TravelOFF, el proyecto de turismo experiencial que permite viajar sin salir de casa

Esta plataforma gratuita fomenta el contacto e interacción entre personas confinadas a través de viajes virtuales. Solo hace falta conexión a Internet, Google Earth y una herramienta de videollamada.

TravelOFF, el proyecto de turismo experiencial que permite viajar sin salir de casa

Pixabay

Innovadores

iniciativas ante el confinamiento

María Refojos

María Refojos

Que el turismo es uno de los sectores más afectados por la crisis de la COVID-19 es un hecho sobre el que se viene hablando desde hace semanas. La movilidad se ha limitado y la distancia social plantea cambios profundos, que según las previsiones de Exceltur generarán pérdidas por valor de 1245.000 millones de euros. 

Esto es relevante porque España depende en gran parte de esta actividad, cuyo peso en la economía alcanzó los 147.946 millones de euros en 2018 y supuso el 12,3% del PIB, según los últimos datos publicados por el INE

Así que, teniendo en cuenta además la alta dependencia de los visitantes extranjeros, cuya llegada en los próximos meses se verá dramáticamente reducidaal sector le “toca ser creativo, porque va a haber una competencia mayor: nos vamos a pelear por el turista español y, lamentablemente, no todos van a poder viajar o incluso no querrán hacerlo por miedo al contagio”. Así lo considera José Cantero, fundador y CEO de la consultora de innovación en turismo experiencial Hosperience, que ha lanzado la plataforma TravelOFF con el objetivo de “promocionar y dar visibilidad a recursos turísticos y ayudar a las personas confinadas”.

El sector atraviesa el desierto de incertidumbre en el que comenzó a adentrarse con los primeros casos de coronavirus en China. En España, esta travesía tuvo su punto de inflexión el 14 de marzo, con la declaración del estado de alarma y el cierre de toda actividad no esencial.

Una idea, un proyecto

Una situación que, en el caso de Cantero, dio pie a la reflexión en torno a cómo podía apoyar el turismo nacional. La imaginación se avivó gracias a una situación completamente fortuita: tener que llevar a su madre al hospital y que ella se interesase, preocupada, por su trabajo. “Le respondí que todavía se podía viajar virtualmente y le enseñé vídeos de YouTube. Ella me preguntó si podía viajar así a su pueblo en Ávila y entré en Google Earth para enseñarle que sí. A mi madre le encantó, se sintió bien, y ahí fue cuando se me encendió la bombilla”, relata.

En cuestión de días, el proyecto estaba en marcha. Pero, ¿en qué consiste exactamente TravelOFF? Básicamente, la idea es conectar a dos o más personas para que se embarquen en un viaje virtual en el que el una de ellas ejerce de guía o anfitrión en una ruta que se traza, paso a paso, con Google Earth. 

No requiere de conocimientos tecnológicos especializados ni de ningún tipo de gasto asociado y la plataforma es gratuita. Simplemente es necesario un dispositivo móvil con conexión a Internet, ya sea tablet o smartphone, o un ordenador, una herramienta de videollamada que permita grabar la conversación y la pantalla (como puede ser Zoom) y la aplicación de Google. 

“El proceso es muy sencillo: os conectais y hacéis el viaje, que se graba. Te descargas el archivo en mp4, lo envías a la web de TravelOFF y lo editamos y compartimos en YouTube y el resto de canales”, describe el consultor. Tan fácil que, en uno de los primeros viajes virtuales, se llevó a su madre -la musa- y a su hija a su pueblo abulense.

La conexión emocional

Precisamente este vídeo es el que ha llamado la atención de Cruz Roja, que está buscando junto con Hosperience la vía de colaboración para hacer que personas mayores, cuya situación de soledad se ha visto acrecentada por la cuarentena, puedan disfrutar de estos viajes virtuales. 

Esta es una de las posibilidades del proyecto, que nace sin ánimo de lucro y con vocación de turismo experiencial al 100%. Esto implica, según define José Cantero, conexión emocional y priorizar el contacto con las personas. Es por eso que aconseja a los guías que haya una cierta preparación previa del viaje antes de conectar con los viajeros, que en TravelOFF se denominan ‘confinantes’, acrónimo de confinados y caminantes. 

“Que elijan un destino que les haya marcado, que interactúen con el confinante y compartan historias y anécdotas, que recomienden sitios concretos que se puedan visitar, como un hotel o un restaurante… Porque así lo hacen más suyo, más personal. Te lo está contando alguien que tiene una conexión emocional con el lugar”, explica el fundador de la iniciativa, exponiendo otra de sus claves, la de los recursos turísticos.

Apoyo al turismo

Porque esta es la forma con la que el proyecto trata de dar visibilidad y notoriedad a las pymes del sector, empezando por los anfitriones, que eligen destino y recomiendan espacios, y siguiendo por la viralidad que puedan alcanzar los vídeos, “que irá creciendo a medida que el proyecto se escale”, señala Cantero.

“De hecho, algún anfitrión ya me ha escrito para decirme que gente que había visto el viaje le había preguntado por la ubicación exacta de lugares que mencionaba”, añade. 

La web suma ya diez vídeos publicados y hay otros seis más preparados. La meta de TravelOFF es fomentar una cadena solidaria, instando a los confinantes a convertirse en guías, y recorrer 21.000 kilómetros. El mapa iba a trazarse originalmente solo en España, aunque el proyecto ya ha llegado a México. 

Y en paralelo, según afirma su fundador, “intentar que esos 21.000 kilómetros se conviertan en viajes”. Así, el siguiente paso será involucrar a cadenas hoteleras, destinos y otras marcas turísticas para que patrocinen estancias o viajes a personas en situación vulnerable o a los profesionales que durante estos días se encuentran en primera línea de la pandemia, como son los sanitarios.

En este articulo: Tendencias Tecnología Emprender

Iniciar sesión 0 Comentarios
cargando