La 'otra' fusión de Bankia y CaixaBank: ¿cómo se afronta la integración de su big data?

Ante la perspectiva de que de la fusión de Bankia y CaixaBank nazca el primer banco de España por activos, cabe preguntarse de qué forma se puede gestionar la integración de los sistemas de datos.

Los consejos de administración de Bankia y CaixaBank aprobaron el acuerdo de fusión el pasado jueves 17 de septiembre. 

Los consejos de administración de Bankia y CaixaBank aprobaron el acuerdo de fusión el pasado jueves 17 de septiembre.  // Reuters

Innovadores

sistemas de datos

María Refojos

María Refojos

La vuelta del verano está siendo intensa en el sector de la banca. El acuerdo de fusión de CaixaBank y Bankia ha sido una sorpresa gestada en pocos meses que marca un camino que quizás sigan otras entidades. Ante la perspectiva de que de esta operación nazca el primer banco de España por activos, cabe preguntarse cómo se va a gestionar la integración de los sistemas de datos. 

El big data se ha convertido en un aliado imprescindible de las compañías para incrementar su eficiencia y tomar mejores decisiones, y el sector bancario no es distinto. En los últimos tiempos han avanzado en el uso de técnicas de análisis big data y aprovechan en mayor medida las oportunidades que ofrecen en ahorro costes, reducción de errores operativos o segmentación de clientes. 

Servicios en la nube, inteligencia artificial, arquitectura multicanal, analítica y predicción, automatización de procesos… Según afirma Juan Rodríguez, director de negocio del sector bancario de SAS, las tecnologías de datos son fundamentales en términos de “supervivencia” para cualquier entidad. “No se trata solo de que capacita para la toma de decisiones, sino que gracias a ella los bancos pueden asegurarse de que las decisiones que toman están en línea con las expectativas y el plan de negocio”, explica.

Tanto CaixaBank como Bankia son alumnos aventajados en innovación tecnológica y llevan años implantando y actualizando su estrategia. La entidad catalana se decidió a finales de 2013 por implementar una nueva infraestructura de datos con la que optimizar servicios y productos, identificar objetivos y evaluarlos, y perfeccionar en información y rendimiento de los modelos de riesgo. 

Por su parte, Bankia reforzó su apuesta digital en su plan 2018-2020, en el que anunciaba una inversión de más de 1.000 millones en tecnología, con el objetivo de destinar la mitad de este presupuesto a la mejora de procesos y canales. Y en mayo de 2020 aprobó la crea­ción de la Comisión de Tecnología e Innovación con la misión de conocer e informar sobre las políticas y estrategias de la entidad en materia de tecnología, innovación, ciberseguridad y analítica de datos.

Teniendo en cuenta todo el trabajo previo acometido tanto en Bankia como CaixaBank, premiado desde la propia comunidad del data o por consultoras especializadas, repasamos los posibles retos a los que se van a enfrentar al unir sus sistemas de datos en una operación de estas características, y cómo podrían encararlos. 

¿Cómo se gestiona la integración de un volumen de datos tan ingente? 

La operación dará como resultado la mayor entidad bancaria de España por activos y asumirá el liderazgo por ejemplo en nóminas, de las que controlará alrededor del 40%, y acaparará una buena parte del negocio hipotecario, el crédito a empresas o los fondos de pensiones. 

“Se trata de dos entidades con una grandísima cantidad de datos y es necesario un enfoque basado en la escalabilidad horizontal para dividir la información en bloques de datos más pequeños y poder procesarlos en paralelo para realizarlo en un tiempo razonable”, señalan desde el equipo de banca de la consultora tecnológica Bluetab, formado por Javier De La Rosa (Manager en banking & insurance), José Miguel Castellano (Delivery Manager en banking & insurance), Jesús Delgado (Head of Large Accounts) y Álvaro Tamayo (Executive Director).

Estos expertos plantean la necesidad de definir una estrategia conjunta y unificada, con una visión end-to-end y de colaboración entre todos los departamentos. Para ello, jugarán un papel relevante los sistemas big data actuales de ambas entidades, que son “escalables y reutilizables”, lo que reducirá el coste de la integración.

¿Podrán coexistir las respectivas plataformas de las dos entidades? 

Según indica el director de negocio del sector bancario de SAS, compañía líder en analítica avanzada e inteligencia artificial, es habitual que en las fusiones empresariales las plataformas heredadas de cada organización convivan durante un tiempo. Sin embargo, “a largo plazo la meta será tener una única plataforma que aglutine lo mejor de ambas. Eso sí, siempre alineada con su estrategia y teniendo en cuenta que, para que ocurra, ambas plataformas deberán contar con un elevado grado de madurez digital”.

A largo plazo la meta será tener una única plataforma que aglutine lo mejor de ambas. Eso sí, siempre alineada con su estrategia"

En este sentido, Juan Rodríguez explica si la integración de sistemas de datos en cualquier empresa es fundamental; en una fusión esto es “incluso más necesario”. Para ello, la analítica avanzada cuenta con tecnologías que facilitan los procesos de “consolidación, integración y calidad de la información”. 

La inteligencia artificial también contribuye a la hora de aligerar los esfuerzos necesarios para integrar áreas tecnológicas, de forma que “pueden disponer de sugerencias sobre qué información requiere homogeneización, pueden mejorar la calidad de datos, e incluso automatizar los procesos”, añade. 

¿Qué factores son esenciales a la hora de afrontar una fusión bancaria en los sistemas de datos?

En un artículo publicado en el número 162 de los ‘Papeles de Economía Española’, Funcas, think tank de las antiguas cajas de ahorros, recomienda a bancos y otras instituciones financieras que recojan y analicen la “enorme” cantidad de información que genera la actividad económica de sus clientes y que la aprovechen para “mejorar sus políticas comerciales”. 

Así las cosas, a nivel general el equipo de Bluetab pone el foco en tres palancas sobre las que articular cualquier integración de datos en el sector bancario:

- Ecosistema actual: identificar la situación actual de los sistemas y las dependencias entre ellos. En esta labor será de ayuda elaborar un “inventario veraz de las aplicaciones que tiene cada banco y las dependencias con los servidores donde se ejecutan estas aplicaciones”.

- Estrategia de data: definir claramente el modelo futuro y planificar los pasos a dar para llegar a él. Aquí será de mucha utilidad contar con soluciones BI que apoyen este proceso y otorguen “una foto real del estado del proceso de apagado”, detalla la consultora TI.

- Transformación cultural y de personas: “Aunque pasa desapercibido, en una integración entran en juego dos culturas y puntos de vista diferentes; esto suele conllevar resistencia al cambio e incluso choques de visiones sobre cómo abordarlo”, destacan desde Bluetab. En este sentido, marcará la diferencia definir la organización para la integración y el equipo “core” de Sistemas que la asumirá.

En una integración entran en juego dos culturas y puntos de vista diferentes, esto suele conllevar resistencia al cambio e incluso choques"

A estas tres cuestiones fundamentales añaden otros dos aspectos a tener en cuenta. En primer lugar, el asentar unas bases tecnológicas sólidas en las que se eliminen “vicios pasados de ambas entidades”, y evitar desarrollos rápidos y de baja calidad que puedan derivar en problemas en el futuro.

“Bankia y CaixaBank parten de varias fusiones previas, lo que supone una indudable experiencia en este tipo de operaciones, pero es cierto que a nivel de datos pueden existir datos no estrictamente homogéneos que dificulten sucesivas fusiones. Por ejemplo, la información desactualizada de clientes que algunas personas hayan cambiado del tipo de documento (pasaportes, NIE o NIF) y en cada sistema se tenga a la misma persona guardada de distinta manera”, apuntan.

¿Cuáles son los principales desafíos que pueden encontrar en una fusión de esta envergadura?

Así, coincide el director de negocio del sector bancario de SAS en el que el principal foco a controlar es la gestión y el gobierno de los activos de datos. Por una parte, en lo que implica identificar la fuente fiable de datos o “golden sources que sirvan de nutriente y de fuentes maestras” y por otra, en lo correspondiente a homogeneizar los conceptos financieros que se manejen en la fusión y evitar inconsistencias. 

“Para conseguir una mayor ratio de eficiencia, es decir, que los sistemas de analítica funcionen en su máxima productividad y devuelvan insights de calidad, hay que contar con una plataforma de gobierno de modelos analíticos común, que ofrezca una imagen global y precisa de lo que está sucediendo en el negocio en todo momento y permita hacer planificación por escenarios”, comenta Rodríguez. 

Por su parte, el equipo de Bluetab añade otros puntos calientes como pueden ser los relativos al gobierno de los sistemas tecnológicos, de seguridad, etc., que puedan ser distintos entre ambos bancos y que podrían dar problemas en el caso de que tuvieran una baja escalabilidad. “Uno de los efectos de las integraciones es la duplicidad y redundancia de un gran número de aplicaciones informáticas, la infraestructura subyacente sobre la que están desplegadas y las decisiones respecto equipos de soporte y mantenimiento”, exponen. 

¿A qué problemas o brechas de seguridad se exponen?

Durante la pandemia y ahora con los nuevos brotes de coronavirus se han incrementado los ataques de ciberdelincuentes. Según recuerdan desde SAS, esta fusión bancaria se produce en un entorno de riesgos “más sofisticados y mejor orquestados”, de forma que se hace cada vez “más necesaria y valiosa” la convergencia de los programas de prevención de fraude, blanqueo de capitales y de seguridad que consoliden los esfuerzos independientes de cada una de las entidades.

“Teniendo en cuenta las grandes cantidades de reservas de dinero que manejan y que los datos de los consumidores se han convertido en el principal objetivo de los ciberdelincuentes, cualquier entidad financiera sigue a rajatabla las regulaciones vigentes (GDPR, PSD2, MiFID II, PCI, etc.) para evitar grandes pérdidas financieras y daños reputacionales”, asegura Juan Rodríguez.

Por su parte, el equipo de expertos de Bluetab considera imprescindible gestionar la seguridad de los tránsitos de información durante la integración. “Cobra vital importancia el movimiento de los datos entre ambos sistemas, ya que son muy vulnerables frente a brecha de seguridad”, afirman.

Además, el equipo de banca de la consultora tecnológica explica que tanto en la creación de nuevos sistemas que permitan la fusión como en los sistemas destino será necesario realizar modelos de predicción de fraude y seguridad: “Nos vamos a enfrentar a un ecosistema omnicanal mucho mayor y por tanto más vulnerable”.

Iniciar sesión 0 Comentarios
cargando