Geeksme 'juega' con los datos de dispositivos IoT para beneficiar a empresas y usuarios

El Internet de las Cosas se ha extendido por todos los dispositivos con un objetivo recabar datos para poder mejorar la experiencia del usuario y el beneficio de la empresa

Ángel Sánchez Díaz, cofundador de Geeksme

Ángel Sánchez Díaz, cofundador de Geeksme // Geeksme (Geeskme)

Innovadores

INTERNET DE LAS COSAS

Marta Gracia

Marta Gracia

El Internet de las Cosas ya está aquí. Cada vez se puede usar en más objetos y con mayor precisión. Desde saber qué temperatura hace para poner la calefacción o si es de noche para que las farolas se enciendan. Geeksme, una empresa tecnológica, quiere mejorar la vida de los usuarios y también la de las empresas. Por ello, diseñan, desarrollan y fabrican soluciones en el ámbito IoT.

Pero ¿qué es el IoT? Ángel Sánchez, cofundador de Geeksme, explica que es el hecho de desarrollar un conjunto de sensores que se acoplan a los objetos que nos rodean para que tomen una serie de mediciones, que se subirán a la nube, se interpretarán y darán un valor. “Ese valor servirá para que el usuario conozca cómo realiza una tarea y a la empresa que ofrece ese servicio o producto para mejorarlo”.

Imagínate que tus padres viven solos y te gustaría saber si llevan una vida “normal”, es decir, si la casa está caliente, si abren la nevera o si la puerta se abre a horas extrañas. Con el Internet de las Cosas es más fácil. Geeksme ha creado Universall Care que monitoriza todos estos movimientos y te avisa a tus dispositivos. También han firmado un acuerdo con Pikolín. Geeksme ha desarrollado un dispositivo que se coloca en el colchón y te monitoriza cómo duermes.

El beneficio doble

Y ¿quién se beneficia de estos datos? Ángel Sánchez asegura que el beneficio es para el usuario y para la empresa. “Permite que se beneficie el usuario, pero también está Pikolín que de una manera agregada y anónima consigue datos fundamentales para poder mejorar sus productos”, apunta. Y añade que lo que le da sentido a todo es saber para qué caso de uso concreto satisface el dispositivo.

En el caso de los colchones, el dispositivo mide cosas tan importantes como cómo dormimos, si hemos dormido más o menos, qué variables del sueño nos han podido afectar… Todos estos datos se plasman en la nube y lo puedes controlar a través de una aplicación que te dice si has dormido bien y te va guiando cómo mejorar ese sueño. “Es un ejemplo real de cómo IoT ha ayudado de una manera masiva a muchas personas”, apunta Sánchez. 

Este colchón se lanzó al mercado en 2017, y ya hay más de 100.000 colchones inteligentes en diferentes países en España, Francia y Portugal. “Permite que se beneficie el usuario, pero también está Pikolín que de una manera agregada y anónima consigue datos fundamentales para poder mejorar sus productos”, incide. Como explica el cofundador de la startup, antes de este dispositivo, Pikolín no sabía en qué colchón se dormía mejor o si dormían de una forma u otra.

“No es el único valor para Pikolín, también está el posicionamiento, mejorar de manera tecnológica, innovadora que apuesta por la evolución tecnológica, conocer al usuario de una manera más agregada y poder, sobre todo, mejorar sus productos”, insiste Ángel Sánchez.

Por otro lado, Geeksme tiene otros productos como Universall Space que es para conocer y monitorizar qué ocurre en diferentes espacios. En este punto, Sánchez explica que sirve para oficinas de grandes empresas para conocer si las salas de reuniones se utilizan mucho y tienen que crearse nuevas, o si hay otras salas que no se utilizan. “A mi como trabajador me beneficiaría si no tenemos sitios fijos para saber si están ocupadas todas las mesas, sin tener que ir hasta la oficina para comprobarlo”, ejemplifica.

Debido a estos beneficios, Ángel Sánchez afirma que son las empresas las que buscan los dispositivos: “No tenemos que ir a convencerlo nosotros, son ellos los que están pidiendo, desde hace tiempo, una solución de esta naturaleza”.

Los datos: agregados y anónimos

Los dispositivos del Internet de las Cosas manejan muchísimos datos, que son “muy valiosos” hoy en día, pero Ángel Sánchez apunta que “el dato sin análisis no sirve de nada, acumular datos no tiene sentido”. De hecho, explica que lo que tiene sentido es hacer cosas con sensores, que generen datos, pero que luego interpretados mejoren el producto, el servicio e incluso la calidad de vida del usuario.

¿Y qué pasa con la privacidad? “Nosotros no damos productos gratis, oferecemos servicios con un coste para el usuario y la empresa y aquí tenemos un claim muy importante”. Ángel Sánchez comenta que los datos que ellos reciben por sus servidores de Geeksme van a la nube y “somos los custodios y los gestionamos, pero son de carácter privado”. Geeksme emplea esa información con un carácter agregado, “sabremos que las personas de una determinada edad, de una determinada zona… se comportan de una u otra y es lo que necesitaremos saber para mejorar nuestros productos y servicios, para tener fines estadísticos”.

De esta manera, el empresario se muestra claro: “Respetar que el ámbito del dato pertenece al usuario y que los datos no los comercializamos sino que los empleamos de una manera anónima”.

Seguir creciendo en IoT

Geeksme nació entre finales de 2014 y principios de 2015, por lo que es una empresa tecnológica que cuenta con 5 años de experiencia. “La compañía ha sido eficiente para crecer de una manera orgánica en los últimos años, hasta que hemos alcanzado el punto de equilibrio, el famoso break even. Dos años después se dio ese hito por cumplido”, señala Sánchez.

Por ello, en este momento están en una fase de expansión “incluso a nivel internacional”. Quieren llevar las soluciones IoT no solo a las empresas de España, sino llevarlas a otros países europeos y otros continente. “IoT es un lenguaje universal para medir cosas que ayudan a ofrecer mejor servicio y producto a los usuarios”, concluye Ángel Sánchez.

En este articulo: Big Data

Iniciar sesión 0 Comentarios
cargando