Pasos que seguir si quiero comenzar a invertir por primera vez en el mundo post-COVID

El mundo que ha dejado la pandemia, por muy paradójico que parezca, ha abierto la puerta a nuevos inversores a los mercados al observar que pueden obtener sus primeras rentabilidades.

Pasos que seguir si quiero comenzar a invertir por primera vez en el mundo post-COVID

Unsplash

Inversores

INVERSIONES MUNDO POSCOVID

Héctor Chamizo

Héctor Chamizo

En este sentido, analistas y expertos creen que hay que seguir una serie de pautas para no perderse en el camino. “El entorno de volatilidad invita a ser precavido, máxime cuando se es un inversor iniciado, dado que se puede llegar a tener pérdidas muy grandes de las que nos arrepintamos”, comenta José Luis Herrera analista independiente.

¿Cuáles son los principales consejos para llevar a la práctica en esta era post-covid? Según Antonio Castelo, responsable de renta variable de iBroker, el factor mental y formativo es muy esencial: “Cuando no se tienen conocimientos lo fundamental es adquirirlos para evitar los máximos errores posibles… Hay que fijarse en lo que puede hacernos, como inversores inexperimentados, llevarnos a tener el mayor éxito posible”.

  

Fijarse en lo que hacen los inversores de éxito

Una estrategia que resulta bastante común es mirar lo que hacen aquellos inversores que llevan varios años a sus espaldas moviéndose por el mundo de los mercados. “Hay notables ejemplos como Warren Buffet, Peter Lynch, David Einhorn o Carl Ichan”, explica Herrera. Eso sí, hay que intentar evitar algunos falsos gurús de la inversión que venden estrategias infalibles para ganar mucho dinero en bolsa y en un corto periodo de tiempo. “Eso es casi imposible”, añade. 

“Las manos fuertes de los mercados nos pueden determinar cómo se está moviendo el capital y por eso seguir lo que estas hacen puede servir como referencia para los inversores que no tienen muchos años de carrera”, resalta José Luis Cárpatos, responsable de inversiones de Gloversia Eafi. Este tipo de inversores apuestan por acciones a largo plazo, que es lo más estable en términos de rentabilidad y riesgo.

La formación es esencial

Tras tener presente que hay que fijarse en los que llevan muchos años de éxito a sus espaldas como referencia, es momento de iniciarse. “Es fundamental la formación en los mercados y para ello la mejor opción son los cursos”, comienza Cárpatos. Los que tienen más calidad son de pago. Sin embargo, más vale hacer una inversión que se pueda amortizar en el futuro que no lamentarlo más adelante.

También hay libros como El inversor inteligente, de Benjamin Graham, donde se asientan los fundamentos del value investing, filosofía basada en la adquisición de valores de calidad a un precio por debajo de su valor intrínseco o real. “Este tipo de aprendizaje nos enseña a pensar como un inversor emprendedor y a tener una idea clara de que la opción más segura es la apuesta por el largo plazo”, dice Herrera.

Ser prudente y paciente

La paciencia es la madre de la ciencia, según el dicho popular. Y es verdad. Antes de invertir se necesita un tiempo de asentamiento y dejar al margen todo tipo de emociones que nos hagan meternos en pérdidas irrecuperables

Un ejemplo puede ser un inversor que apueste por una acción A que, una vez analizado su potencial en el gráfico y la situación de su negocio, piensa que puede llegar a un objetivo de un 10% más alto. Eso sí, fijando un límite de pérdidas de un 5%. “Si el valor cae inicialmente un 3% e inicia una tendencia bajista dirigiéndose hacia ese stop de pérdidas, es vital que nos mantengamos firmes, pues si se liquida la posición habremos sido consecuentes con nuestro modelo”, señala Herrera. 

Si, por el contrario, empezamos a dudar de nuestro planteamiento inicial, es cuando pueden llegar las pérdidas. “Las decisiones de inversión tienen que ser siempre firmes y hay que ser consecuente con lo que se ha planteado en un comienzo”, añade el analista. 

Sigue un método claro

Disponer de una base teórica sólida es vital para aprender a invertir. Más aún en situaciones complejas como las que ha dejado la crisis del coronavirus. No obstante, no se puede dejar de lado la práctica. 

“Es necesario compensar el aprendizaje teórico con el práctico”, cuenta Cárpatos. Así, se puede empezar ojeando las presentaciones de resultados y cuentas anuales de algunas compañías cotizadas para con el tiempo acostumbrarse a ello y que no cueste trabajo analizar las empresas a fondo con el paso del tiempo.

La constancia es básica

Por otra parte, en el proceso de aprendizaje de la inversión en bolsa, al igual que ocurre con las dietas, el ejercicio físico o los estudios, la constancia es altamente importante. De ahí a que lo aconsejable sea establecer una hoja de ruta con unos objetivos concretos. 

“Por ejemplo, analizar una empresa cada mes o leer un libro cada 2 meses”, asegura Castelo. “Lo importante es que estos objetivos sean precisos, asumibles y adaptados nuestro tiempo y conocimientos”, concluye.

En este articulo: Mundo post coronavirus

Iniciar sesión 0 Comentarios
cargando