elPeriódico economía

Domingo, 17 de noviembre del 2019

Economyz

"Para acabar con la reventa primero hay que acabar con las entradas en papel"

La reventa de entradas es una industria que mueve millones de euros, pero ¿existe alguna forma de acabar con este negocio que solo lucra a algunos? Jorge Díaz y la startup de la que es cofundador y CEO, Tracer, tienen este objetivo

"Para acabar con la reventa primero hay que acabar con las entradas en papel"

Marc-Olivier Paquin (Unsplash)

Innovadores

ENTRADAS INTELIGENTES

Lidia Alvarez Byzness

Lidia Álvarez Vellido

Llega ese día tan esperado para muchos fans que es cuando ponen a la venta las entradas para el concierto de sus ídolos. 

Lo curioso es que a los pocos minutos ya se han agotado pero al meterte en algunas de las páginas de reventa sí están disponibles, eso sí, tres veces más caras que su valor inicial. 

¿Por qué ocurre esto?, ¿es legal?, ¿existe alguna forma de resolver esta situación?

Un estudio publicado por Ticketea revelaba que una de cada tres personas había comprado en algún momento una entrada a través de estas plataformas de reventa, siendo en su mayoría (el 75%) tickets para conciertos de música o festivales.

Tras analizar el precio de 80 espectáculos, el de las entradas de reventa solía ascender una media del 147%.

En concreto, este mundo mueve más de 10.000 millones de euros y muchas de las personas que se han visto obligados a tener que comprar sus entradas por esta forma han pagado tres, cinco y hasta seis veces más que por una entrada oficial.

Así lo explica en una entrevista a BYZness Jorge Díaz, quien tras varios años en Ticketbits, plataforma dedicada a la reventa de entradas, y vivir de cerca este mundo decidió junto a cinco de sus compañeros luchar contra este negocio creando Tracer.

“Vimos dos cosas particulares, en primer lugar la reventa como tal y el negocio que se mueve detrás y, en segundo lugar, la cantidad de transacciones internacionales que se realizaban debido a que no existían sitios oficiales que vendan en todo el mundo”, explica Díaz.

La solución al problema: Un Smart Ticket

En este sentido, Tracer ha llegado con los objetivos claros. Por un lado, dar servicio a todos esos clientes que quieren ir a un evento fuera de su país y que, aunque parezca mentira, les es imposible comprar entradas si no es a través de la reventa. 

“A través de la plataforma HelloTickets damos servicio en 15 países para eventos de Estados Unidos, Londres y en las próximas semanas estarán disponibles algunos partidos de fútbol celebrados en Europa”.

Por otro lado, han creado un Smart Ticket o entrada inteligente, a través de la cual se puede tener un control sobre la entrada, la cual sólo existirá de forma digital en los dispositivos móviles ya que “hasta que no se termine con la entrada en pdf no se acabará con la reventa”.

Gracias al blockchain, los organizadores de los eventos podrán controlas las transferencias que se hacen de la entradas, tener una base de datos de cada venta, así como poner su propia regulación, por lo que en el caso de que una entrada cambie de dueño el club o empresa del evento lo ha permitido.

Un negocio empresarial

La gente se cree que detrás de la reventa hay fans que no han podido ir a los eventos o simplemente quieren lucrarse, “pero no es así”. 

Según explica el cofundador, el 80% de las entradas de reventa pertenecen a empresas, no a particulares

En este sentido, el experto pone como ejemplo los partidos del Real Madrid o Barça, cuyas entradas ya están a la venta en portales dedicados a la reventa hasta para los partidos del mes de mayo de 2020, las cuales no existen aún.

“Esto se denomina venta a corto y ocurre cuando los profesionales de este mundo comienzan a vender entradas que no existen, es decir, ponen a la venta estas entradas, tienen asegurado el dinero y luego tratan de conseguirlas, aunque no siempre ocurre”.

En este sentido, el informe nombrado con anterioridad coincidía con esto, y es que el 78% de los encuestados que adquirieron entradas falsas y no pudieron entrar al evento, no pudieron recuperar el dinero. 

¿Hasta qué punto esto es legal?

Jorge Díaz denuncia la falta de regulación para estas prácticas ya que “casi nunca está fuera de la ley”. Esto sólo ocurriría en el caso de hacerlo en la calle o si la compra de entradas se realiza con ánimo de revenderlas y lucrarse, algo que es para Díaz es muy difícil de demostrar. 

Además, en el caso de las empresas que se dedican a esto, les ampara la Ley de privacidad por lo que tienen el derecho a no identificar ni desvelar los datos de los propietarios de los vendedores, mientras que la venta online es alegal ya que la regulación de la reventa en España data de 1982.

En este sentido, los fundadores de Tracer han comenzado a trabajar con el Ministerio de Cultura, tanto en el gobierno de Mariano Rajoy como en el de Pedro Sánchez para realizar una manera de tener una trazabilidad del recorrido de estas entradas.

“La reventa no es mala”

Con inversores como el vicepresidente de Universal Music o la directora general de Sony Music, Tracer se encuentra a punto de cerrar su segunda ronda de financiación y con el objetivo de ampliar su plantilla.

La startup tiene un gran interés en que la industria cambie de dos maneras; que haya un control mayor y por tanto, incremente su distribución.

La reventa no es mala, sólo hay que hacerlo bien y con control ya que al final no se están lucrando los propietarios, sino los brokers del sector”.

Iniciar sesión 0 Comentarios
cargando