elPeriódico economía

Lunes, 09 de diciembre del 2019

Economyz

Ayudame3D, la iniciativa que crea prótesis con impresoras 3D para cualquiera que las necesite en el planeta

Su fundador, Guillermo Martínez, ha sido el primer español en ser premiado en el Foro Mundial de la Juventud de Egipto

La historia de Ayúdame3D comenzó con un viaje

La historia de Ayúdame3D comenzó con un viaje // Cedida

Innovadores

PROYECTOS SOCIALES

Alberto Payo

Alberto Payo

Todo empezó con un viaje, como empiezan muchas buenas historias. Tras finalizar su grado en Ingeniería en Organización Industrial Guillermo Martínez Gauna-Vivas empezó a explorar con la impresión 3D, adquiriendo su propia impresora. Buscando mucho, se topó con archivos de prótesis y empezó a imprimirlos, con la vocación de aprender. Comenzó a ver cómo funcionaban, cómo se podían mejorar, etc y decidió que en su mano estaba ofrecérselas a quien las requería.   

“A los pocos meses me iba a un voluntariado en un orfanato de Kenia y decidí unir estos dos conceptos, ya que me habían comentado que en la zona había gente que necesitaba este tipo de brazo. En mi viaje le entregué esta ayuda a cinco personas que necesitaban tanto diseños ya existentes como unos nuevos que tuve que diseñar, ya que no existía nada parecido, exactamente un brazo mecánico para un par de personas sin codo”, relata el emprendedor para BYZness.

Esos primeros brazos que Guillermo había diseñado funcionaban perfectamente y eso le motivó para continuar. A su regreso a Madrid creó la asociación Ayudame3D.org para proporcionar “esta ayuda gratuita a cualquier persona del mundo que lo necesitase”. Esto fue hace menos de dos años y desde entonces la firma ha entregado más de un centenar de ‘trésdesis’ -como ellos denomina a sus brazos impresos en 3D- en 14 países diferentes. Aunque trabajan en todos los continentes, la mayor demanda la notan en países de África y Asia.

Para lograr este alcance internacional ha sido fundamental contar el apoyo de las ONGs y entidades sociales. “Son ellas quienes encuentran a personas que lo necesitan por todo el mundo. Nosotros les formamos para que sepan como captar, tomar medidas, hacer las fotos y vídeos necesarios para que así podamos saber exactamente qué trésdesis realizar”, explica el fundador de Ayudame3D, quien también reconoce que el empujón que han recibido por parte de la prensa y en las redes sociales “ha hecho que el proyecto crezca y llegue a cualquier parte del mundo”. 

Una red de makers con impresoras 3D

En este momento la asociación cuenta con 25 colaboradores (o ‘helpers 3D’, como ellos los llaman) que se encargan de fabricar las prótesis con sus impresoras 3D. Aunque esperan que la cifra se triplique a finales de año. Cualquiera que lo desee puede sumarse a su red, siempre y cuando tenga experiencia en impresión 3D y posea una impresora con unas características específicas. 

Además, la iniciativa también se apoya en empresas y organizaciones que realizan la producción de prótesis como parte de sus programas de Responsabilidad Social Corporativa. 

El procedimiento habitual es que, tras recibir la información de cada ONG o entidad social, Ayudame3D le pasa a sus colaboradores las medidas y el tipo de brazo que deben hacer y estos se encargan de fabricarlo y montarlo. 

Por el momento Ayudame3D proporciona únicamente miembros superiores. Actualmente cuentan con tres trésdesis estándar que cubrirían la mayoría de las necesidades que se solicitan. “Siempre intentamos crear nuevos desarrollos para ayudar a cuantas más personas mejor. No sabemos todo lo que podremos hacer en el futuro, pero siempre será si tenemos el equipo profesional adecuado”, señala Martínez.

El apoyo de las entidades sociales también es fundamental para realizar las entregas, “para que sepamos exactamente dónde las enviamos y que hay una persona receptora concreta”. No obstante, no solo trabajan en países extranjeros, sino también en nuestro país. “En España hemos tenido muchos casos y seguimos teniendo. Como decía, esto es para cualquier persona que lo necesite, da igual el sitio en el que nazca (como debería ser todo)”, insiste.

Financiación y posibles resistencias

A priori, y desde fuera, un proyecto como el de Ayudame3D puede parecer que revienta el negocio a los fabricantes de prótesis o compañías de productos ortopédicos, artículos que, por cierto, no son nada económicos. Sin embargo, Martínez señala que no han notado resistencia por parte de estas compañías respecto a su iniciativa. De hecho, cuenta que “a veces incluso colaboran con nosotros”. 

“Lo nuestro no son prótesis, son trésdesis, una ayuda para personas que en la vida podrían permitirse algo mejor. Si alguien puede permitirse una prótesis en nuestra experiencia nos damos cuenta de que nunca acuden a Ayúdame3D. Además, nos alegramos por ello, así nosotros podemos centrarnos en quien realmente lo necesita”, aclara. 

Las trésdesis se ofrecen a quienes las requieren de manera totalmente gratuita, sin embargo, tienen un coste que se traduce en el esfuerzo, material y tiempo que las personas usan para fabricarlas. A ello se sumarían los gastos de transporte. “Nos gastamos muchísimo dinero en envíos y ahí es donde siempre es necesaria la ayuda de cualquier persona que quiera colaborar a través de nuestros botes online”, recuerda el emprendedor.

Ayudame3D se financia mediante donaciones y a través de un programa de patrocinios empresariales. Martínez destaca igualmente que “la cooperación con entidades sociales y la difusión del proyecto en colegios, instituciones y empresas es un punto clave” para su crecimiento.

Con tan solo 25 años, Guillermo ha sido reconocido por Business Insider como uno de los 23 jóvenes Under 35 llamados a liderar la revolución tecnológica. Además, su defensa de la responsabilidad social que tiene la tecnología, lo ha llevado a ser premiado en el World Youth Forum de Egipto, siendo el único español que ha recibido este galardón. 

Iniciar sesión 0 Comentarios
cargando