Miércoles, 25 de noviembre del 2020

Economyz

Cómo leer el folleto de un fondo de inversión

Solo el 29% de los partícipes en un fondo de inversión se lee el folleto informativo de forma exhaustiva

Imagen de archivo de la Bolsa de Madrid

Imagen de archivo de la Bolsa de Madrid // Vega Alonso (EFE)

Inversores

INFORMACIÓN PARA INVERTIR

Marta Gracia

Marta Gracia

El 29% de los partícipes en un fondo de inversión ha leído el folleto informativo en detalle, según los datos del V Estudio del observatorio de Inverco. Es un porcentaje pequeño que se eleva al 41% en el caso de los inversores dinámicos (más familiarizados con la renta variable, por lo que asumen más riesgos). Un dato destacable es que los centennials (de 18 a 26 años) son los inversores que más exhaustivamente leen el folleto descriptivo de los fondos antes de contratarlos (44%) y los que más revisan la información que reciben periódicamente de su fondo (82%).

Ante estos datos, es importante saber cómo se lee un folleto de información de un fondo de inversión. Además, el inversor debe conocer cómo funciona ese producto financiero que va a contratar para saber qué puede esperar de él. 

Fernando Martínez, director de Contenidos de la Agencia Comma explica que lo recomendable es leer el folleto completo, aunque se pueda acceder a folletos simplificados, que contienen toda la información esencial. “Ninguno es excesivamente largo y todos contienen información muy relevante para no llevarse en el futuro sorpresas no deseadas”, apunta Martínez. Los folletos de los fondos de inversión autorizados por la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) siguen un formato uniforme. 

José Luis Manrique, director de Estudios del Observatorio Inverco, explica que el inversor tiene que leer tanto el folleto como el documento DFI de datos fundamentales del inversor, que es un resumen del folleto “para facilitar al partícipe la lectura del folleto”. Manrique destaca que tanto el DFI como el folleto son homogéneos en todos los fondos “para facilitar la comparación”. El DFI son dos hojas como máximo por ley y la gestora está obligada a facilitárselo al inversor. 

Toda la información está nítidamente compartimentada detallando la política de inversión, el perfil de riesgo, la remuneración, las condiciones de reembolso y suscripción, clases de participaciones, comisiones, gastos, fiscalidad y la información relativa a la gestora, el depositario y el auditor. “Aunque puede existir la tentación de saltarse directamente todo, una vez que están explicados los objetivos de rentabilidad y las características de los activos en los que invierte el fondo, toda la información contenida es importante”, matiza Fernando Martínez. 

Apartados en el folleto informativo

En el folleto informativo aparecen varios apartados. El primero de todos es un índice de riesgo del 1 al 7 (siendo 1 menor riesgo y 7 mayor riesgo), que dependerá de la exposición que tenga el fondo a activos con mayor variabilidad. Tal y como explica el director de Estudios de Inverco, si está más enfocado a renta variable tiene mayor riesgo, por lo que aparecerá más cerca del 7. Un fondo monetario tiene un perfil de riesgo 1 porque tiene poco riesgo, la posibilidad de pérdida es menor, la rentabilidad también va a ser inferior. 

Otro de los apartados es el de política de inversión en el que aparece donde tiene previsto invertir: renta fija, renta variable… Y relacionado con la política aparece el objetivo de inversión que es donde se quiere llegar, es decir, el fondo X quiere batir al Ibex 35, además, en este apartado tendrá que reflejarse la duración mínima recomendada para la inversión para tener un plazo en el que se cumpla el objetivo.

El folleto debe contener el de los gastos corrientes y el de comisiones. El gasto más grande que soporta un fondo de inversión es el gasto de gestión, que supone el 80% de los gastos que tiene un fondo de inversión“Es otra opción para decidir con qué fondo me quedo, pero no solo hay que mirar este punto”, explica Manrique.

En el cuarto apartado es el de las rentabilidades históricas. Este es un apartado donde te viene qué ha hecho el fondo de inversión, en los que tengan historia, en uno que se acaba de crear no aparecerá. “Ojo con este tema: rentabilidad pasada no indica rentabilidad futura”, advierten

Información práctica, sobre la fiscalidad del fondo, información adicional como si necesitas  una inversión mínima inicial o inversión mínima a mantener. También aparece si el fondo tiene garantías, sus características, sobre qué te lo garantizan y cuáles son las condiciones para acceder a las garantías. 

Con ese último apartado ya tenemos una radiografía perfecta hecha del fondo que te ayuda no solo a definir tu fondo sino también a poder comparar con otros fondos, porque es información regulada e igual.

No solo el folleto informativo 

Por otro lado, Martínez especifica que leer el folleto es “solo una parte de la tarea del inversor, después hay que hacer un seguimiento del fondo”. Los inversores reciben información mensual con el comentario del gestor tanto del contexto general como de las acciones que ha tomado y sus perspectivas. La ficha mensual también informa de la evolución del fondo y del índice contra el que se compara, así como  del detalle de las principales posiciones por activos específicos, clases de activos, distribución geográfica, sectorial, divisa… Adicionalmente, el valor liquidativo del fondo está disponible para su consulta en los canales oficiales adecuados.

El director de Contenidos de la agencia Comma explica que una de las primeras cosas en las que hay que fijarse es en si hay advertencias específicas del supervisor.  “Figuran al comienzo del folleto, están encuadradas y, generalmente, en letras capitales. Se suele tratar de información de un riesgo específico en el que incurre el fondo por la naturaleza específica del fondo y que es necesario que el inversor conozca”, apunta.

Leer bien el folleto

“Va en beneficio del propio inversor”, afirma con rotundidad Fernando Martínez sobre por qué hay que leer bien el folleto, “una de las claves a la hora de plantearse una inversión es comprenderla”. Todos los folletos de fondos de inversión contienen la información suficiente como para que cualquier inversor pueda hacerse un juicio fundado sobre la inversión que se le propone. “Esta información no es enigmática ni de difícil comprensión si se lee con la atención debida. Al contrario, está claramente compartimentada y especificada”, asegura Martínez. 

Por ejemplo, en los folletos de las célebres participaciones preferentes, la información contenida especificaba los riesgos de no percibir la remuneración prometida, de perder el principal invertido, el riesgo de que las participaciones no pudieran ser liquidadas en los plazos previstos e incluso la perpetuidad de los títulos, que nunca vencían. Toda la información estaba allí, pero había que leerla. “Todo inversor debe plantearse si entiende dónde se está metiendo, saber de antemano cuál es su nivel de tolerancia a las pérdidas y tener claro sus objetivos de rentabilidad, tanto cuánto espera conseguir como en qué plazo”, apunta. 

¿Qué pasa si no se cumple el folleto?

“Es muy improbable que no se cumpla lo que pone en el folleto, porque está tremendamente regulado”, asegura el director de Estudios de Inverco. Pero explica que el inversor puede acudir al servicio de reclamaciones de la CNMV, aunque matiza que apenas el 1% de las reclamaciones se refieren a fondos de inversión. Además, señala que cuando un fondo de inversión incumple parte de lo que tiene en el folleto se concede  un derecho de separación al partícipe, que tiene la opción de reembolsar todo lo que tiene en el fondo sin ningún tipo de coste. 

Si no entiende algo el inversor puede acudir a la gestora, tiene otros medios como acudir a la oficina del inversor de CNMV, pero ralentiza. “Lo lógico sería hablar con la gestora y con la persona que le está asesorando y que le diga esto no lo entiendo, explícamelo”, concluye Manrique.

En este articulo: Bolsa

Iniciar sesión 0 Comentarios
cargando