Más allá de España: cómo (y por qué) invertir en mercados más exóticos

Cuando hablamos de mover nuestro dinero para obtener rentabilidad la mayoría piensa en hacerlo en el mercado español. O quizá en mercados desarrollados, como Estados Unidos, Alemania o Japón. Pero apostar por regiones alternativas puede ser interesante

Más allá de España: cómo (y por qué) invertir en mercados más exóticos

Stringer Shanghai (Reuters)

Mercados

INVERSIÓN EN EL EXTRANJERO

Héctor Chamizo

Héctor Chamizo

En primer lugar, es importante recordar que los mercados exóticos no son simplemente una clase de activos, sino un grupo de activos que incluye acciones, bonos, divisas y propiedades de entre un gran abanico. Mientras que algunos de estos mercados están experimentando turbulencias, otros son mucho más estables. En consecuencia, los desafíos en algunos de ellos pueden presentar más oportunidades que en otros.

Las crisis políticas, los conflictos comerciales y las catástrofes llevan a muchos a ahorradores a plantearse muy pausadamente si merece la pena apostar por los mercados emergentes. Con todo, son entornos en los que, si se hace el análisis adecuado y se separa lo más sólido de lo menos estable, “se pueden obtener rentabilidades muy interesantes en el largo plazo”, analiza José Luis Herrera, analista independiente. 

La mayoría de los países están bajando tipos, algunos realizan estímulos fiscales, gastando más dinero o reduciendo los impuestos, y los beneficios corporativos en 2020 para muchas de las empresas en estas regiones gozan de buenas perspectivas con un repunte estimado del 15% de media. Por ello, muchos expertos consideran que el crecimiento potencial se encuentra en estos lugares. 

Separar el grano de la paja

Dan Kemp, CEO de Morningstar en la región de EMEA, comenta que “necesitamos ser disciplinados en la forma en que vemos las inversiones y tener una brújula efectiva que nos guíe”. Cuando aplicamos este enfoque a la inversión en mercados alternativos, vemos que la situación “no es tan sombría como pueden parecer indicar las noticias”. 

Desde su punto de vista, la esencia de la inversión es “la paciencia”. Sin duda llegaremos a un punto en el ciclo en el que los inversores no recordarán los riesgos, ya que las oportunidades son mucho más vívidas, pero “el camino que tenemos por delante puede parecer largo a veces”, añade.

Es por ello por lo que resulta vital que, como inversores, observemos con gran detenimiento el activo en el que queramos invertir. Es decir, que busquemos el asesoramiento necesario “para ver si esa posible ganga que hemos visto nos puede merecer la pena aplicando la rentabilidad frente al riesgo”, o si es mejor mantenernos al margen, dice Herrera. 

De este modo, Antonio Castelo, responsable de renta variable de iBroker, habla sobre dos posibles recomendaciones si optamos por esta posibilidad para construir nuestra cartera. La primera, que nos formemos a nivel financiero “para saber medir el nivel de riesgo y volatilidad que asumimos” y, en segundo lugar, que optemos por recibir “asesoramiento de profesionales que estén especializados en la materia”. 

Cómo entrar en los mercados exóticos

¿Y cómo lo podemos hacer? Castelo relata que hay muchas opciones de apostar por mercados exóticos como inversores. Por ejemplo, comprando “acciones de empresas que trabajan en esos países, metiéndonos en el negocio inmobiliario, montar negocios, crear relaciones comerciales etc.”. Son métodos que tenemos que tener presente y que nos pueden dar un plus.  

Herrera expone que hoy en día comprar acciones de países como China, Australia o Tailandia está “al alcance de cualquier inversor en cuanto a comisiones”. Entrar en este tipo de regiones lo podemos hacer a través de cualquier bróker. Con nuestro propio banco, sin ir más lejos. 

Además, hay instrumentos financieros aparte de las acciones con los que podemos optar por estas bolsas alternativas: “se puede invertir en fondos, o en ETFs, por ejemplo”. Esto nos permite en muchos casos invertir en productos que de por sí hacen esa “necesaria labor de diversificación por nosotros”. 

En definitiva, debemos ser capaces de pensar en el largo plazo y desechar la idea de que estos mercados solo es para los profesionales, dado que podemos sacar beneficios al ser accionistas de empresas que “tengan potencial”, resalta.

En este articulo: Bolsa

Iniciar sesión 0 Comentarios
cargando