elPeriódico economía

Martes, 15 de octubre del 2019

Economyz

¿Cómo transforma la domótica nuestro día a día en casa?

El frigorífico, el ventilador o un simple enchufe. La conectividad con que cuentan los diferentes elementos de nuestra vivienda está modificando nuestra manera de comportarnos, y aún irá a más

La domótica está modificando nuestro comportamiento en casa.

La domótica está modificando nuestro comportamiento en casa. // Gerd Altmann / Pixabay

Innovadores

INTELIGENCIA ARTIFICIAL EN EL HOGAR

Fran Leal

Fran Leal

El mundo está cambiando en todos los sentidos (y más que lo va a hacer), en buena parte por culpa del desarrollo e implementación de la Inteligencia Artificial. Si bien conducir un coche, y la movilidad en general, no tendrá nada que ver con lo que supone hacerlo hoy (en un corto-medio plazo), o el mero hecho de ir a nuestro médico de familia pronto será cosa del pasado, también nuestro día a día en casa va a ser difícilmente reconocible. De hecho, este último ámbito está ya viviendo cambios muy importantes gracias a la domótica, que consiste en la utilización de la tecnología para dotar de inteligencia a la vivienda.

Los altavoces inteligentes van entrando en nuestras casas

Según el informe Sociedad Digital en España 2018, de Fundación Telefónica, el pasado año nos conquistó la inteligencia artificial, con un papel muy importante de los asistentes para el hogar. Estos dispositivos nos permiten llevar a cabo multitud de acciones a través de la red sin necesidad de utilizar las manos, lo que marca ya una clara tendencia de cara al futuro más próximo: el protagonismo de la voz.

En nuestra interacción con estos aparatos, que poco a poco se van colando en las casas españolas, ya hemos dado el paso de pedir una canción o preguntar por el tiempo que va a hacer, a llevar un control de diferentes aspectos de la vivienda, como la temperatura regulada por calefacción o aire acondicionado, así como activar o desactivar una alarma. Además, a medida que va pasando el tiempo, cada vez más acciones cotidianas en casa, como subir la persiana, encender la luz o hacer la compra online se pueden llevar a cabo a través de diferentes aparatos interconectados.

En lo que respecta al mercado, el año pasado terminó en nuestro país con cuatro actores en cuanto a modelos de altavoces inteligentes. Los tres primeros serían los comercializados por Amazon (Echo, con Alexa como asistente virtual), Google (Google Home, con Google Assistant) y Apple (HomePod, con Siri prestándonos sus servicios). Estos tres dispositivos nos proporcionan información y nos facilitan diversas acciones, como las que hemos comentado anteriormente. Por último, Movistar lanzó Movistar Home, con su asistente Aura, que permite gestionar los contenidos de Movistar+, hacer llamadas o recomendar series, entre otras funcionalidades.

La domotización no ha hecho más que empezar

De forma paralela a la llegada de los gigantes como Google, Amazon o Apple a nuestras casas, muchas otras compañías están desarrollando sus productos con el punto de mira puesto en que funcionen con estos asistentes para el hogar. Una de estas empresas es Sulion y su director comercial, Antonio Viñuela, confirma esta idea: “Los fabricantes invertimos en I+D para que nuestros productos sean directamente compatibles con estos dispositivos”. De hecho, a finales de marzo presentaron en EFICAM un amplio repertorio de productos compatibles con Alexa y Google Home, como smartplugs (enchufes inteligentes), regletas, bombillas, luminarias, sensores y cámaras de video.

Viñuela comentó que, al fin y al cabo, cuando compramos uno de estos asistentes para nuestra casa solo estamos dando el primer paso para hacer más inteligente nuestra casa, porque se empieza por “cambiar esa bombilla que se funde o incorporando un smartplug en ese aparato que tanto usamos y necesitamos gestionar desde fuera de casa, para luego ir reemplazando electrodomésticos o ir incorporando nuevas posibilidades en nuestro hogar. La domotización no ha hecho más que empezar”, explica Viñuela.

Un asistente o un ‘espía’ en nuestra propia casa

Como ocurre con todas las novedades que estamos viendo con esta ‘revolución’ tecnológica, la llegada de estos asistentes de voz a nuestras casas no está exenta de polémicas. Muchos ya están avisando de que comprar uno de estos dispositivos es como meter a un espía en nuestra propia casa, con acceso a todos nuestros gustos, inquietudes, conversaciones y problemas diarios.

El nivel de preocupación por parte de consumidores y expertos en relación a la privacidad es tan importante que desde las propias compañías que comercializan estos productos buscan que sea posible desconectar el micrófono, por ejemplo, para dar más seguridad a quienes no se fíen. En definitiva, el uso malintencionado de la información no se puede asegurar, pero sí la generación de información y, por tanto, la ciberseguridad vuelve a salir una vez más a la palestra.

Iniciar sesión 0 Comentarios
cargando