elPeriódico economía

Sábado, 21 de septiembre del 2019

Economyz

Más de la mitad de los empleados, felices en su trabajo

El 52 por ciento de los trabajadores así lo afirma. Además, la visión del futuro laboral es más positiva de lo que se podría pensar, en base a los cambios y novedades tecnológicas que están dando un vuelco al entorno en el que nos hemos movido hasta ahora

Los trabajadores son optimistas de cara al futuro laboral

Los trabajadores son optimistas de cara al futuro laboral // Brooke Cagle (unsplash)

Innovadores

EMPLEO

Fran Leal

Fran Leal

El futuro del trabajo está en boca de todos. Vivimos en un contexto dominado por unos cambios constantes y una velocidad de vértigo. El resultado es que nos movemos en entornos VUCA (dominados por la volatilidad, la incertidumbre, la complejidad y la ambigüedad). Y esta situación no todas las personas la gestionamos del mismo modo.

Esta incertidumbre, unida al impacto del desarrollo tecnológico, está provocando cierto temor respecto al futuro del trabajo, sobre todo por la adaptación a este nuevo ecosistema, que exige formación continua y adoptar una posición proactiva.

El trabajador está contento

Para evaluar la percepción que tienen los empleados, Boston Consulting Group y Harvard Business School han llevado a cabo el estudio Future positive: how companies can tap into employee optimism to navigate tomorrow’s workplace. El trabajo engloba la opinión de 6.500 líderes empresariales, así como de 11.000 empleados middle-skill (sin formación universitaria).

Las principales conclusiones, en relación a la visión que tienen los trabajadores, nos dicen que el 52 por ciento está feliz en su trabajo. Este ranking lo lideran los empleados suecos, con un 66 por ciento, seguidos de los estadounidenses (64 por ciento).

Además, en cuanto a la evolución de la situación laboral, el 45 por ciento a nivel global se muestra satisfecho y considera que su situación en el último lustro ha mejorado.

El empresario, más temeroso

Por su parte, los líderes empresariales no revelan tan buenas sensaciones. De hecho, el 39 por ciento de los encuestados asegura que la falta de empleados con nuevos conocimientos ya está impactando en sus organizaciones. Y casi el 30 por ciento señala como escollo para adaptarse al futuro el temor por parte de los trabajadores al cambio.

Entre las claves de cara al futuro, los empresarios apuntan que es imprescindible abordar el desarrollo y la formación de la fuerza laboral (30 por ciento), así como los cambios repentinos en las necesidades de los clientes (27 por ciento) o las expectativas de los empleados en relación a la flexibilidad horaria (27 por ciento).

Optimismo hacia el futuro

Lejos de esa visión temerosa de los empresarios, los empleados son más optimistas y consideran que los cambios y las novedades tecnológicas traerán un efecto positivo.

Más concretamente, el 45 por ciento de los empleados opina que los salarios mejorarán por los cambios que se vivirán en el lugar de trabajo. Y la tecnología impactará de manera positiva en el futuro laboral, según el 61 por ciento de los encuestados.

Otro de los datos que revela el estudio es el hecho de que tanto unos como otros no consideran el impacto de la tecnología como algo prioritario.

El empleado, responsable de su futuro

Con vistas a la innegociable adaptación al nuevo contexto laboral, parece que los trabajadores están más que concienciados, como refleja que el 75 por ciento afirme que probable o definitivamente se tendrá que preparar para adecuarse a las tendencias futuras.

En cuanto a los agentes involucrados en este reciclaje y preparación para el futuro, la mayor parte de los empleados, a nivel global, considera que es él mismo el máximo responsable de llevar a buen puerto la adaptación (46 por ciento). Mientras, el 20 por ciento responsabiliza a los gobiernos y un 19 por ciento cree que son las empresas las que deben liderar este proceso.

A nivel nacional, los españoles no se alejan mucho de los resultados generales, pues aquellos que se consideran ellos mismos los encargados de llevar a cabo la tarea alcanzan el 44 por ciento. El 26 por ciento apunta a los gobiernos y el 20 por ciento a las compañías.

De todos los países analizados, los que dan más peso al individuo son EEUU (65), Brasil (62) e Indonesia (59 por ciento). En cambio, quienes más sitúan al gobierno en el foco son los franceses (32), los españoles (26) y los suecos (23 por ciento). Por último, quienes más reclaman a las empresas llevar el timón son los franceses (28), los alemanes (26) y los japoneses y británicos (ambos con el 23 por ciento).

Iniciar sesión 0 Comentarios
cargando