elPeriódico economía

Jueves, 14 de noviembre del 2019

Economyz

SheWorks!: "Queremos cerrar la brecha de género a través de la tecnología"

Esta plataforma que llegará pronto a España conecta a mujeres que quieren oportunidades laborales flexibles y de teletrabajo con empresas que las proporcionan

Silvina Moschini es fundadora y CEO de SheWorks!

Silvina Moschini es fundadora y CEO de SheWorks! // Francisco Córdoba (Foto cedida)

Innovadores

TRABAJO FLEXIBLE

Alberto Payo

Alberto Payo

La conciliación familiar y laboral se ha entendido en muchos casos como una reducción de jornada, sin embargo, hay otras fórmulas para ofrecerla. SheWorks! aboga por modelos flexibles y en los que existen opciones de trabajar de manera remota. 

Esta plataforma ayuda a que las mujeres sean madres y disfruten del cuidado de sus hijos o el hogar sin perder oportunidades profesionales. De hecho, las ponen en contacto con organizaciones con una filosofía más abierta que entienden estas necesidades y ponen facilidades para que las cumplan. 

Su fundadora y CEO, Silvina Moschini habla con BYZness sobre su funcionamiento, sobre las barreras que se están encontrando y sobre si existe machismo en Silicon Valley y el ecosistema emprendedor. 

¿Cómo surgió la idea de fundar SheWorks!?

SheWorks! es una plataforma que empodera económicamente a las mujeres a través del trabajo flexible y en la nube. Es una solución integral para capacitar y conectar a mujeres profesionales con oportunidades de empleo que se ajustan a sus vidas. 

Creamos SheWorks! porque el mercado laboral todavía utiliza modelos obsoletos y rígidos que hace que más de la mitad de la mujeres abandonen sus puestos de trabajo cuando se convierten en madres. Una paradoja, ya que las mujeres tomamos el 80% de las decisiones de compra y en muchos casos tenemos más títulos universitarios y calificaciones.  

Las empresas dicen que proactivamente buscan contratar más mujeres, y se preocupan porque no hay un pipeline de mujeres para puestos directivos. Pero esperan que las personas sigan presentándose en una oficina y cumplan un horario fijo, cuando el trabajo que se hace en computadora puede hacerse desde cualquier parte. 

Se atan a modelos rígidos de 9 a 5, incompatibles con el estilo de vida que llevan las mujeres, sobre todo cuando tienen hijos. El mercado del trabajo está roto. Es difícil para las empresas encontrar talento y es difícil para las mujeres no sólo encontrar trabajos, sino también mantenerse en la fuerza laboral. 

Con SheWorks! creamos un mercado de trabajo con profesionales precalificadas para que las empresas puedan encontrarlas y no tengan excusas de que no hay pipeline y de que no pueden tener equipos diversos porque no hay mujeres en el mercado laboral. También les damos las herramientas para que el trabajo remoto sea mucho más productivo y eficiente que el trabajo en la oficina. 

¿Cuáles son vuestros objetivos o propósitos?

Quebramos las barreras que separan el talento de las oportunidades. SheWorks! utiliza la tecnología para crear un mercado de trabajo en donde unimos compañías en búsqueda de talento, con mujeres profesionales de cualquier parte del mundo, a través de oportunidades flexibles y en la nube. 

Queremos cerrar la brecha de género a través de la tecnología. Creamos SheWorks! para que miles de mujeres no tengan que elegir entre su familia y sus carreras profesionales, y puedan tener un empleo que se ajuste a sus necesidades.

Contamos con profesionales de todas partes del mundo que trabajan para organizaciones como PepsiCo, Mastercard, Google, el BID, entre otras más.

El año pasado participamos en W20 Argentina -grupo de afinidad del G20 focalizado en el desarrollo económico de las mujeres- para presentar SheWorks! y cómo genera inclusión laboral para las mujeres a través de la tecnología. 

¿Cómo lográis ese ‘match’ profesional? ¿De qué forma conectáis a las profesionales que buscan un trabajo flexible y a aquellas empresas dispuestas a ofrecérselo?

Cualquier mujer que quiera ser parte de SheWorks! debe registrarse en nuestra web:  www.wheresheworks.com y completar su perfil. Es súper importante que incluya su experiencia, habilidades y un portafolio de trabajos que haya realizado. 

Cuando el perfil es aprobado por nuestro equipo, forma parte de nuestra nube de talento para ser considerado por nuestros clientes. Si una compañía necesita una experta para un proyecto o para incorporar por horas, se pone en contacto con nosotros y nuestro equipo busca a las candidatas más idóneas para la posición para entrevistarlas y así incorporar talento de cualquier parte. 

¿Qué otros servicios ofrecéis en SheWorks?

Entrenamos a miles de mujeres a través de SheWorks! Academy, nuestra academia global que promueve habilidades en tecnología y liderazgo. Con este objetivo nos aliamos con compañías como Facebook, SAP, Microsoft, Cisco Systems y Google. 

SheWorks! Academy es una plataforma de aprendizaje por Internet para que las mujeres puedan desarrollarse en habilidades que no tienen, de manera costo-efectivas y en poco tiempo. 

Una vez que los cursos son completados, testeamos y evaluamos el conocimiento. Si los exámenes son aprobados, reciben una estampa digital que pueden compartir con cualquier empleador o agregarla en su currículum. 

Hoy las habilidades son más importantes que los títulos universitarios y es por eso que buscamos formar mujeres y luego insertarlas en el mercado a través de SheWorks!. 

¿Con qué partners os habéis asociado?

Tenemos una alianza estratégica con EY Women Fast Forward para generar 100.000 oportunidades laborales y generar desarrollo económico de las mujeres de todo el mundo. 

Con Everis en Colombia tenemos un acuerdo para llevar transformación digital en el mundo del trabajo que ayudarán a las compañías a escalar sus negocios aprovechando el “Cloudsourcing” y a gestionar el talento en la nube. 

Everis trabaja con SENA (Servicio Nacional de Aprendizaje en Colombia), un proyecto para cerrar la brecha de talento en el desarrollo del software en Colombia. Con estas nubes de talento, los graduados potenciarán sus oportunidades laborales localmente e internacionalmente. 

Con el BID en Guatemala trabajamos en un proyecto para entrenar a miles de mujeres a través de SheWorks! Academy y luego insertarlas en el mercado laboral a través de nuestra plataforma que conecta el talento con las oportunidades. 

Otro acuerdo muy interesante que tenemos es con TeleworkSaudi, en Arabia Saudita. Este programa es parte de SaudiVision2030, y busca generar oportunidades de empleo para mujeres en el reino. Allí las mujeres pueden trabajar en lugares donde haya solamente mujeres con algunas excepciones, pero con SheWorks! esas mujeres pueden teletrabajar y desarrollarse profesionalmente en sus carreras. 

¿Con qué barreras os estáis encontrando?

Algunas compañías todavía se manejan con esquemas de trabajo de 9 a 5 y temen perder el control de las tareas y proyectos con una fuerza de trabajo remota. Contar con tecnología que permita la gestión transparente y colaborativa de equipos distribuidos es esencial para cambiar este paradigma. También es necesario implementar procesos y políticas que acompañen este cambio de modelo y el cambio cultural.

SheWorks! cuenta con herramientas para manejar equipos distribuidos, nuestra solución TransparentBusiness resuelve tres desafíos asociados al teletrabajo o trabajo remoto, que son la confianza, la coordinación de equipos remotos y el compromiso o habilidad de verificar el trabajo.

Silvina, tienes mucha experiencia en el mundo tecnológico. A tu juicio, ¿ha dejado Silicon Valley de ser machista? ¿Qué es necesario para que se destierren ciertos comportamientos?

No diría que Silicon Valley es machista pero que la mayoría de emprendimientos tecnológicos son liderados por hombres, es una realidad. 

Hay muy pocas mujeres que inician emprendimientos de alto impacto y de alta escala, esto tiene que ver con que culturalmente las mujeres somos más propensas a desarrollar emprendimientos vinculados con educación, belleza, moda, producción de cosméticos y no compañías de alta tecnología que son las que en general existen en Silicon Valley. 

Otro punto importante es que el acceso a capital para construir empresas de alto impacto y gran escala es limitado para las mujeres.

Muchas veces las mujeres nos condicionamos psicológicamente y cuestionamos nuestra capacidad de adquirir capital en escala. En general las mujeres somos más propensas a pedir créditos antes que inversión en muchos casos y es por eso que es muy difícil que construyan empresas con capital de riesgo. 

Que las empresas que reciben capital de VCs sean tan pocas no se explica únicamente porque la mayoría de los VCs son hombres. La realidad es que no son 50 mujeres y 50 hombres pidiendo capital riesgo. Son muy pocas las mujeres que eligen el camino de la financiación vía capital riesgo, que tiene expectativas de crecimiento y retorno en la compañía que son bien agresivas. 

Esto hace que, al ser mayor cantidad de hombres, haya un bias inconsciente sobre el tipo de negocios en los que las mujeres se desarrollan, basados en el aprendizaje práctico de lo que son las mayorías. 

Esto se puede cambiar si se logra mayor visibilidad de los datos cuando las compañías son manejadas por mujeres. El retorno que se tiene es sumamente positivo y en muchos casos es mayor. Algunas estadísticas muestran que consiguen un 28% más de retorno de la inversión en profit. Pero también sería necesario que haya más mujeres a la hora de decidir en inversiones o más hombres que no tengan un bias inconsciente, que inviertan en mujeres. 

En mi caso en particular la mayoría de mis inversores han sido hombres. Creo que la clave también está en construir equipos diversos. Si una mujer tiene un partner hombre, tiene muchas más oportunidades, no solamente para sumar distintos puntos de vista, sino también de poder balancear esa predisposición que se tiene en el mercado que hace pensar que las mujeres no están completamente comprometidas o que no tienen la visión o la energía o la aversión al riesgo para lograr grandes empresas. 

¿Crees que parte del problema está en la escasez de mujeres en las firmas de capital riesgo?

Es muy difícil hacer una generalización en relación a esto. Sí, sería genial que haya más mujeres como inversores, pero lo que creo aún mejor es que haya hombres que puedan ver negocios sin un bias o un preconcepto basado en el género. 

¿Aún quedan muchos Harvey Wenstein o Dave McClure por salir a la luz en la industria TIC?

Creo que en la medida en que quedan claras para ambas partes qué es aceptable y qué no, y que las mujeres se sientan cómodas al poner límites y puntos claros, los acercamientos no apropiados van a ser menores porque se reducirá la sensación de impunidad. También requiere de las mujeres una actitud más asertiva y sin sentir vergüenza por denunciar si sientes que no has sido tratada con respeto y una acción rápida e inmediata. 

¿Cuántas usuarias tiene actualmente SheWorks? ¿De qué países pertenece la mayoría?

Tenemos más de 20.000 mujeres en la plataforma. Los países con más participación son México, Argentina y Brasil.

Tenemos representación de españolas, pero queremos que sean más quienes puedan aprovechar esta oportunidad de desarrollar sus carreras con un trabajo que les permita estar con sus seres queridos. Trabajamos en alianzas estratégicas para representar a miles de españolas a través de SheWorks! y próximamente haremos el lanzamiento oficial para reclutar a más mujeres. 

¿Cuál es tu opinión sobre el ecosistema emprendedor español y nuestras emprendedoras?

Hay emprendedoras ejecutivas en tecnología maravillosas como Laura González Estefani, la ex ejecutiva de Facebook que creó un fondo de inversión y una aceleradora que se llama The Venture City que está transformando los ecosistemas de emprendimiento no solamente en España sino también en Estados Unidos. 

España cuenta una de las aceleradoras más potentes para emprendedores tecnológicos, Wayra, que no sólo invierte en startups sino que también pone a disposición toda la red de Telefónica para ofrecer las soluciones digitales. También existen iniciativas como Endeavor que cultivan oportunidades para emprendedores y emprendedoras. 

La cantidad de mujeres en emprendimientos de alto impacto es menor por muchas razones. Una razón quizás es el acceso a capital de riesgo y otra también es que hay menos mujeres que toman -por una predisposición genérica-, la aversión al riesgo y desafíos de construir empresas muy grandes. El camino es super duro y no es para todo el mundo.

Este año en IN3 conocí a Pepita Marín, CEO y cofundadora de WeAreKnitters, también emprendedora Endeavor, y a Laura Urquizu, Fundadora de RedPoints. Juntas participamos en un panel sobre emprendedores que triunfaron en Estados Unidos, liderado por Miguel Arias, Director Global de Emprendimiento de Telefónica. 

Las mujeres emprendedoras somos menos y creo que la combinación de temas personales y de estilo que tenemos las mujeres, más las dificultades de acceso a capital de riesgo, son las limitaciones principales.

¿Qué podemos esperar de la plataforma en el futuro?

Esperamos crecer de manera exponencial a través de la escalabilidad que tenemos con alianzas estratégicas con compañías y gobiernos, como la que tenemos con EY Women Fast Forward para generar 100.000 oportunidades laborales para mujeres. 

Lanzaremos nuevas funcionalidades de SheWorks! Academy para proponer más cursos personalizados de acuerdo con cada perfil. Trabajar en la empleabilidad y hacer un camino de aprendizaje. De esta manera, proponer cursos según las habilidades más fuertes, demandas del mercado y los cursos que tenemos disponibles. También vamos a certificar en “Cloudworking” o Trabajo remoto. 

En este articulo: Tendencias Tecnología RRHH

Iniciar sesión 0 Comentarios
cargando