Madrid destaca la posibilidad de acogerse a la tarifa plana para nuevos autónomos de 60 euros durante un año y reducciones durante los dos años siguientes.

En este sentido, ser autónomo “tiene unos costes de gestión iniciales menores”, señala Pastor, aunque no todo es de color de rosa.

  • Trámites e impuestos: Además de que los gastos por ser trabajador por cuenta propia van creciendo, las personas físicas asumen el riesgo directamente ya que no hay ninguna diferencia entre el patrimonio social y el individual, por lo que la responsabilidad frente a terceros es ilimitada.

En cuanto a los trámites, los autónomos sólo deberán realizar los trámites administrativos correspondientes y tributan sus rentas por actividades empresariales en el Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas (IRPF).

Crear una Sociedad

Según aclara Pastor, las Sociedades “permite separar el patrimonio civil del mercantil y ofrece una mayor seguridad”.

A pesar de esto:

  • Costes: En el caso de las SL el capital mínimo inicial deberá ser de 3.000 euros y la responsabilidad frente a terceros estará sujeta a la aportación de este capital.
  • Trámites: Para poner en marcha una sociedad deberás realizar los trámites oportunos para adoptar la personalidad jurídica que en el caso de las Limitadas serán:  el alta en el Censo de empresarios, profesionales y retenedores, realizar el Impuesto sobre Actividades Económicas, el alta de los socios y administradores en los regímenes de la Seguridad Social, legalización del Libro de actas, del Libro registro de socios, del Libro-registro de acciones nominativas y del Libro registro de contratos entre el socio único y la sociedad, legalización del Libro Diario y del Libro de Inventarios y Cuentas Anuales  y Obtención de un certificado electrónico.
  • Impuesto: En cuanto a los impuestos, al igual que el autónomo debe declarar el IRPF, en el caso de las empresas deberá ser el que es un impuesto con tipos fijos, en concreto del 25%.

“Las sociedades ofrecen una mayor seguridad, así como una imagen más profesional frente a posibles clientes”, determina Pastor, aunque señala que a nivel comercial u de imagen “puede resultar más beneficios constituir una Sociedad Limitada Unipersonal”.

En este articulo: Emprendimiento

Iniciar sesión 0 Comentarios
cargando