elPeriódico economía

Jueves, 27 de junio del 2019

Economyz

¿Sabes cuáles son los fantasmas que acechan a la banca tradicional?

Los tiempos cambian y quien no se adapte lo va a pasar realmente mal. El sector de la banca está trabajando duro para no perder comba, pero la entrada de nuevos actores en el 'terreno de juego' provoca nerviosismo

La banca tradicional tiene cada vez más competencia

La banca tradicional tiene cada vez más competencia // Ahmad Ardity / Pixabay

Innovadores

JORNADA 'BIG DATA EN FINANZAS'

Fran Leal

Fran Leal

El proceso de transformación digital que está envolviendo a cada uno de los sectores económicos, como es normal, también está afectando al financiero. Ya hace tiempo que las fintech hicieron su aparición y ahora, poco a poco pero de manera innegable, los grandes gigantes tecnológicos (big tech) están generando preocupación en el entorno bancario por su entrada en lo que hasta ahora era su tablero de juego.

En todo este entramado, el petróleo de la nueva economía digital (como ya se denomina al dato) se presenta como el actor principal del futuro. Y aquellas empresas que obtengan la mayor cantidad de datos, y hagan una mejor gestión y análisis de los mismos, tendrán mucho terreno ganado a la competencia. Además, esta tendencia es aplicable a todo lo que nos rodea: la enseñanza, el sector sanitario, y también las finanzas. Sobre estos aspectos centró su exposición Jorge Padilla, senior managing director and head de Compass-Lexecon Europe, en la jornada Big Data en Finanzas, organizada por Funcas.

Un gigante tecnológico no es una ‘fintech’

La entrada de las big tech en los mercados financieros, por sus dimensiones y recursos, ha hecho saltar las alarmas y preguntarse a la banca tradicional cómo va a afectar. Al respecto, Padilla afirmó que su entrada (sobre todo en el crédito al consumo), en un primer momento y en el corto plazo, será beneficiosa porque aumenta la competencia, pero hay que ver “cómo podemos hacer a nivel regulatorio y a nivel de política financiera y económica para asegurar que esa entrada sea lo más beneficiosa posible”, sin riesgos de que aparezcan monopolios.

Las fintech, al funcionar con unas estructuras de costes y de negocios más simples, y con “capacidad de desarrollo basado en las nuevas tecnologías”, se piensa que están preparadas para “operar y competir con los bancos con mayor éxito que otros actores más tradicionales”. Pero a la vez también cuentan con una serie de desventajas, como sería la falta de una “base instalada de clientes”, por lo que la información con la que cuentan en un principio se reduciría a lo cuantitativo. Además, carecen de una “reputación establecida y una imagen de marca”. Todo esto, como nos podemos imaginar, juega en su contra y viene a confirmar que, aunque “constituyen un aporte al mercado competitivo, no van a suponer una revolución”, comentó Padilla, quien expuso que las fintech se centran “en nichos de mercado concretos y acaban siendo activos complementarios de las instituciones financieras, que terminan por comprarlas o compartir estrategias o desarrollos comunes”.

En cambio, las big tech, además de tener también muy optimizados los costes y utilizar la tecnología, “tienen información de todo tipo sobre sus clientes; y pueden combinar toda esa información y gestionarla”. Además, estos gigantes cuentan con la escala para “seguir invirtiendo, penetrar en los mercados y sin una regulación de capital que limite su capacidad de inversión en las nuevas tecnologías”, aseguró.

Los peligros a los que hay que hacer frente

Aunque la entrada en los mercados financieros en principio es un motivo de alegría, también hay que tener algunas precauciones, porque, como comentó Padilla, “en otros sectores, la entrada de estos actores a largo plazo ha conllevado problemas y costes, con la monopolización de ciertos mercados, con estrategias anticompetitivas, otorgando determinados productos o servicios de forma gratuita y monetizándolos después en su plataforma original”. En verdad son “plataformas que combinan muchas plataformas, capaces de combinar los datos que vienen de cada una de ellas”, afirmó el experto. Además, en cuanto a la regulación, no existen las mismas reglas del juego para todos, por lo que si a eso le sumamos unos recursos mucho más importantes y un acceso a más información y más relevante y oportuna, la banca tiene muy difícil competir.

Para cerrar su intervención, Padilla destacó el problema con el que nos enfrentamos a nivel continental con respecto a EEUU y China: ponernos al día en lo que a Inteligencia Artificial se refiere, porque si no, será muy difícil hacer frente a estos gigantes tecnológicos.

En este articulo: Big Data Innovación

Iniciar sesión 0 Comentarios
cargando