elPeriódico economía

Lunes, 14 de octubre del 2019

Economyz

Esta app nos echa una mano en el cuidado de nuestros mayores

Safe365 es una aplicación móvil que nos permite saber, entre otras cuestiones, dónde está en cada momento el familiar que tenemos que cuidar. Así, podremos estar más tranquilos y conocer, incluso, si se está tomando su medicación

Guillem Viladomat, CEO de Safe365

Guillem Viladomat, CEO de Safe365 // Cedida

Innovadores

INNOVADORES

Fran Leal

Fran Leal

El desarrollo tecnológico no solo aporta infinidad de oportunidades en los negocios. También puede emplearse para cubrir necesidades de índole social, como es el cuidado de nuestros mayores. Además, este asunto no es baladí, dado que la tendencia demográfica apunta a poblaciones cada vez más envejecidas.

Este es caso de la aplicación móvil Safe365, que ya ha superado el millón de descargas, con unas 15.000 cada día. Se trata de una app de teleasistencia gratuita que permite saber dónde está en cada momento el familiar con el que estamos conectados.

Solución a una necesidad social

Para conocer por qué surgió el proyecto, hemos charlado con Guillem Viladomat, CEO de Safe365. La app se idea para dar solución a un problema estructural que no solo tenemos en nuestro país, sino que alcanza al resto del planeta: “Las soluciones existentes de teleasistencia no son accesibles para todo el mundo”, afirma Viladomat. Según nos cuenta, este hecho responde a una doble vertiente:

  • Por un lado, el estructural, ya que solo hay residencias y cuidadores para menos del 10 por ciento de la sociedad española de más de 70 años.
  • Por otro, existen barreras económicas, pues no todo el mundo se puede gastar más de 2.000 euros al mes por cada familiar que necesite asistencia.

Lo más preocupante es que, como decíamos, el envejecimiento acelerado de la población va a agravar este problema. “En los próximos años, esto será dramático. En los próximos 20 años, la población de más de 65 años se va a triplicar”, afirma el CEO de la compañía. Además, hay que tener en cuenta que habrá menos cuidadores (porque habrá menos gente joven), y en cuanto a las residencias, “si no hay camas hoy día ni para el 10 por ciento, imagínate cuando se triplique esta población”, plantea Viladomat.

Estas son las razones que les hizo pensar en el diseño de una app que ayude a que las personas mayores estén conectadas con sus familiares, y que sean estos los que cuiden de ellos, mejorando “tanto la seguridad de los mayores como la tranquilidad de sus familiares”, sostiene.

¿Qué podemos controlar?

A través de la app, se puede saber en todo momento dónde se encuentra la persona que controlamos. También nos avisa cuándo entra o sale de casa, puede comunicarse con nosotros a través de emoticonos para transmitir cómo se encuentra, podemos programar la toma de sus medicinas (y que marque con un check cuando las toma)... En definitiva, llevar un control exhaustivo de sus rutinas, incluidas las relacionadas con la salud.

Por otra parte, cuenta con un sistema de emergencia que, tras accionarlo, envía una señal al 112 con las coordenadas de la persona en peligro. Incluso, podemos saber si algo no marcha bien, dependiendo del tiempo que ha transcurrido desde la última vez que la persona ha tocado el móvil. Con ello, podremos anticiparnos y evitar, quizás, alguna desgracia. Para lograr todo esto, la app se basa sobre todo en “el acelerómetro y el GPS del teléfono”, confiesa Viladomat.

Esta app llega incluso a salvar vidas. El caso con mayor repercusión es el de una señora gallega que había salido a pasear junto a su perro por el Monte Blanco (A Coruña) y se perdió en la vuelta a casa. Fue entonces cuando envió la alerta al 112 y pudieron saber dónde estaba exactamente y fue rescatada por la Guardia Civil, con unas condiciones muy complicadas que les obligó a esperar al amanecer para volver a casa.

No obstante, Viladomat afirma que este caso es el más sonado, pero ni mucho menos el único en el que su aplicación ha sido de gran utilidad para alguien en apuros: “Casi cada día, tenemos una familia que encuentra a alguien que había desaparecido”.

Buena acogida y numerosas descargas

Por buscar algún inconveniente, hemos preguntado al CEO de la compañía si existe la posibilidad de emplear la aplicación para hacer un mal uso en cuanto al seguimiento de personas. Pero Viladomat ha sido muy claro: “La otra persona tiene que dar el consentimiento; se tiene que descargar una aplicación, aceptar unos términos y condiciones, y aceptar que la otra persona sepa dónde está. Al final, nosotros ponemos todas las trabas posibles para que no existan malos usos. Gente mala, claro que hay, pero hay aplicaciones que están diseñadas a propósito para ello”. 

El éxito de la aplicación es innegable, con más de 1 millón de usuarios únicos cada mes, según su CEO. Y no solo en España, donde tiene el 50 por ciento de los usuarios, sino también en EEUU (10 por ciento) y el resto del mundo (40 por ciento). Como solución de teleasistencia, su impacto está siendo muy importante: “Si sumamos toda la gente que tiene cuidadores, que vive en residencias o que utiliza el botón del pánico de la Cruz Roja, no llega al número de usuarios de Safe365”, sostiene Viladomat.

Hasta el día de hoy, no están monetizando la aplicación, que ha gozado del apoyo del fondo de inversión luxemburgués Mangrove Capital Partners. “De momento, es todo inversión privada y nosotros estamos centrados en crear producto”, concluye Viladomat.

En este articulo: APPs Tendencias Tecnología

Iniciar sesión 0 Comentarios
cargando