elPeriódico economía

Lunes, 23 de septiembre del 2019

Economyz

Recovery rooms, o la doble estafa de las empresas que ofrecen ayuda contra los fraudes

La CNMV ha alertado de unas nuevas compañías que vuelven a contactar con sus víctimas de estafa para volver a estafarles con la excusa de poder ayudarles con el primer engaño

Los Recovery rooms utilizan los datos de los chiriguitos financieros que ya han estafado al cliente

Los Recovery rooms utilizan los datos de los chiriguitos financieros que ya han estafado al cliente // Unsplash

Inversores

ESTAFAS FINANCIERAS

Marta Gracia

Marta Gracia

Cuidado con las nuevas estafas financieras, que suponen un doble engaño. Los chiringuitos financieros se hacen pasar por empresas que quieren ayudar a los clientes estafados. Son empresas denominadas “Recovery room” y contactan con personas que ya han sido víctimas de entidades no autorizadas.

Las recovery rooms se acercan a las víctimas a través de la base de datos de los chiringuitos financieros y conocen todo lo que han perdido, ya que se venden como las empresas que les gestionarán la recuperación de las pérdidas o, incluso, para recomprar acciones o valores adquiridos a través de empresas no habilitadas.

La Comisión Nacional del Mercado de Valores, el supervisor nacional, es el que ha advertido de esta nueva estafa y recomienda a cualquier consumidor que reciba estas ofertas sin haberlo solicitado que considere los siguientes aspectos:

  • Ser consciente de que pueden volver a intentar que invierta dinero o, incluso, que sus datos se vendan a otras empresas.
  • Identificar los nuevos indicios de fraude: Si la empresa contacta con usted sin haberlo solicitado y le piden dinero por adelantado en concepto de pago de impuestos, honorarios o pólizas de seguro como requisito previo para prestar el servicio ofrecido, es un indicio de que se trata de una "Recovery room".
  • Desconfiar si le contactan en nombre de la CNMV con el fin de recuperar las pérdidas sufridas, ya que ni la CNMV ni sus empleados contactarán directamente con los posibles afectados, ni autorizan el uso de su identidad, imagen corporativa o dominio cnmv.es con el fin de recuperar las pérdidas.
  • ¿Una compañía con la que usted no ha contactado se ofrece para recuperar los importes perdidos pidiéndole dinero por adelantado? Si es así, desconfíe porque probablemente se trate de otro fraude, conocido como recovery room

El Blockchain como salvador

Angel Barbero, profesor de tecnología en EAE Business School, asegura que las estafas han ocurrido siempre y señala que en vez de pensar que lo digital está favoreciendo a que haya más, “tendríamos que pensar en cómo podríamos aprovechar lo digital para evitar estas estafas”. Ante esta situación, Barbero explica que el blockchain sería un avance que explorar para evitar los fraudes y engaños.

“El blockchain te garantiza la titularidad y te garantiza información sobre el ciclo de vida de una deuda  o de un cliente y podría servir”, apunta y añade que los sistemas basados en tecnología blockchain garantizan la seguridad de los datos y sería un aval de las empresas que te ofrecen sus servicios y productos.

Por su parte, José María Viñals, profesor del programa de Blockchain del IEB, afirma con rotundidad que el blockchain es una tecnología “ultrasegura” y explica que dentro de esta tecnología no se produce la estaba, porque es imposible. No obstante, matiza: “La estafa se produce en el producto o en la compañía que ya es una estaba”. Viñals ejemplifica con que una puerta blindada no se puede abrir ni con explosivos, ni con un martillo, pero “si estás en un bar y te hacen una copia de la llave pueden entrar sin problema”.

Los dos profesores coinciden en todavía está muy lejos en que en todos los procesos estén los sistemas blockchain, pero señalan que en algún momento tiene que haber un sistema que permita saber si los datos y la digitalización es correcta o no, “es decir, auditar el proceso en cada uno de los pasos y para ello el Blockchain es perfecto”, insiste Ángel Barbero.

El profesor de EAE Business School va más allá y señala que la CNMV debería lanzar iniciativas para que la gente se pudiera registrar en ficheros  con autenticación y sistemas de verificación y que luego puedas trazar las operaciones, que haya alguna manera que este tipo de chiringuitos queden registrados, porque la CNMV no puede ni actuar.

Más acceso a los datos

Viñals señala que hoy en día el usuario de internet se fía más que al principio, “antes preferíamos hacer todo desde el comercio, ahora compramos hasta coches por internet”. Así que explica que si alguien puede acceder a nuestro ordenador y/o móvil ya cuenta con mucha de nuestra información: “Hemos pasado de ser unos desconfiandos a ser unos confiados en exceso”.

Una afirmación con la que se muestra totalmente de acuerdo Barbero. “Toda la base de estos engaños se basa en generación de confianza a través de una serie de herramientas, de información”, explica y añade que cuanto más se sabe de uno más fácil es estafarle.

Ante esta situación, Viñals apunta  que todo se ha desarrollado muy bien, pero “en esa confianza excesiva ha hecho que cuajen estafas que antes no se hacían”. Y recuerda que hoy en día pagamos muchas cosas con datos, que van a una base de datos que se comercializan. “El usuario una de las medidas que tiene que tener es que sus datos propios estén a mano, para comprobar que no está pasando nada malo. Si reaccionas de forma inmediata no pasa nada, si pasa ya un tiempo prudencial va a ser difícil resarcirte del daño”, recomienda Viñals.

Iniciar sesión 0 Comentarios
cargando