elPeriódico economía

Sábado, 20 de julio del 2019

Economyz

Destinos Turísticos Inteligentes: la tecnología al servicio de los municipios

Esta iniciativa, que parte de la Secretaría de Estado de Turismo, pretende aumentar el atractivo de los destinos de cara a los visitantes, pero también contribuye a una mejora en la calidad de vida de sus propios habitantes

Benidorm, el máximo exponente de los Destinos Turísticos Inteligentes

Benidorm, el máximo exponente de los Destinos Turísticos Inteligentes // Miguel Lorenzo

Innovadores

TURISMO Y TECNOLOGÍA

Fran Leal

Fran Leal

Una de las industrias más potentes, con una contribución al PIB importante en nuestro país, es la turística. Por ello, no es de extrañar que sea en este sector donde más innovación y adaptación estamos viendo respecto a la revolución que supone el desarrollo tecnológico. 

Los hoteles, por ejemplo, son una buena muestra de esta apuesta por estar a la última, con el fin de alinearse con lo que el usuario demanda, a la vez que se aprovecha de todos los beneficios que le brindan estos avances.

Destinos Turísticos Inteligentes (DTI)

Esta carrera de fondo no se limita al sector privado, sino que desde las Administraciones Públicas se está potenciando. De hecho, la Secretaría de Estado de Turismo lidera Destinos Turísticos Inteligentes (DTI), una iniciativa de nivel internacional que pretende “implantar un nuevo modelo de mejora de la competitividad y desarrollo turístico basado en la gobernanza y la corresponsabilidad turística”, como reza en la web del proyecto.

Un DTI se apoya en una infraestructura tecnológica de vanguardia para favorecer la sostenibilidad, la accesibilidad y la integración, para obtener un doble beneficio. Por un parte, mejora la experiencia de quien visita el municipio, pero además redunda en la calidad de vida de sus habitantes. 

Javier Saldaña, director de Innovación de la consultora Ayming, también resalta esa doble vertiente: “Además de ser un gran activo para el turista, también lo es para los ciudadanos del destino”. En su opinión, convertirse en un DTI “no se trata solo de desplegar tecnología que haga ese destino más atractivo, sino que supone cambiar de modelo. Es un cambio de concepto que pretende atender más a las personas, con una oferta de ocio y demás mucho más completa”.

Cómo llegar a ser un DTI

Para convertirse en un DTI, lo primero que tienen que hacer los municipios es hacer un diagnóstico integral, “con el que se diseña un plan de acción que se integra con la propia estrategia del destino para su transformación en DTI”, explican desde la Secretaría de Turismo.

El análisis de esta primera fase se centra en 5 ejes (gobernanza, tecnología, innovación, accesibilidad y sostenibilidad), para poder pasar al siguiente estadio, en el que el destino puede obtener el sello de Destino Turístico Inteligente y seguir avanzando en esta iniciativa y adaptarse a los “retos y transformaciones” que estos tiempos tan frenéticos demandan.

En todo este proceso, lo fundamental es “la predisposición de los municipios a lanzarse a la iniciativa”, sostiene Saldaña, que además señala el papel que desempeña el sector público: “Mucho de todo esto parte de la Administración Pública, que es la que está dotando de las infraestructuras, donde luego las empresas pueden ofrecer sus servicios”.

Focos de atracción

Son muchos los aspectos que se pueden abordar con vistas a mejorar los servicios que se ofrecen a los habitantes y visitantes de un municipio. Desde Ayming, subrayan cuatro de ellos, en los que existe una serie de tecnologías que están ayudando a hacerlo con éxito:

  • Cultura y patrimonio. Llegar a un destino y conocer su historia e idiosincrasia es uno de los grandes atractivos para el turista. Al respecto, la realidad aumentada o la realidad virtual suponen un paso más que las ya tradicionales audioguías.
  • Sanidad. Aportar información climatológica y de los centros de salud o farmacia a los que acudir en caso de necesidad supone un extra de seguridad para quienes visitan un destino, que cuenta con esa referencia gracias a sistemas de geolocalización o apps.
  • Seguridad. Poder hacer una denuncia electrónica puede suponer un gran paso para resolver algún altercado, por la inmediatez que aporta. Además, también se están desarrollando sistemas para controlar y sensorizar zonas con aglomeraciones, lo que redunda en un mayor control ante posibles robos o incidentes de todo tipo.
  • Movilidad, urbanismo y conexión. Moverse por las ciudades (ya sea en transporte público, coche o a pie) ya no es como en otras épocas. Ahora, la tecnología es un verdadero apoyo a la hora de encontrar un sitio, recorrer el centro histórico o conocer el tráfico. Por ello, es fundamental una red wifi rápida y segura que facilite todas estas labores.

Casos de éxito

Si hay un municipio que ha dado un verdadero vuelco a su concepción de destino turístico ha sido Benidorm. No obstante, Saldaña afirma que, aunque la localidad alicantina sea el mejor exponente de este proyecto, también existen muchos otros municipios de diverso tamaño.

Desde ciudades de envergadura como Santander, San Sebastián o Palma de Mallorca, hasta municipios más modestos, como Avilés, Monfragüe o Noja. En la propia web de la iniciativa se pueden consultar todos y cada uno de ellos, así como los desarrollos que han llevado a cabo.

Iniciar sesión 0 Comentarios
cargando