elPeriódico economía

Viernes, 13 de diciembre del 2019

Economyz

"Las megatendencias sostenibles tendrán un gran impacto en nuestras vidas y en el mundo"

En los últimos años, las ventas de productos de inversión responsable se han multiplicado tanto a nivel mundial como en nuestro país. Detrás hay una mayor preocupación por la sostenibilidad de la sociedad y también un empuje de la nueva regulación

Christine Gugolz es directora de Estrategia de Negocio de Sostenibilidad e Inversión de Impacto de la gestora suiza UBS AM.

Christine Gugolz es directora de Estrategia de Negocio de Sostenibilidad e Inversión de Impacto de la gestora suiza UBS AM. // Foto cedida (UBS AM)

Inversión Responsable

Christine Gugolz, directora de Estrategia de Negocio de Sostenibilidad de UBS AM

Agustina Barbaresi Nora Benito

En los últimos años, las ventas de productos de inversión responsable se han multiplicado tanto a nivel mundial como en nuestro país. Detrás hay un cambio de paradigma, una mayor preocupación por la sostenibilidad de la sociedad en conjunto y también un empuje de las autoridades, que a nivel europeo trabajan para unificar criterios y que los inversores puedan identificar qué es ‘verde’ y qué no. Las grandes firmas financieras trabajan para adaptar su oferta a estas demandas. Cada vez son más las que aplican criterios de inversión sostenible (los llamados ESG, siglas en inglés de medio ambiente, social y buen gobierno corporativo) y lo hacen no sólo en productos específicos, si no en todas sus estrategias.

Entidades como UBS AM cuentan incluso con profesionales específicos especializados en este tipo de inversiones. Es el caso de Christine Gugolz, directora de Estrategia de Negocio de Sostenibilidad e Inversión de impacto de la gestora suiza. Con ella hemos hablado de qué es la sosteniblidad, si es más o menos rentable que la inversión tradicional y de las perspectivas de futuro de las tendencias que lleva aparejadas.

¿Cómo pueden saber los inversores que su dinero está de verdad en una estrategia sostenible?

Una crítica común que se hace a la comunidad inversora sostenible es que sus actividades son "greenwashing". Es decir, son etiquetadas como sostenibles, cuando en realidad son las mismas prácticas y enfoques, envueltos en una etiqueta "verde" o "sostenible".

El Plan de Acción de la UE sobre Financiación Sostenible pretende abordar esta cuestión, ya que la UE propone aplicarla a cualquier fondo u otra inversión que se comercialice específicamente como sostenible desde el punto de vista medioambiental. 

Sin embargo, creemos que ya existen medidas que los gestores de activos pueden tomar para garantizar que sus actividades no sean vistas como un "lavado verde". Lo más importante, en nuestra opinión, es ser completamente transparentes en torno a las actividades de inversión sostenibles. Esto significa contar con marcos sólidos de presentación de informes y una verificación independiente.

¿Qué tipo de personas son los que más invierten de manera sostenible? ¿Cuáles son sus motivaciones?

Vemos una serie de factores que impulsan el aumento de los activos del ISR. Para los inversores institucionales, un factor importante ha sido el creciente consenso de que la inversión sostenible ayuda a gestionar el riesgo.  Según las conclusiones del Global Investment Review de 2018, más de la mitad de los gestores de activos encuestados para el informe citaron "el deseo de minimizar el riesgo y mejorar el rendimiento financiero a lo largo del tiempo" como una de las principales motivaciones para las estrategias de inversión sostenibles.

Al mismo tiempo, la creciente regulación, especialmente en Europa, también está demostrando ser muy influyente a la hora de dirigir los flujos de activos hacia estrategias sostenibles. Y gran parte de esa regulación también está motivada por la necesidad de gestionar mejor el riesgo. 

Pero no son sólo los inversores institucionales los que piensan de esta manera. Cada vez más, los inversores privados también se están orientando hacia ISR. El año pasado llevamos a cabo una encuesta entre nuestros clientes de alto y muy alto patrimonio: la mitad de los encuestados esperan que las inversiones sostenibles superen a las inversiones tradicionales. Y con la generación más joven firmemente comprometida a invertir de manera sostenible - el 56% de todos los milenios encuestados ya tienen una asignación para inversiones sostenibles - es un área en la que vemos un crecimiento continuo.

¿La rentabilidad y la responsabilidad pueden ir de la mano?

Cada vez más inversores reconocen que los factores ambientales, sociales y de gobernanza son factores que crean valor. Consideran que es fundamental integrar estos factores en todo el proceso de inversión para invertir de manera eficaz.  Entre los inversores institucionales que practican la inversión sostenible se encuentran algunos de los más grandes del mundo, como el Fondo de Inversión de Pensiones del Gobierno de Japón (GPIF), el Fondo de Pensiones del Gobierno de Noruega (GPFG) y el fondo de pensiones holandés ABP. Existen muchos estudios en el mercado que demuestran que la inversión sostenible mejora las decisiones de inversión:

Varios estudios muestran que la inversión sostenible y los rendimientos superiores de la inversión están correlacionados positivamente. Investigaciones exhaustivas recientes (basadas en más de 2.000 estudios realizados en las últimas cuatro décadas) demuestran que la inversión sostenible no está correlacionada con una baja rentabilidad.

Si comparamos simplemente el rendimiento de los siguientes índices regionales MSCI SRI con sus respectivos índices tradicionales, se puede observar que, en los últimos 5 años, el rendimiento es comparable y a veces, ligeramente mejor. 

¿El perfil de riesgo es diferente en este tipo de inversiones?

Los factores ESG relacionados con el riesgo pueden tener un efecto cuantificable en el valor de mercado de una empresa, así como en su reputación. Las empresas han visto disminuir sus ingresos y beneficios después de vertidos de residuos o contaminación, interrupciones en la cadena de suministro relacionadas con el clima y otros incidentes relacionados con el ESG.

Hemos observado los 20 principales holdings de los líderes de MSCI World y MSCI World ESG durante el período de agosto de 2017 a la actualidad, y hemos visto que los 20 mayores holdings en el MSCI World atraen más del doble de cobertura de noticias negativas que su contraparte.

¿Cuáles son las estrategias de inversión sostenible y responsable más utilizadas?

La mayor estrategia de inversión sostenible a nivel mundial sigue siendo la selección negativa o excluyente (no invertir en empresas o sectores con determinado negocio o prácticas, como la industria armamentística, el tabaco…). A esto le sigue la integración de los criterios ESG, que ha crecido un 69 por ciento en los últimos dos años, hasta alcanzar los 17,5 billones de dólares en activos. El cribado negativo es la estrategia más importante de Europa, mientras que la integración de ESG supone la mayor parte de los activos en Estados Unidos, Canadá, Australia y Nueva Zelanda. Mientras tanto, el compromiso corporativo y la acción de los accionistas constituyen la estrategia predominante en Japón.

¿En qué sectores o industrias los fondos de ISR encuentran la mayor parte de las oportunidades de inversión?

Existen varias oportunidades en el mercado cuando se desea invertir de manera sostenible, y a menudo es difícil identificar una sola temática. Aconsejamos a nuestros clientes que consideren varias oportunidades, en particular las megatendencias sostenibles: el crecimiento de la población, la urbanización y el envejecimiento de la sociedad, que consideramos que son tendencias inexorables y persistentes. Tendrán un gran impacto en muchos aspectos de nuestras vidas y tendrán un efecto duradero en nuestro mundo. Dentro de estos sectores, nuestro objetivo es encontrar las empresas adecuadas que se beneficiarán de estas tres megatendencias que cambiarán las reglas del juego. Esto lo reflejamos en nuestra estrategia global de inversión en renta variable, preguntándonos: ¿quién garantiza el uso eficiente de los recursos? ¿Quién se beneficia del envejecimiento de la población? ¿Quién organiza cada vez más gente en cada vez menos espacio? Algunos de los temas a largo plazo en los que nos centramos en esta estrategia son: automatización y robótica, dispositivos médicos, escasez de agua, obesidad, eficiencia energética, residencias de ancianos, etc.

¿Cuáles son los retos de futuro a los que se enfrenta el mundo de la ISR?

Uno de los desafíos actuales tiene que ver con lo que ya hemos comentado sobre la rentabilidad: se relaciona con la percepción sobre la inversión sostenible de que los valores deben ser sacrificados para tener un impacto positivo en la sociedad en general, o que los fondos sostenibles tienen un rendimiento inferior al de los fondos e índices tradicionales. Cualquier oportunidad de inversión presenta riesgos y oportunidades para los inversores. Creemos firmemente y hemos demostrado que los objetivos sociales y financieros pueden ir de la mano, ya que los objetivos de sostenibilidad se alinean con el largo plazo. 

¿Qué implica el nuevo reglamento europeo sobre productos sostenibles?

Desde una perspectiva regulatoria, al menos en la UE, las taxonomías y las agencias de calificaciones ESG y los ratings son temas de gran interés. El Plan de Acción de la UE sobre Financiación Sostenible aborda actualmente estas cuestiones. 

En cuanto al tema de las taxonomías (la forma de clasificar los productos sostenibles y la unificación de criterios sobre cuáles lo son), consideramos que los esfuerzos de la UE son bienvenidos, pero advertimos que se trata de una tarea difícil que plantea problemas de usabilidad. Aunque el enfoque identifica actividades sostenibles, la forma de aplicar los criterios a una cartera de inversiones en muchas empresas, cada una de las cuales está involucrada en muchas actividades, es un reto.

Existe el temor de que si la taxonomía final es demasiado restrictiva, reflejando sólo actividades "puramente ecológicas", los fondos de inversión que se entienden comúnmente como "sostenibles" podrían no ser detectados y quedar fuera. Por ejemplo, un enfoque de este tipo puede dar lugar a que la taxonomía no reconozca a las empresas de ciertos sectores (por ejemplo, el petróleo y el gas) como capaces de contribuir a la sostenibilidad mediante la reducción (aunque no la eliminación) de las emisiones de carbono. Por lo tanto, la forma en que se calibre la taxonomía final determinará el grado de adopción por parte de la industria.

En España, ¿cuál es la tendencia en relación con los productos ISR?

En términos generales, el mercado de la ISR en España ha tenido un crecimiento positivo desde que empezamos a medir este mercado en el año 2003. El crecimiento continuo muestra, por un lado, que la inversión sostenible y responsable crece tanto en tiempos de recesión como de crecimiento, y por otro lado, que las empresas están apoyando estrategias avanzadas, como podemos ver en las tasas de crecimiento. El crecimiento del mercado de la ISR en los dos últimos años ha sido superior al crecimiento del PIB español o del Ibex 35 (índice bursátil de referencia en España). La cuota de mercado de la ISR sigue siendo del 45% del total de los activos gestionados, excluyendo las ICI extranjeras. 

¿Qué medidas concretas tomáis en la gestora para impulsar la inversión sostenible?

Cada año, como parte de nuestro informe anual, elaboramos nuestro Informe GRI (Global Reporting Initiative), que expone en detalle nuestro enfoque de creación de valor a largo plazo para nuestros clientes, nuestros empleados, nuestros inversores y la sociedad. Hemos asumido un compromiso claro con el desarrollo de productos sostenibles y de impacto que combinen un rendimiento financiero con un rendimiento social, y es importante que rindamos cuentas de cómo lo estamos haciendo.

Además, en todo el grupo UBS, nuestras actividades de inversión sostenible están sujetas a una verificación anual independiente. UBS Asset Managament también ha suscrito los Principios de Inversión Responsable, que también realizan una evaluación anual de nuestras actividades de ISR. 

Si bien reconocemos que puede haber habido tendencias históricas a la comercialización y el marketing y no tanto al centro de la cuestión, la tendencia es indudablemente hacia una prueba y verificación sólidas, y nos enorgullece estar a la vanguardia de esa tendencia.  

A finales de 2018, UBS gestionaba un total de 312.000 millones de dólares en productos y mandatos básicos de ISR, lo que supone un incremento del 72% respecto a 2017. 

Iniciar sesión 0 Comentarios
cargando