¿Cómo elegir un asesor financiero?

Mover tu dinero para que no pierda valor es complicado, por ello, en muchas ocasiones el ahorrador recurre a un asesor financiero

Mover tu dinero para que no pierda valor es complicado, por ello, en muchas ocasiones el ahorrador recurre a un asesor financiero

Mover tu dinero para que no pierda valor es complicado, por ello, en muchas ocasiones el ahorrador recurre a un asesor financiero // Pexels (Pixabay)

Inversores

ASESORAMIENTO EN INVERSIÓN

Marta Gracia

Marta Gracia

Cuando una persona decide invertir puede hacerlo de múltiples maneras. Pero, para muchos expertos, la clave es elegir un asesor financiero, que no solo gestione los ahorros, sino que sepa guiarle en los buenos y malos momentos del mercado. La clave principal de un buen asesor financiero es comprobar que cuenta con una formación óptima, que actualiza sus conocimientos y  el compromiso firme por el cumplimiento de unos ciertos estándares ético.

Andrea Carreras-Candi, directora de a Asociación Europea de Asesoría y Planificación Financiera en España (EFPA España), explica que hay que desconfiar de aquellos asesores que prometen grandes rentabilidades asumiendo pocos riesgos “y más en el momento actual que viven los mercados”. De igual modo, añade que hay que alejarse de aquellos que se atrevan a ofrecer consejos de inversión o un análisis pormenorizado sin conocer el perfil inversor, características, intereses y horizonte temporal del ahorrador.

Carreras-Candi recalca que hay que tener en cuenta que no existe el producto perfecto, ni estrategias extrapolables a diferentes tipos de clientes. La directora de EFPA España pide distinguir un asesor de un vendedor de productos financieros: “El asesor escucha las necesidades de su cliente para trazar junto a él un plan financiero que mejor se adapte a sus circunstancias”.

Asimismo, asegura que un asesor cualificado se mostrará tranquilo y templado en momentos de pánicos en los mercados y llamará a su cliente para tranquilizarle y aclarar todas las dudas que le surjan. En este punto se muestra de acuerdo Santiago Satrústegui, presidente de Abante, quien asegura que el buen asesor financiero es capaz de trazar un plan y gestionar el dinero de los clientes en momentos de pánico “como pasó en 2018, que supimos explica la situación a los clientes”.

Para Satrústegui explica que una buena gestión “no es suficiente”, porque el cliente puede tenerla, pero si no está bien asesorado y no aguanta “no le sirve de nada”. Por ello, el presidente de Abante resume que la combinación perfecta es la gestión con un buen asesoramiento, “es lo que produce los mejores resultados”. 

CARACTERÍSTICAS DE UN BUEN ASESOR FINANCIERO

  • Un buen asesor financiero debe tener una base de conocimientos amplia
  • Conocer y estar al día de todas las herramientas adecuadas “para entender las particularidades de los mercado y los cambios que se producen día a día en un sector que está completamente vivo”
  • Debe acompañar a su cliente en todo su ciclo inversor, de ahí que debe conocer bien sus circunstancias personales y también “contar con una cierta empatía para entender sus necesidades, sus miedos y saber contestar a sus dudas en cada momento”.   
  • El asesor financiero debe “hablar tu idioma”, evitando los tecnicismos en la medida de lo posible, siendo capaz de explicar sus recomendaciones financieras en un lenguaje correcto, pero entendible para ti, como cliente, sin usar términos complejos o vagos para destacar u obviar ciertas cuestiones.

¿Para quién es el asesor financiero?

La directora de EFPA España puntualiza que la figura de asesor financiero “está poco reconocida” en el país. “Cualquier persona debería acudir a un asesor financiero, de la misma manera que se acude al médico”, resalta Carreras-Candi. Esa falta de reconocimiento hace que “no se valore a nivel económico” y que, en el esquema mental de la mayoría de inversores particulares/ahorradores, no esté el de pagar por recibir un asesoramiento financiero de calidad. 

Andrea Carreras-Candi asegura que un asesor financiero no es un servicio circunscrito a la gente rica “es una idea preconcebida en España e induce a error”. Para la directora de la asociación, un asesor financiero debería dar servicio a todo el mundo y añade que “cuanto más limitados son los recursos económicos más importante será el poder contar con la ayuda de un profesional que le ayude a trazar una planificación financiera con el objetivo de maximizar los recursos con los que cuenta”. 

Además, en el entorno actual de tipos bajos, sostenidos en el tiempo, la volatilidad como verdadero protagonista en los mercados y el continuo lanzamiento de productos, “es cuando es más importante el contar con la ayuda profesional a la hora de tomar cualquier decisión relacionada con el ahorro y la inversión”, concluye.

Para contratar a un asesor financiero el primer movimiento es acercarse a una oficina bancaria, pero hay otros caminos. Por ejemplo, a través de la EFPA España se puede contratar a un asesor financiero ya que cuentan con un directorio donde se pueden encontrar a los más de 35.000 asesores financieros certificados filtrando por número de asociado, nombre o provincia donde ejerce su actividad.

Iniciar sesión 0 Comentarios
cargando