España se cae del 'top ten' en el Índice de la Economía y la Sociedad Digitales 2020

España ha avanzado mucho en ámbitos como la conectividad y los servicios públicos digitales, pero también que tenemos que trabajar duro en competencias digitales y digitalización de pymes.

España se cae del 'top ten' en el Índice de la Economía y la Sociedad Digitales 2020

Pixabay

Innovadores

INFORME DESI 2020

Fran Leal

Fran Leal

Cada año, desde la Comisión Europea publican el Índice de la Economía y la Sociedad Digitales (DESI) lanzan un examen al que se enfrentan los Estados miembro y que aporta una visión exhaustiva de cómo marchan cada uno de ellos a nivel de transformación digital y digitalización en diferentes ámbitos.

Y es que, como aseguran desde la Comisión, la actual pandemia ha puesto de manifiesto la importancia de los activos digitales para nuestras economías y el modo en que las redes y la conectividad, los datos, la inteligencia artificial y la supercomputación, así como las competencias digitales básicas y avanzadas, sustentan nuestras economías y nuestras sociedades.

España sale del top ten

En la edición de 2020, nuestro país retrocede un puesto, hasta el 11, saliendo así del top ten, si bien a nivel global obtiene 57,5 puntos, por encima de la media de la UE-28, que se queda en los 52,6 puntos.

No obstante, en la presentación del informe en nuestro país, que tuvo lugar el día 9 de la mano de DigitalES y la propia Comisión, Carme Artigas, secretaria de Estado de Digitalización e Inteligencia Artificial, quiso resaltar el hecho de que estos resultados son previos a la pandemia (se refieren a 2019), por lo que si se hiciera el estudio después, “el índice de digitalización de España habría sumado puntos, y el de las pymes también”, uno de los aspectos que más debemos mejorar.

Por su parte, Jesús Torres, secretario general de Administración Digital, que alabó la Estrategia Nacional de Ciberseguridad publicada en 2019, hizo hincapié en que “la situación de España está alineada con las políticas e iniciativas de la UE”, aunque si bien es cierto que el informe corrobora los avances en ciertos aspectos, también “pone de manifiesto las áreas de mejora” que tenemos que afrontar. Entre ellas, destacó la promoción de las habilidades digitales, “un campo en el que tenemos que trabajar” y que supone toda una prioridad.

Nuestras fortalezas y debilidades

El informe DESI, como destacó Lourdes Salto, Economy Analyst, Digital Economy and Skills de la Comisión Europea, supone “un indicador estable”, basado en estadísticas oficiales y en el que se miden “las cinco dimensiones clave y básicas para el desarrollo de una economía y sociedad digital”, que son conectividad, capital humano, uso de servicios de Internet, integración de la Tecnología Digital y servicios públicos digitales.

Entre ellas, donde España se muestra más fuerte es en la relativa a los servicios públicos. De hecho, ocupa el segundo puesto del ranking, con 15 puntos de ventaja sobre la media de la UE. En este sentido, obtenemos un gran resultado en la subcategoría de los datos abiertos y se observa un gran avance en aspectos como los formularios pre-cumplimentados o los usuarios de la administración electrónica.

Además, nuestro país también registra una valiosa quinta posición en el índice en la categoría de conectividad, gracias al extraordinario desarrollo y despliegue de redes de alta capacidad (que dobla a la media) o a la preparación mostrada de cara al 5G.

Sin embargo, en las categorías de capital humano e integración de la Tecnología Digital es donde tenemos más trabajo por hacer, ocupando los puestos 16 y 13, respectivamente. En resumidas cuentas, como expuso en la presentación Lorena Boix-Alonso, Acting Director-Policy Outreach & Strategy en DG Connect, se ve que estamos avanzados en la prestación de los servicios públicos, el despliegue de redes de alta capacidad, pero también que hay que hacer esfuerzos en ámbitos como las competencias digitales (donde mostramos un rendimiento débil) y la digitalización de las empresas (especialmente pymes).

Formación y colaboración público-privada

Por su parte, Montserrat Gomendio, profesora de Investigación del CSIC y fundadora de SkillsWeGo, analizó el papel de las competencias digitales, un concepto que ha ido mutando con el tiempo. Si bien hace unos años hacía referencia a la capacidad de acceso y de uso de la tecnología, ahora, en cambio, “las competencias digitales han evolucionado hacia la capacidad de saber navegar con eficacia un entorno que tiene mucha información”, para lo que es necesario contar con “una brújula de capacidades cognitivas”.

En este sentido, apuntó a la imperiosa necesidad de formar al profesorado para abordar este déficit en la población más joven, algo que en la población adulta “supone un problema más grave” y cuya solución tiene que venir de mano de la formación para aquellos que están en desempleo (más aún con el repunte del paro que se espera para otoño), así como la FP y la FP Dual, que pueden ser realmente útiles. Por último, subrayó el papel que tienen también las empresas, donde sus trabajadores deben seguir formándose en estas competencias, que se renuevan constantemente.

Como colofón, el director general de Red.es, David Cierco, analizó el déficit de digitalización en las pymes. Al respecto, afirmó que “es un proceso complejo” y que no hay que olvidar que “la transformación digital es más fácil contarla que hacerla”. Además, recordó que las pequeñas y medianas empresas no tienen las capacidades de las grandes empresas para afrontar este proceso.

No obstante, en su opinión, la clave reside en una colaboración público-privada provechosa, algo que en el campo de las pymes no se está dando y hay que potenciar porque, como concluyó Cierco, “todos unidos somos más fuertes y desde la colaboración podremos dar pasos adelante muy significativos”.

Iniciar sesión 0 Comentarios
cargando