Esta tecnología verifica tu identidad incluso con la mascarilla puesta

La firma española FacePhi ha desarrollado un algoritmo que, a través del reconocimiento periocular, consigue un 99% de fiabilidad en la verificación de identidad, incluso con la cara parcialmente tapada.

Esta tecnología verifica tu identidad incluso con la mascarilla puesta

Unsplash

Innovadores

SOLUCIONES BIOMÉTRICAS

Fran Leal

Fran Leal

Las soluciones biométricas destinadas a la verificación de la identidad están viviendo un crecimiento incesante. Además, el actual contexto marcado por el coronavirus ha dado un auténtico espaldarazo a lo que hasta el momento era una tendencia incuestionable: el contactless.

Factores biométricos como la voz se están empleando cada vez más en múltiples ámbitos de nuestro día a día. Pero, sin embargo, otros aspectos como el reconocimiento facial se han topado en estos últimos meses con las mascarillas como invitadas sorpresa que, en un principio, podrían dificultar este proceso. Pero la tecnología está demostrando, una vez más, que hay pocos retos que no pueda afrontar.

Avance en el campo de la biometría

La compañía española FacePhi, que está especializada en la verificación de la identidad a través de la biometría, ha dado un paso más en su camino con el desarrollo de un algoritmo que consigue reconocer nuestro rostro, incluso tapado parcialmente con una mascarilla, con más de un 99% de fiabilidad.

La tecnología que subyace consiste en una evolución mejorada de Look&Phi, el sistema de autenticación mediante reconocimiento periocular que ya tenía la compañía, que está preparado “para autenticar de forma precisa al usuario aun cuando hay cambios físicos relevantes: ojeras, ojos rojos, depilación de cejas o incluso llevando gafas de vista”, precisa para BYZness Javier Barrachina, director de I+D de la firma.

Además, para los más conspiranoicos y desconfiados, habría que añadir que su uso viene sujeto a la activación de forma voluntaria y previa autorización del usuario, por lo que, según afirman desde la firma, se facilita el acceso seguro a datos y actividades mediante el uso de la cara como llave. Barrachina nos ha explicado el proceso, que se limita a un registro de por vida, ya que “el patrón biométrico es inteligente”.

Así, el propio sistema aprende del usuario a medida que va haciendo uso del sistema, reconociéndole con diferentes poses y expresiones faciales, con diferentes condiciones de iluminación… “Cualquier cambio percibido por el ojo humano es detectado: si adelgaza, engorda, si hay un cambio en el corte de pelo, barba, gafas, etc.”, expone. De hecho, el sistema Selphi que ya tienen funcionando en bancos y cajeros, según apunta Barrachina, llega a comparar 16.000 puntos de rostro de la cara con el patrón previamente registrado, logrando una tasa de acierto en la verificación del 99,998%.

Sectores variopintos

En la situación actual de pandemia, la tecnología de FacePhi se postula como un gran aliado en el ámbito sanitario. Y es que, según exponen, esta tecnología puede aportar mejores soluciones a entornos sanitarios o espacios donde es importante extremar la higiene, así como en entornos donde el uso de las mascarillas es constante y las soluciones de identificación contactless son las más recomendables para evitar contagios, como hospitales, clínicas o laboratorios.

No obstante, su uso no se reduce al sector de la salud. Barrachina lo explica así: “El reconocimiento periocular adaptado a rostros parcialmente tapados, al igual que ocurre en el reconocimiento facial, puede integrarse en cualquier sector en el que resulte práctica la identificación segura y previamente consentida de una persona”. Así, se presenta como una solución que puede llegar a sustituir “multitud de procesos que hacemos a diario, como por ejemplo cuando nos autenticamos con una clave o una tarjeta de coordenadas”.

Dicho de otro modo, viene a dar respuesta a la demanda de una mayor accesibilidad contactless, “a las formas de acceso que no necesitan un contacto y que se pueden validar perfectamente mediante biometría”, aclara Barrachina. Y de este modo, efectivamente, ámbitos como la banca, hospitales, administraciones públicas o aeropuertos “serían otros grandes beneficiarios de esta tecnología”, sostiene.

Su uso está sujeto al consentimiento

Desde FacePhi hacen hincapié en la seguridad de los datos y la privacidad. Y es que, como recuerda Barrachina, “es importante distinguir una tecnología de autenticación como la nuestra de otras destinadas a identificar a personas de forma masiva”. El usuario, para poder hacer uso de esta tecnología, “ha de registrarse y especificar que es él quien está solicitando hacer uso de nuestra tecnología”. Por ello, vuelve a recordar que esta verificación de identidad es “personal y consentida, nunca impuesta, porque si el cliente no se registra, el sistema no va a poder reconocerlo, debido a que no dispone de la información biométrica del registro para compararlo”, concluye.

Iniciar sesión 0 Comentarios
cargando