elPeriódico economía

Jueves, 14 de noviembre del 2019

Economyz

Si vas a usar las redes sociales en el trabajo, apunta estos consejos

Nueve de cada diez empleados en España confiesan que acceden a Internet para realizar gestiones personales en el trabajo. Mantener a un lado la vida personal de la profesional en ocasiones es difícil sobre todo cuando hablamos de las redes sociales

Los trabajadores utilizan cada vez más las redes sociales

Los trabajadores utilizan cada vez más las redes sociales // Pixabay

Innovadores

SOCIAL MEDIA

nora-benito-bn

Nora Benito

Nueve de cada diez empleados en España acceden a Internet desde el trabajo para realizar gestiones personales. Separar vida laboral y profesional puede ser difícil, y más cuando hablamos de las redes sociales.

Bien sea por temor a represalias, para evitar que la empresa pueda llegar a pensar que no están siendo lo suficientemente productivos o sortear equiparaciones entre compañeros, el 69% de los empleados en España oculta la actividad de las redes sociales a su jefe y el 63% opta por no mostrársela tampoco a sus compañeros, según se desprende del Informe Global sobre la Privacidad de Kaspersky Lab.  

Muchos trabajadores estiman sus acciones en redes sociales menos privadas al compartirla con los compañeros, pero no con el jefe. Perjudicar la imagen de la empresa o que se llegue a monitorizar la actividad en las perfiles sociales de los trabajadores son algunos de los motivos que llevan a los empleados a ser esquivos a la hora de mostrar su ocupación en las redes.

Según Alberto Chinchilla, director del Posgrado en Comunicación Digital & Gestión de Crisis en Inesdi Digital Business School y fundador y director de be shared, si se consultan las redes sociales en el trabajo, es necesario graduar los tiempos que le dedicamos. “Lo interesante es entrar en Linkedin, por ejemplo, a primera hora de la mañana; en Twitter al mediodía, y a última hora de la tarde volver a entrar en estas dos redes sociales. Es mejor acceder a Instagram, Facebook o Pinterest fuera del horario laboral”, confirma.

Tal y como indica este experto en comunicación digital, las “líneas rojas” que no se deben atravesar pasan por comentarios subidos de tono o posicionamientos en las redes sociales en las que tenemos vinculado el perfil corporativo de la empresa. Para remitir los efectos que tiene que los empleados utilicen las redes sociales, Alberto Chinchilla aconseja que las empresas cuenten con un código ético para un uso responsable, sobre todo de canales como LinkedIn o Twitter. “Hoy en día, aquello que publica un perfil profesional de una empresa a través de las redes sociales afecta positiva o negativamente a la reputación global de la marca”, recalca.  

Además, según el citado informe, un 39% de los encuestados no quiere que su jefe lea el contenido de sus mensajes o emails, un porcentaje aún mayor si hablamos de los franceses (48%) o italianos (43%), quienes son más recelosos de su intimidad.

Al mismo tiempo que los trabajadores deben ser responsables, las empresas deben alinear su comunicación en todos los canales, por lo que ya muchas de ellas cuentan con códigos de conducta para que los empleados sigan las pautas establecidas en los perfiles sociales. “Las redes sociales no dejan de ser un reflejo del espíritu, mentalidad y forma de ser de la empresa y por ello deben respetar y abogar por los mismos principios que la empresa matriz. Un código de conducta que se mantenga alineado a través de las acciones que lleva a cabo la empresa y su comunicación en las redes sociales es la apuesta más segura para una compañía”, añade Javier Fernández, responsable de comunicación de Kschool.   

USAR LAS REDES SOCIALES EN EL TRABAJO: CONSEJOS

Si vas a usar las redes sociales en el trabajo Kaspersky Lab ofrece una serie de recomendaciones para aquellos trabajadores que utilicen las redes sociales durante la jornada laboral:

  • En las redes sociales, como en el mundo offline, no hay que amenazar ni discriminar a compañeros, competidores o clientes.
  • Ante la duda, no publiques nada que pueda ser ofensivo o de ámbito privado.
  • No publiques fotos de otros trabajadores, proveedores o clientes sin tener una autorización escrita.
  • Procura divertirte. “Estamos en el siglo XXI. Deja a un lado los mensajes anquilosados y aburridos y pon a trabajar la imaginación. No debemos olvidar que lo divertido de las redes sociales es su espontaneidad y cercanía con el usuario. Cada segundo se publican millones de mensajes en la redes sociales y si no somos originales y divertidos probablemente pasaremos sin pena ni gloria por los timeline de los usuarios”, recomienda Fernández.

“Es sorprendente ver cómo en Twitter algunos perfiles que en su biografía insertan el @ de la organización en la que están desarrollando su carrera profesional, lanzan improperios a unos y otros. O aquellos perfiles que se dedican a boicotear a todas aquellas marcas comerciales que se acercan a ellos. Cuando uno quiere lanzar un mensaje subido de tono a una marca debería usar los mensajes directos, y no dejar en público ese tipo de comentarios”, recomienda Alberto Chinchilla.

“Hay muchas formas de salir airoso de una situación comprometida sin tener nunca que faltar el respeto al otro usuario”, concluye Javier Fernández.

Iniciar sesión 0 Comentarios
cargando