elPeriódico economía

Lunes, 09 de diciembre del 2019

Economyz

3 métodos de inversión para adelantarte a una futura crisis económica

Lo habitual es que los ciclos se sucedan, y las economías desarrolladas registren tasas negativas en la variación anual del PIB cada cierto tiempo. ¿Cómo podemos mover nuestro dinero cuando pase esto?

3 métodos de inversión para adelantarte a una futura crisis económica

Pixabay

Mercados

Control del tiempo y los riesgos

Héctor Chamizo

Héctor Chamizo

Por tratar de dar mayor concreción a la palabra recesión, o crisis económica, al mercado le preocupa una recesión con caída mayor del PIB real y del empleo, con consecuencias evidentes sobre los beneficios empresariales. En países desarrollados, una recesión “media” es aquella donde el PIB real puede caer entre un 1%-3%, los niveles de empleo algo más (2%-4%), y los beneficios de las empresas bajan del orden del 20%.

Tal y como explica Alberto Salgado, director de inversiones de Intermoney Patrimonios, realmente ese escenario es el que “debe tener en mente un inversor racional”. Porque, seamos sinceros, recesiones como las de 2008-2009 “son tan atípicas que no suceden más de una vez cada cincuenta años”.

Para que se produzca una recesión estándar se suele necesitar la combinación de dos factores: la acumulación de desequilibrios (macroeconómicos) y un “detonante”, analiza el experto. Muchas veces se tiende a decir que el detonante suele ser una subida excesiva de tipos de interés. Pero pueden aparecer otras causas que dañen la confianza e induzcan a una recesión.

En el momento actual, el principal desequilibrio en numerosos países es el hecho de tener mucha deuda, tanto pública como privada. Y, obviamente, existen algunos problemas en cada unos de los países que podamos analizar.

En resumidas cuentas, se hace muy complicado tratar de predecir las recesiones. Pero la cuestión de fondo es cómo podemos actuar como inversores para que nuestro nivel de ahorro no quede reducido a cenizas, como ha pasado en muchas ocasiones.

Establecer plazos temporales y mitigar riesgo

En opinión de Antonio Castelo, analista de renta variable de iBroker, hay una serie de normas básicas a la hora de invertir: “diversificar todo lo que se pueda, realizar inversiones periódicas a lo largo del tiempo. Cuanto más a largo plazo, mejor, mantener las inversiones todo lo que se pueda”.

Por no mirar muy atrás, por ejemplo, Castelo añade que se puede constatar que en los últimos meses de 2018 “se produjeron salidas netas de saldos en los fondos de inversión por valor de 3.500 millones de euros”, como ocurriera también en el verano 2012 e inicio de 2016, “siempre coincidiendo con los periodos de caídas más intensas en los mercados”. Con estos movimientos muchos inversores se han privado de los periodos de crecimiento que acontecieron poco después, según destaca.

Para Salgado es importante establecer con claridad tanto objetivos de inversión “como de plazos temporales”. Y, ello, conjugado con niveles de riesgo capaces de asumir por el cliente, darán lugar a la elaboración de carteras estratégicas, que “no deben alterarse en demasía si se quiere obtener la rentabilidad que los mercados devuelven en el largo plazo”.

Además, hoy día existen productos derivados que se pueden utilizar como cobertura de las carteras a largo plazo. Muchas veces los inversores creen que un futuro sólo sirve para especular, cuando “deben servir para proteger a las inversiones ya realizadas”, concreta Castelo.

Movimientos tácticos

Otro factor a tener en cuenta por parte de los inversores analiza Salgado, es “llevar a cabo algunos movimientos tácticos que nos permitan batir al mercado por algún margen”. En ese sentido, sí tratamos de aprovechar indicadores económicos y técnicos que “nos hagan considerar que existe un exceso de optimismo o de pesimismo”.

Lo que está sucediendo parece ser lo que en mercado se conoce como una toma de beneficios: ventas que se producen tras un período de subidas importantes, momento en el que los inversores aprovechan para recoger lo sembrado. Salvo descalabro en las negociaciones entre Estados Unidos y China, los “problemas” actuales han sido la excusa para tomar beneficios, pero Salgado no cree que “causen un cambio en la tendencia alcista de las bolsas”.

Reducir exposición a bolsa

Para los que crean que una recesión puede llegar en pocos trimestres, obviamente la estrategia debería ser la de reducir claramente posiciones en bolsa y aumentar el posicionamiento en liquidez y en renta fija (bonos), según coinciden sendos expertos.

Pero, frente a otros ciclos económicos, en el actual ciclo la renta fija no tendrá un comportamiento muy positivo, aporta Salgado, “debido a las ridículamente bajas rentabilidades de mercado, por lo que optaríamos sencillamente por altas dosis de liquidez, especialmente si no están penalizadas por los tipos negativos”. Y la parte que se deje en renta variable debe estar convenientemente diversificada geográfica y sectorialmente, expresan.

En este articulo: Educación financiera Bolsa

Iniciar sesión 0 Comentarios
cargando