Estos son los 6 grandes errores que se cometen a la hora de invertir

Activar la maquinaria de la inversión no es fácil: requiere dedicación y formación. Por eso es muy común que se comentan determinados errores, sobre todo para aquellos que se están iniciando en los mercados

Imagen de archivo.

Imagen de archivo. // Chris Liverani (Unsplash)

Mercados

INVERSIÓN DESDE CERO

Héctor Chamizo

Héctor Chamizo

El punto de partida es vital siempre en cualquier ámbito. Esto, trasladado al hecho de invertir nos da como resultado el primer error que, según José Luis Cárpatos, director de inversiones de Gloversia Eafi, es “empezar a trabajar con dinero real demasiado pronto”. A su modo de ver, primero “hay que probar con una demo” y solo cuando “se esté muy seguro de que se tiene una forma de operar lógica, empezar con muy poquito dinero e ir poco a poco”. 

La “trampa de valor”

Otro de los problemas más importantes es el denominado trampa de valor. En opinión de Rafael Ojeda, analista macro de Fortage Funds, mucha gente tiende a invertir en acciones por el dividendo: “da igual el precio al que cotice la empresa, puesto que si nos retribuye bien es el valor en el que podemos meternos”. 

Lo que sucede es que, obviamente, con una falta de cultura financiera importante, muchas veces nos centramos en compañías que “remuneran al accionista con el único objetivo de que el accionista se quede dentro del valor y no salga de él”. 

Eso sí, matiza que comprar acciones por dividendo “no es un error”, aunque matiza que lo es “adquirir títulos en la bolsa por el dividendo en firmas que no justifica un reparto del dividendo de ese calibre”. 

No tener método de operar y caer en chiringuitos financieros

Por otro lado, está el fallo de “no tener ningún método operativo y hacerlo en base a una serie de recomendaciones”, resalta Cárpatos. Esta serie de consejos se suelen ver a través de diferentes canales que, en muchos casos, no proporcionan “la formación adecuada para moverse en los mercados”, añade. 

Asimismo, está el riesgo de caer en manos de “chiringuitos financieros”. Es un error común. Y es que jamás “se debe dar ni un euro a nadie que no esté inscrito en la CNMV, de ninguna manera y sin ninguna excepción”, alerta Cárpatos.

Cortar las ganancias y dejar correr las pérdidas

El llamado sesgo de la inmediatez sería uno de los fallos más comunes: la ganancia relativa y la inmediata. Dicho de otro modo, cortar las ganancias y dejar correr las pérdidas. En el momento que tenemos una plusvalía, por muy pequeña que esta sea, la ejecutamos porque “más vale pájaro en mano que ciento volando”, ejemplifica Ojeda. 

Sin embargo, las pérdidas las dejamos correr, porque entendemos que con el paso del tiempo va a haber una “reversión a la media” y esto hará que “volvamos a estar como antes”. En muchas oportunidades lo que sucede es que nos encontramos “encerrados en un valor durante mucho tiempo y es el principal problema que tienen muchos inversores”, asevera el experto. 

En realidad, afirma Cárpatos, “hay que hacerlo al revés”. Es decir, si uno tiene un método, antes de pasar a la operación debe tener muy claro “dónde tomará beneficios o al menos a partir de donde valorará esta posibilidad y donde está su tope de pérdidas”. Y la proporción entre los dos tiene que “ser adecuada”.

Inversión sin conocimiento y solo en España

Para Cárpatos el principal error es “empezar a operar sin tener la más mínima formación o muy deficiente”. Y es que como en cualquier otra actividad de la vida, todo “requiere aprendizaje”.  

Esto liga con el concepto que señala Ojeda de que muchos inversores se centran únicamente en el mercado doméstico. Algo que tampoco denota positivismo. Tal y como señala, se topa con muchos inversores que no apuestan “por todo lo que no sea Ibex 35”. No porque lo desconozcan, sino por ese afán de invertir únicamente en las empresas locales porque “las tenemos más al alcance de la mano”. 

Esto, a su juicio, lo que demuestra es que lo que tenemos que hacer en este caso es “tener una mayor cultura financiera”, puesto que hay “mercados que son mucho más interesantes que el español y, si no lo conocemos, tenemos que hacer por conocerlos o encontrar un asesor financiero que nos ayude a hacerlo”.

En este articulo: Educación financiera Bolsa

Iniciar sesión 0 Comentarios
cargando