La 'tokenización' del oro: una alternativa de inversión en la era digital post COVID

La tecnología blockchain se ha convertido en una de las nuevas realidades del mercado. Muchos inversores se han atrevido ya con las criptomonedas, y otros miran más allá, hacia nuevas formas de invertir en activos más tradicionales

Imagen de archivo.

Imagen de archivo. // Quince Creative (Pixabay)

Inversores

OPORTUNIDADES DE INVERSIÓN

Héctor Chamizo

Héctor Chamizo

La mayoría de los inversores están ya familiarizados con las criptomonedas. Su expansión ha sido espectacular, pero el crecimiento disruptivo que presentan aún es mucho mayor. De ahí surge el concepto de la tokenización. Un concepto nuevo al que se han subido muchas empresas de software para dar cobertura a los usuarios  y que puede utilizarse para varios activos tradicionales, como el oro. ¿En qué consiste? ¿Es rentable para el inversor?

Según Francisco Leyton, responsable de desarrollo de negocio en Aurus Technologies, la tokenización tiene una explicación básica: “Tokenizar consiste en representar cada una de las propiedades de un activo real en tokens digitales dentro de una blockchain (cadena de bloques)”. Al hacerlo, se transforma toda la información de ese activo en datos que lo representen de manera única e inmutable en esos tokens. “Una vez registrados, estos pueden ser almacenados o intercambiados, con la seguridad de que sus propiedades se preservarán en todo momento”, añade.

Leyton, efectivamente, pertenece a una Fintech que ofrece un software a los principales actores de la industria tradicional del oro para que ellos mismos puedan tokenizar el metal y luego distribuirlo en el mundo digital. La plataforma permite que proveedores de oro, bóvedas y distribuidores interactúen para producir y comercializar sus lingotes de oro en forma de tokens digitales bajo el nombre de AurusGOLD (AWG).

En este sentido, AurusGOLD (AWG) es el token que se genera a través de su protocolo blockchain, donde cada AWG se encuentra respaldado por el oro físico que fue tokenizado por el proveedor en el sistema. Así, se puede canjear por 1 gramo de oro físico, y cada token permite la división de ese gramo de oro en 18 decimales. 

“Para tokenizar, el proveedor del oro debe habilitar una billetera virtual, luego ingresar a la plataforma y crear una solicitud de tokenización ingresando todas las propiedades de la barra de oro a digitalizar, como su peso en gramos, información del fabricante, nivel de pureza, número de serie, prueba de titularidad y dirección de la billetera donde recibirá los tokens AWG”, explica Leyton. 

El atractivo de ‘tokenizar’ activos como el oro

La tecnología blockchain permite tokenizar todo tipo de activos, entre ellos los lingotes de oro. Y es que los tokens no son más que la representación digital de un activo real, y al ser creados se definen las especificaciones del token: su valor, cantidad, denominaciones, etc. Cada token representará cierta fracción o parte del activo. 

“Con el protocolo blockchain de Aurus es posible tokenizar lingotes de oro de 1 kg, en nuestro sistema se establece que un token representa 1 gramo de oro del respectivo lingote”, comienza exponiendo Leyton. “Al fraccionar de forma segura y digital el valor de un lingote como este, se puede potenciar su liquidez, ofreciendo múltiples beneficios —tangibles e intangibles— tanto para quién tokeniza y distribuye los tokens como para los inversores que los compran, transaccionan y/o almacenan”, destaca.

De este modo, al fraccionar un lingote de 1 kg en 1.000 tokens (1.000 gramos) se reduce la cantidad y las cifras mínimas de inversión, otorgando acceso a inversores minoristas. “Al ofrecer cada gramo de ese lingote por separado se puede cobrar un premium más alto que el que se cobraría por gramo al vender el lingote como una pieza única, pero el inversor minorista, que emplea bajas cantidades, se ve beneficiado, ya que ese premium por gramo o token sería más bajo que el que pagaría por 1 gramo de oro físico en el mercado”, ejemplifica. 

Las transacciones son 100% digitales y online, implicando que se puedan vender los tokens respaldados por oro instantáneamente, con un registro electrónico eficiente, transparente e inmutable, traduciéndose en menores costes, en evitar trámites burocráticos y que sea completamente seguro gracias al uso de blockchain.

El oro físico es voluminoso, no es fácilmente divisible ni fácil de transportar. Los costes de transporte son significativos y también lo son los costes de transformar 1 kilo de oro en piezas más pequeñas. Con blockchain, el oro se convierte en un activo fraccionable, portable, seguro y menos costoso.

“Quienes compren o inviertan a través de AWG podrán acceder a comprar centavos de oro físico hasta incluso miles de dólares a un precio atractivo, ser dueños de oro digital que puede ser canjeado en cualquier momento por oro físico enviar o intercambiarlo instantáneamente, a cualquier hora y desde cualquier lugar del mundo y tener un activo que posee un valor estable y que funciona como refugio contra la volatilidad almacenado en una billetera digital segura y con bajos costos de almacenamiento”, dice Leyton.

Además, los mercados físicos están restringidos por las jornadas laborales, los inversores no pueden comprar oro físico y recibirlo instantáneamente en la madrugada del viernes, pero en el mercado de criptomonedas no hay límites de horario: tokens y divisas digitales se transaccionan todos los días, a todas las horas, y en múltiples países. De esta manera, el oro físico del proveedor cotizará en forma de tokens digitales AWG en estos mercados, sin restricción horaria ni geográfica. 

Por otra parte, hay que sumarle las bajas comisiones que tienen este tipo de inversiones. “La compañía cobra una comisión por cada transacción de AurusGOLD (AWG) del 0,015% al iniciador de la transacción”, comenta Leyton. 

El futuro prometedor de la tokenización

A medida que esta tecnología siga evolucionando y que las soluciones que se ofrezcan en el mercado sean capaces de entregar una clara propuesta de valor a sus usuarios, es posible que se comienza a masificar la tokenización de todo tipo de activos provenientes de diversas industrias, según Leyton. “Tal y como Internet permitió nuevas formas de interacción social, blockchain permite nuevas formas de interacción económica”, señala.

Según el Foro Económico Mundial (WEF), para el año 2027 la cantidad de activos tokenizados y almacenados en blockchain alcanzará el 10% del PIB mundial. “Creo que gracias a los beneficios que entrega esta tecnología podremos fácilmente superar esa barrera del 10% en 2025, en especial si vamos integrando mercados como el financiero e inmobiliario, y ofreciendo interfaces más amigables, lo que impulsará la adopción masiva de soluciones de tokenización y activos tokenizados”, concluye.

Iniciar sesión 0 Comentarios
cargando