elPeriódico economía

Miércoles, 22 de mayo del 2019

Economyz

Historia de una marca de ropa que busca su hueco en tiempos de Inditex

Seguimos los pasos de creación de Peseta: cómo pasó de ser una idea a convertirse en una empresa competitiva en el sector textil con tres tiendas físicas y 10 empleados

En la actualidad Zara es la tienda española con mayor capacidad de expansión mundial del mercado.

En la actualidad Zara es la tienda española con mayor capacidad de expansión mundial del mercado. // EFE

Emprendedores

DAVID CONTRA GOLIAT

nieves-ruiz-bn

Nieves Ruiz

Esta es la historia de cómo el tesón por cumplir un sueño puede hacer que una afición pase a convertirse en una marca de moda competitiva en el sector textil, y de cómo una idea cocinada a fuego lento puede terminar creando tres tiendas y un modo de vida para diez empleados.

Este miércoles los resultados de Inditex protagonizaban las noticias. El gigante textil anunciaba que había elevado su beneficio un 4,1% hasta alcanzar los 2.438 millones de euros. Una cifra muy alejada de los resultados económicos de muchas pequeñas empresas de moda que luchan por hacerse un hueco en el difícil mercado de la competencia en el sector textil. Sin embargo el emporio de Amancio Ortega tiene en común con ellas la mágica casualidad de nacer de una idea. Hoy son muchos los proyectos que buscan llegar a la altura de tiendas como Zara o Primark.

Hace diez años, cuando Inditex ya reinaba en el imperio de la moda española y expandía su negocio por el mundo, Laura Martínez se enrolaba en un viaje rumbo a Nueva York que cambiaría su vida para siempre. Laura era muy creativa, pasaba su tiempo libre cosiendo, dibujando y creando patrones y bocetos. Durante su viaje entró en contacto con la dueña de una galería de arte neoyorquina que quedó tan fascinada por sus proyectos que decidió comprarlos. Laura se dió cuenta de que tal vez su pequeña afición podría convertirse en una oportunidad de negocio.

Y esa idea logró el empujón que necesitaba gracias a Jaime Sevilla, su socio fundador. Comenzaba a germinar la semilla de la que hoy en día es peSeta, una empresa de moda y complementos que en ya espera abrir su tercera tienda en Madrid. El camino, nos cuenta Jaime, no ha sido fácil. “Primero constituimos una sociedad civil, y posteriormente una sociedad limitada. Laura y yo creamos mano a mano la web, registramos la marca y el logo”. Y en 2006 abrieron su primera tienda taller y oficina en la Calle Noviciado. Doce años después abrirán las puertas de la que será su tercera tienda, en Malasaña.

“En la actualidad hacen mucho ruido palabras como mujer, joven, emprendedor, pero la realidad es que no hay ayudas reales”

Cuando una empresa quiere nacer, no siempre recibe las ayudas que desea. Este fue el caso de La Peseta, según Jaime su camino fue más bien un campo de minas: “Lo nuestro era un continuo ensayo y error porque no teníamos ni formación empresarial ni ningún tipo de experiencia. Desconocíamos los temas de gestión y con mucha paciencia fuimos aprendiendo lo que hoy sabemos de contabilidad y logística”. A nivel institucional, nos comenta que casi no tuvieron ayudas. “Palabras como mujer, joven o emprendedor parecen hacer mucho ruido en los medios, pero a efectos prácticos no existen ayudas reales. Nuestro único apoyo vino de la mano del ICEX que nos enseñó a manejar nuestro negocio”, nos cuenta.

Años después de su creación, la web de peSeta está llena de diseños frescos y coloridos complementos a un precio competitivo con los más grandes, aunque según afirma nunca pensaron que podrían competir con Inditex: “Aunque nos dedicamos a la moda, nuestros modelos empresariales son totalmente diferentes, pero una persona que compra en Zara es susceptible de adquirir alguna prenda de nuestra marca”. La frescura, originalidad de sus diseños y la sostenibilidad de sus productos son algunas de las principales bazas que les han llevado a hacerse un hueco en el mercado: “hacemos cosas muy bonitas con un diseño que es exclusivo y original cosa que con las grandes marcas no ocurre porque están tan atadas a la rueda del capitalismo que muchas veces no ofrecen prendas originales si no copias”.

Su modelo de producción también es diferente y sus prendas se confeccionan en España y Portugal. “Nuestras prendas se crean por personas con condiciones laborales justas. Nosotros no fabricamos un bolso por un euro para luego venderlo a 90 euros, los materiales que tenemos son de calidad, y damos una justa retribución a las personas que participan en el proceso productivo”, nos cuenta Jaime.

“Para competir con los más grandes, primero preguntate si quieres realmente hacerlo y aceptar lo que ello conlleva”

La honestidad y la persistencia son para Jaime las principales armas que un aspirante a empresario de éxito debería tener si quiere competir con los gigantes. “Una vez que cuentes con estas cualidades, planteate si quieres competir con los más grandes y lo que eso conlleva. Será una carrera larga por lo que hay que ser fuerte y luchar por lo que crees para hacer realidad tu sueño. También recomiendo que lo pasen lo mejor posible, que lo disfruten en cada parte del proceso porque ya que vas a dedicarle muchas horas es mejor hacerlo con buen ánimo y humor. Hay muchas marcas que han empezado con planteamientos empresariales enfocados solo a obtener beneficios y han tenido un recorrido muy corto porque no han tenido ese espíritu de dejarse el alma en el trabajo para que perdure”.

Hoy peSeta tiene su hueco en un mercado en el que la competitividad es un arma de agresivo filo. Pero Jaime habla con la tranquilidad del que sabe que caminar a paso seguro y lento lleva a buen puerto. Su sueño está claro: “poder seguir haciendo prendas bonitas y trabajar menos, ya que eso supondría que nuestra plantilla continúa creciendo”.

Iniciar sesión 0 Comentarios
cargando