Claves para crear tu propio webinar como negocio 'casero' rentable

Una buena manera de afrontar la merma en los ingresos es crear un negocio desde casa. Muestra de ello es el protagonismo que están cobrando los webinars, que se pueden incluso automatizar

Imagen de archivo.

Imagen de archivo. // Pixabay

Innovadores

SALIDAS A LA CRISIS

Fran Leal

Fran Leal

Con la situación excepcional que estamos viviendo, obligados a permanecer en casa, muchas personas, en el mejor de los casos, han visto mermados sus ingresos. Por ello, hay quienes buscan nuevas maneras de encontrar esa fuente de ingresos que les permita sobrevivir y, por qué no, quizá abrir una nueva puerta hacia el futuro laboral.

Y es que, en esta época marcada por la eclosión de los negocios digitales, la amplitud de miras puede facilitarnos la labor de encontrar la manera de crear negocios rentables desde nuestra propia casa. Una de las opciones que está viviendo un importante crecimiento es la creación de webinars, con los que podemos dar rienda suelta a nuestro talento, con el video como protagonista. 

El punto de partida

Para ahondar en el tema, hemos charlado en profundidad con un experto en la materia, Juanmi Olivares, socio en Más y Mejor que, además, es inversor, mentor de emprendedores y el creador de la metodología de productividad para emprendedores PROEM. Obviamente, lo primero que tenemos que plantearnos es qué podemos hacer y cómo, porque lanzarse a la piscina sin pensar bien el modelo de negocio no suele ser una buena idea y los resultados es más que probable que no sean los deseados.

Así, según nos cuenta Olivares, existen tres elementos que debemos tener muy en cuenta en nuestros primeros pasos: la pasión, la credibilidad y el mercado: “Debes pensar en crear un negocio que te apasione, en un sector en el que tengas credibilidad y en un nicho de mercado donde haya personas queriendo aquello que tú sabes hacer”.

Además, con esto claro, debemos localizar en qué estadio o fase se encuentra nuestro negocio. Para ello, Olivares enumera las distintas fases:

0 - Inspiración: necesitas ideas y casos de éxito, porque no tienes muy claro qué proyecto empezar.

1 - Idea: estás empezando, y quieres validar la idea y conseguir una audiencia mínima.

2 - Arranque: necesitas crear, hacer crecer y vender lo que estás creando.

3 - Consolidar: ya generas ingresos, pero necesitas organizar, automatizar y crear sistemas.

4 - Escalar: generas más de 5 dígitos al mes y es el momento de potenciar la publicidad y las relaciones con afiliados para liderar el mercado.

5 - Libertad: ya tienes uno o varios negocios estables, por lo que ha llegado el momento de crear nuevas fuentes de ingresos.

Llegados a este punto, sabiendo lo que se quiere hacer y el estadio en el que se encuentra el negocio, es el momento idóneo para “paquetizar tu conocimiento y crear un curso online que te permita ayudar a cientos o miles de personas”, asegura Olivares.

Automatización de las conferencias

El webinar se ha convertido en una herramienta de difusión de conocimiento muy utilizada. Al fin y al cabo, consiste en una conferencia online a través de la cual podemos ofrecer al público aquello que dominamos. Además, se puede hacer desde cualquier parte, siempre que contemos con conexión a Internet (en casa, el trabajo, un aula). 

Ahora bien, como en todo lo que tiene que ver con el mundo digital, la evolución es imparable, en busca de soluciones a las necesidades de los usuarios. Los webinars automatizados son un claro ejemplo de ello, que “nos servirían para realizar previamente el video o conferencia que nos gustaría mostrar y, después, programarlo para que se lance a la web justo cuando nosotros deseamos”, resalta Olivares. Con ello, podremos emitir el webinar (como si fuera en directo) en la hora y el día que mejores resultados nos pueda reportar, sin tener que cuadrar la conferencia con cualquier otro tipo de compromiso.

Ventajas e inconvenientes

Una de las recomendaciones que nos da el experto, antes de lanzarnos a la creación de webinars automatizados, consiste en hacer “al menos tres webinars en directo para que puedas conocer a tu audiencia y, sobre todo, para que conozcas las objeciones que pueden tener a la hora de comprar tu producto o servicio”. Al fin y al cabo, la información es poder, y también a la hora de crear negocio.

Según afirma Olivares, “hacer un webinar no es complicado, aunque es preferible que antes, al menos, hayamos visto alguno para poder conocer la estructura del mismo y que podamos aprovechar las ventajas que tiene su automatización. Entre las principales ventajas que presentan los webinars automáticos, podremos evitar los típicos problemas técnicos que arruinan un directo. Además, nos exigirá menos tiempo de preparación, al estar todo controlado de antemano, y son lo más indicado si nuestra audiencia se encuentra repartida por diferentes partes del mundo.

Sin embargo, hay que comprender perfectamente la naturaleza del producto, para no caer en errores que podríamos evitar. Por ejemplo, “uno de los principales inconvenientes, si es totalmente automatizado, es que no podrás interactuar directamente con tu audiencia mientras estás en el webinar”, apunta Olivares. De ahí que lo más recomendable, a su juicio, sea hacer “un híbrido, automatizado más directo, para que puedas entrar en directo al final del webinar, a la sesión de preguntas y respuestas”. No podemos olvidar que parte del éxito de este producto radica en el contacto que se genera con la audiencia y la resolución de “todas las dudas que tengan sobre el producto o servicio que has planteado”, concluye.

Iniciar sesión 0 Comentarios
cargando