elPeriódico economía

Lunes, 23 de septiembre del 2019

Economyz

"Las empresas en España deben transformar su mentalidad, antes de que puedan transformar su negocio"

Monica Alonso y Piero Poli son los fundadores de la consultora de transformación Alonso Poli. En esta entrevista, nos cuentan cuál es la situación en nuestro país en relación a la transformación y cuáles son algunos de los errores más comunes

Los fundadores de Alonso Poli, Monica Alonso y Piero Poli

Los fundadores de Alonso Poli, Monica Alonso y Piero Poli // Cedida

Innovadores

ENTREVISTA MONICA ALONSO Y PIERO POLI

Fran Leal

Fran Leal

La adaptación de las empresas al nuevo mundo, donde predomina la rapidez y los cambios constantes, no es homogénea y alberga muchas dudas y pasos en falso dentro de las compañías. Para ahondar en esta cuestión y en cómo se pueden evitar los errores más frecuentes, hemos charlado con Monica Alonso y Piero Poli, fundadores de la consultora de transformación Alonso Poli.              

Desde diferentes asociaciones se hace hincapié en que la velocidad de la transformación en las compañías no es el idóneo. ¿Cuál es el panorama real en nuestro país respecto a la transformación?

Piero Poli. Hay dos aspectos a tener en cuenta. En primer lugar, España ha invertido y ha avanzado rápidamente en la implementación de infraestructuras digitales en todo el país en los últimos años. Por ejemplo, en España hay más ciudadanos que tienen fibra en casa que países como el Reino Unido y Alemania. Los ciudadanos españoles también están fuertemente conectados y cada vez están más acostumbrados a integrar la tecnología en sus vidas. 

En segundo lugar, las empresas españolas deben invertir mucho más en personas y enfoques cuando se trata de capitalizar y transformar sus negocios a través de canales digitales. El número de Chief Digital o Transformation Officers en las empresas españolas es inferior al de muchos países europeos; el uso de las tecnologías para permitir la transformación (es decir, servicios en la nube) debe mejorar, y las habilidades y capacidades digitales generales de muchos empleados en España también deben aumentar. Las empresas en España deben transformar su mentalidad, antes de que puedan transformar su negocio.

Y dentro del nuevo contexto global y digital que impera, ¿cuáles son los elementos que más influyen a la hora de desarrollar este proceso con éxito?

Monica Alonso. Si solo pudiéramos elegir uno, siempre sería el liderazgo, impulsado por una fuerte visión. En cualquier momento de la historia, cuando se enfrentan grandes cambios, siempre se lograba a través del esfuerzo y la creencia de un pequeño grupo de personas, o un líder visionario. Las personas se confunden con el cambio, temen la digitalización y finalmente están cansadas de necesitar transformarse todo el tiempo. Sólo un liderazgo fuerte y claro puede superar estos procesos.

Las compañías cada vez son más conscientes de que es una obligación llevar a cabo este proceso de adaptación. Pero la necesidad de hacerlo rápido, ¿no puede añadir una dosis de precipitación al proceso que provoque una mala toma de decisiones?

P. Poli. La transformación puede ser, y esto lo hemos visto en muchas organizaciones, una espada de doble filo. La necesidad inicial y el entusiasmo por la transformación pueden significar que inicialmente muchas personas, recursos y energía se vierten en la transformación. Sin embargo, si los resultados no se ven en el medio plazo, entonces el negocio comienza a tomar malas decisiones para recortar financiamiento, personas y centrarse en la transformación. 

El proceso que una organización atraviesa para transformarse es transformador en sí mismo. Las empresas necesitarán probar y aprender, y seguramente fallarán en varias ocasiones antes de alcanzarlo. Esto requiere focalizarse, liderazgo y coraje.

¿Existen una serie de errores recurrentes en las empresas cuando llevan a cabo este proceso?

M. Alonso. Hemos podido estudiar bastantes casos y hablar con organizaciones a nivel mundial sobre este tema y ​​sí, parece que hay 5 errores bastante habituales en las empresas que están pasando por el proceso de transformación digital. Las llamamos Las 5 disfunciones de la transformación y brevemente se podrían explicar como:

  • Ausencia de una cultura centrada en las personas.
  • Falta de visión de equipo compartida.
  • La resistencia, como resultado de las dos anteriores.
  • Brechas de habilitación. 
  • La fatiga de la transformación. Si las cuatro áreas anteriores no se gestionan, las personas se cansan del cambio constante. Especialmente si no parece estar funcionando.

¿Qué papel juega la digitalización en todo esto?

P. Poli. La digitalización es el factor de impulso más importante de la necesidad de transformación. ¿Por qué? Porque hoy en día la rapidez, la densidad y la imprevisibilidad del cambio (impulsado por la digitalización) es mayor que en cualquier otro momento anterior. Esto será más exponencial a medida que avancemos, especialmente a partir de que las tecnologías como la inteligencia artificial, la robótica o el blockchain se generalicen.

¿Corremos el riesgo de que muchas empresas se queden atrás y no se adapten al nuevo contexto? 

M. Alonso. Sí. Las presiones que impulsan la necesidad de transformación digital solo están aumentando. La naturaleza particular de la economía española es que existe un importante porcentaje de empresas familiares y medianas que podría ser positiva (ya que podría ser más adaptable al cambio) pero, probablemente, será negativa, ya que este tipo de compañías no son demasiado propensas a impulsar el cambio a través de la tecnología y el cambio cultural. En estos negocios puede ser más lento.

Otro factor que entorpece el proceso es la burocracia y el proceso académico para iniciar y lanzar negocios en España, bastante más lenta en comparación con el resto de Europa. Debe haber un entorno mucho más flexible y favorable para los empresarios, ya que la situación actual no respalda la tasa de transformación e innovación requerida.

¿Qué diferencias hay entre una gran empresa y una pyme a la hora de abordar su transformación? ¿Hasta qué punto condicionan los recursos y el tamaño de las compañías?

P. Poli. Esta es una pregunta compleja. Básicamente, los dos factores principales en un negocio que permiten la transformación son voluntad y habilidad (o recursos). Si bien las compañías más grandes pueden tener los recursos para cambiar, conducir ese cambio de transformación continuamente a través de diferentes equipos y niveles en una organización, si no es liderado por ejecutivos senior, puede matar rápidamente la buena disposición.

Por otro lado, en las pymes, la emoción y la voluntad de cambiar pueden ser muy altas, ya que están más cerca de los clientes y la tecnología, pero, sin el liderazgo adecuado, podrían quedarse sin recursos para permitir una transformación exitosa.

Iniciar sesión 0 Comentarios
cargando