Teletrabajo y ocio disparan el consumo de Internet: ¿están las redes preparadas para el coronavirus?

En estos días de cuarentena, Internet se ha convertido, más que nunca, en nuestro nexo con el mundo exterior y con nuestros seres queridos.

Teletrabajo y ocio disparan el consumo de Internet: ¿están las redes preparadas para el coronavirus?

Unsplash

Innovadores

infraestructuras de telecomunicaciones

María Refojos

María Refojos

Clases online, videollamada con la familia, teletrabajo, otra película, el chat de amigos echando humo, la serie de turno, consultas y trámites, partida con la consola, tutorial de cocina, aluvión de memes en Twitter… En estos días de cuarentena Internet se ha convertido, más que nunca, en nuestro nexo con el mundo exterior y con nuestros seres queridos. Todo está en la Red. Todos estamos en la Red.

Tanto para asuntos laborales como para proporcionar entretenimiento en este periodo de cuarentena, la conexión se ha convertido en herramienta imprescindible para hacer este momento lo más llevadero posible. Tanto, que hasta se ha hecho un hueco en la lista de servicios esenciales garantizados por el Gobierno durante la crisis por el coronavirus. 

Que todos estemos más asomados a nuestros ordenadores, móviles, televisores inteligentes o tablets implica, también una sobrecarga elevada en el consumo de Internet. En concreto, estos días las redes IP han experimentado incrementos de tráfico cercanos al 40% mientras que el uso de la voz móvil aumenta alrededor de un 50% y un 25% en el caso de los datos.

Así lo explican las operadoras Movistar, Orange, Vodafone, Grupo Masmovil y Grupo Euskaltel en un comunicado conjunto, en el que informan de forma conjunta qué acciones están llevando a cabo para mantener las infraestructuras a pleno rendimiento y velar por el funcionamiento de la red “24 horas 7 días a la semana”. 

Refuerzo y vigilancia

¿Qué medidas están tomando? Según detallan las telecosse mantiene la vigilancia de los “equipos críticos”, se ponen en servicio más equipos y se aumenta la capacidad de los que ya están en marcha. También se están reforzando también las redes, de forma similar a como se hace, por ejemplo, en las zonas costeras en verano.

Es decir, están trabajando en la redundancia geográfica para los centros desde los que se gestionan los servicios, que consisten en la “diversificación de medios técnicos o planes operativos de desvío de actividad para prestar los servicios desde otras ubicaciones o en remoto”. 

En líneas generales, estas empresas destacan que están “haciendo todo lo posible para incrementar la capacidad de las redes”. 

Según ilustra César Córcoles, profesor de los Estudios de Informática, Multimedia y Telecomunicación en la Universitat Oberta de Catalunya (UOC), el colapso de las redes es comparable al que se produciría en un contexto analógico: “Si hay pocas taquillas para atender a miles de personas, el servicio no será bueno. ¿La solución? Abrir más taquillas. ¿La solución digital? Ampliar los servidores, invertir recursos en servicios de computación en la nube… En definitiva, medidas que no pueden improvisarse de la noche a la mañana”.

Colaboración ciudadana

En este punto inciden también las operadoras en su comunicado, al destacar que “las medidas no son efectivas de forma inmediata”. Por eso, hacen una petición para la concienciación y colaboración ciudadana, ya que que la sobrecarga de las redes puede evitarse solo si va acompañado de un uso “inteligente y responsable”.  

Por ejemplo, destinar conexiones intensivas para entretenimiento a la noche o las ‘horas valle’, que tienen menos concurrencia de tráfico y se dan entre las dos y las cuatro de la tarde y entre las ocho de la tarde y las ocho de la mañana. 

¿Aguantarán las infraestructuras?

Estas recomendaciones, ¿son suficientes para que las infaestructuras de telecomunicaciones mantengan el tipo? Los expertos lanzan un mensaje optimista y aseguran que España tiene una buena infraestructura.

España es "uno de los países con una de las fibras ópticas más extensas de Europa y además con una de las tecnologías de más calidad", explica José Antonio Morán, profesor de los Estudios de Informática, Multimedia y Telecomunicación de la UOC

“Se ha apostado por despliegues de fibra hasta el hogar FTTH (fiber-to-the-home), una tecnología que permite que la fibra llegue desde la central telefónica hasta nuestra propia casa de forma directa y sin alteración, lo que evita la pérdida de rendimiento por el camino”, asegura este experto.

Empresas como DE-CIX, principal operador de intercambio de Internet del mundo, aseguran que en su infraestructura de interconexión están previstos los aumentos de tráfico y se monitorean los flujos de tráfico de datos, adaptando su capacidad para que no haya ningún problema y que la conexión sea de calidad. “De forma regular ya se incrementa en un 20% al año aproximadamente, pero la capacidad de la red puede ser incrementadas de forma sucesiva”, explica Theresa Bobis, directora regional del sur de Europa en DE-CIX.

Sistema ‘anti colapsos’

Disponer de una excelente estructura ayudará a que, aunque algunos servicios se enlentezcan o tengan pequeños cortes, “el sistema no colapse”, puntualiza José Antonio Morán. No obstante, este experto admite que los picos de tráfico ya están provocando algunas caídas, que se resuelven refrescando y volviendo a cargar las plataformas.

Además, cabe la posibilidad que encontremos servicios que funcionen más lentos de lo habitual, aunque en este caso suele deberse más a la sobrecarga que a problemas de infraestructuras de telecomunicaciones. “No es solamente el tráfico que soporta la infraestructura de telecomunicaciones, también las aplicaciones que dan servicios al teletrabajo, por ejemplo, a un campus virtual, etc. Es muy difícil determinar qué porcentaje de responsabilidad tiene cada uno”, aclara el profesor de la UOC.

A su vez, Theresa Bobis matiza que la red de DE-CIX amplía sus capacidades de forma regular y “pensando en el largo plazo”. “Continuamos ampliando capacidad cuando se alcanza el 63% de la capacidad existente”, explica, ya que el 37% restante es necesario para soportar posibles crecimientos del tráfico. 

Consumo disparado

Porque en los últimos días, el incremento en el consumo ha sido constante, de la mano de las numerosas iniciativas de empresas de información, educación, ocio y entretenimiento, que han optado por liberar contenido de forma gratuita o aumentar su oferta.

“Las altas tasas de crecimiento de la transferencia de datos obedecen en gran medida al elevado consumo de streaming de vídeo, no solo de los servicios de vídeo bajo demanda, sino también a retransmisiones informativas en directo y a las videollamadas por Skype o WhatsApp”, subraya la directora regional del sur de Europa en DE-CIX.

El punto de intercambio de Internet DE-CIX Madrid registró un récord de transferencia de datos en la tarde del pasado 14 de marzo, de 468 Gbit por segundo, coincidiendo con el estado de alarma.

Esta fecha, el sábado 14 de marzo, es también el pico de mayor actividad registrado por Movistar en los últimos días, motivado principalmente por un gran uso gaming y de WhatsApp. Y entre los días 9 y 15 de marzo la operadora detectó un crecimiento de tráfico que califican de “considerable”, de 3Tbps, lo que supone un 26% más de lo habitual y equivalente a unas 1.500 horas de películas en HD por segundo.

Durante la semana pasada, la primera de limitación de movimientos, en el gaming se registró el 271% más de tráfico que los siete días anteriores, mientras que el tráfico de Whatsapp creció el 698%, lo que supone 381Gbs más de lo normal. A su vez, el tráfico de herramientas de trabajo remoto como Skype y Webex se multiplicó por cuatro.

Iniciar sesión 0 Comentarios
cargando