Consejos de seguridad para hacer videollamadas sin sustos

Las reuniones familiares, de amigos o laborales, de momento, tendrán que seguir siendo virtuales

Las vídeollamadas se han convertido en la forma de comunicarse en cuarentena

Las vídeollamadas se han convertido en la forma de comunicarse en cuarentena

Innovadores

CIBERSEGURIDAD

Fran Leal

Fran Leal

La situación anómala que estamos viviendo provocada por el coronavirus, con la obligación de permanecer confinados en casa, ha trastocado por completo y de forma repentina nuestra manera de vivir, el modo de relacionarnos y también de trabajar, de la mano del teletrabajo.

Ya sea para contactar con amigos y familiares, o para reuniones virtuales por motivos laborales, las videollamadas (que muchos teníamos totalmente olvidadas) han cobrado un protagonismo superlativo. Y si bien es cierto que son una herramienta extremadamente útil y fácil de utilizar en estos tiempos que corren, también lo es que tenemos que evitar sustos relacionados con nuestra seguridad.

¿Sabemos lo que estamos descargando?

La necesidad que tenemos de estar conectados con nuestros contactos no puede hacer que olvidemos la seguridad acerca de los datos e información que compartimos en Internet. De hecho, desde Kaspersky recuerdan que, como en todo lo que concierne al entorno virtual, existen riesgos que tenemos que tener presentes. Según analizan desde la firma, antes de descargar cualquier aplicación, debemos hacernos una serie de preguntas para, al menos, estar en disposición de elegir libremente los datos que compartimos.

Lo primero que deberíamos averiguar es cómo se rentabiliza la aplicación, pues en caso de ser gratuita, lo más probable es que la fuente de ingresos esté siendo nuestra información personal. Por ello, es vital revisar los permisos para ver qué datos se están recogiendo, almacenando y reutilizando. Además, es determinante que los datos transmitidos por la aplicación estén encriptados, para minimizar los riesgos de que caigan en las manos indebidas.

Por otra parte, desde Kaspersky también advierten de las tácticas de ingeniería social como otro foco a vigilar, porque no siempre las cosas son lo que parecen y podría ser que las personas de la aplicación con las que se conecta no fueran quienes dicen ser…

En definitiva, se trata de mantener el ‘estado de alarma’ (y nunca mejor dicho) en nuestras conexiones y empleo de aplicaciones, que no deja de ser el arma más fiable ante los riesgos. Al respecto, la firma aporta un decálogo de consejos para que el uso de cualquier app goce de las mayores garantías en términos de seguridad.


El caso paradigmático de Zoom

Una de las aplicaciones que más fama está cosechando estas semanas de confinamiento es Zoom, utilizada para reuniones familiares y laborales. Y, como decíamos al principio, a la vez que aumenta su uso, crece también la actividad de los hackers en torno a ella. Trend Micro, otra de las firmas más importantes en ciberseguridad, ha señalado que, aunque lógicamente no es el único objetivo de los cibercriminales, Zoom está siendo objeto de algunos de los incidentes más destacados en lo que va de año. Así, subrayan dos grandes riesgos a tener muy en cuenta, sobre todo si la utilizamos en el entorno del trabajo y los negocios. 

Por un lado, las vulnerabilidades descubiertas en la plataforma podrían permitir el robo de las contraseñas de Windows o la instalación remota en los Macs afectados. Y por otro, encontramos lo que se ha denominado como ‘Zoombombing’, que consiste en que usuarios que no han sido invitados se cuelan en las reuniones. Según cuentan desde la compañía, esto sucede a menudo cuando se llevan a cabo eventos semipúblicos a gran escala y las identificaciones (ID) de las reuniones se comparten en las redes sociales. De este modo, si no hay contraseña para la reunión y no se examina a los asistentes, pueden aparecer estos ‘zoombombers’ que, una vez dentro, boicotean el evento a través de comentarios ofensivos, transmiten contenido indebido o, simplemente, interrumpen y perturban el normal desarrollo de la cita. Además, esta técnica también podría emplearse para espiar y recoger información corporativa sensible o crítica para el mercado, e incluso propagar malware mediante la transmisión de archivos.

Y no solo eso, sino que Trend Micro advierte también de los ataques de phishing que se están produciendo gracias a la creación de enlaces y sitios web de Zoom que, con apariencia legítima, podrían llegar a robar datos financieros, propagar malware o recoger números de ID para acceder a las reuniones virtuales. Al respecto, para evitar que seamos víctimas de estas prácticas, aportan tres consejos para reforzar nuestra seguridad asociada al uso de Zoom:

  • Asegurarse de que contamos con la última versión del software.
  • Descargar la app únicamente de sitios de confianza y comprobar que no hay nada sospechoso en los enlaces que dan acceso a las reuniones.
  • Contar con un programa antimalware y de detección de phishing.

Para terminar, hay que recordar que, como en toda aplicación que nos descarguemos, es fundamental revisar con ahínco los ajustes de administración de la app, para minimizar al máximo los riesgos y poder llevar a cabo, en este caso, las reuniones virtuales de la forma más segura posible, ya sea en un ámbito informal o por motivos de trabajo.

Iniciar sesión 0 Comentarios
cargando