elPeriódico economía

Lunes, 09 de diciembre del 2019

Economyz

Descubre cómo afrontar la transformación digital de tu empresa

Las grandes empresas, si aún no lo han hecho, tienen un reto muy importante por delante: medir su nivel de madurez digital, para arrancar en su proceso de digitalización. Las pymes deben hacerlo también, pero cuentan con menos recursos para ello

Las empresas tienen que configurar un plan de transformación digital para su negocio

Las empresas tienen que configurar un plan de transformación digital para su negocio // Pixabay

Innovadores

TRANSFORMACIÓN DIGITAL

Fran Leal

Fran Leal

El proceso de transformación digital al que se enfrentan las empresas, de entrada, puede generar nerviosismo e incluso negación por parte de los responsables de las mismas, pero de nada sirve dar la espalda a la realidad. Más aún hoy día, porque puede conllevar que en muy poco tiempo nos quedemos fuera del mercado.

Con este motivo, en una nueva edición de Encuentros Degussa, el director del departamento de Dirección Comercial de IESE, Julián Villanueva, dio algunas de las claves a tener en cuenta a la hora de tratar la transformación digital en los negocios.

En primer lugar, afirmó que esa transformación no solo se limita al ámbito digital de las compañías, sino que debe impregnar todos y cada uno de los departamentos y los procesos. Los tiempos que corren y los cambios a una velocidad de vértigo que estamos viviendo exigen esa concienciación tanto de la empresa como de los profesionales. Según comentó Villanueva, intentar prever los escenarios a los que nos podemos enfrentar en el futuro, para hacerlo con la mejor disposición posible, es fundamental. Y el punto de partida debe ser medir el nivel de madurez digital de nuestro negocio, porque desde el conocimiento de la situación real y la conciencia resulta más sencillo aprovechar las oportunidades.

Elementos necesarios para la transformación

El experto de IESE analizó los diferentes aspectos que determinan una buena planificación y ejecución de un plan de transformación digital, basado en tres fases:

  • En primer lugar, la capacidad de la dirección de la compañía a la hora de interpretar las fuerzas del cambio. Para ello, una visión de futuro y de los posibles escenarios será vital, sin perder de vista que el cliente es el centro de toda nuestra estrategia. Además, no podemos olvidarnos de la competencia y todo lo que nos rodea, para tener una visión lo más completa posible.
  • En segundo lugar, hay que lograr un compromiso digital sólido dentro de la compañía, basado en cuatro elementos: el liderazgo (buscando la total alineación entre el consejo de administración y la dirección), la estrategia (tanto de corto, como de medio y largo plazo), la innovación y, por último, una fuerte inversión.
  • Para terminar, el modo y la velocidad de ejecución es determinante. En el terreno específicamente tecnológico, la digitalización de procesos debe ir acompañada de una recopilación y análisis de datos eficiente, que cristalice en los activos digitales. Y después, ya en un nivel más complicado y transversal, lo más importante radica en la alineación de los campos de IT y Negocio, así como la asimilación y obtención de la cultura y el talento necesarios para ejecutar el plan de transformación.

Diferentes horizontes de actuación

Los horizontes en los que se puede actuar desde una compañía pueden ser tres, según Villanueva: uno de crecimiento y digitalización del negocio; un segundo estadio de consolidación del nuevo modelo de negocio; y un tercero de preparación de la compañía a la posible disrupción del sector. En este sentido, las compañías se vienen centrando demasiado en el primer horizonte. En cambio, si no se actúa desde el segundo y tercer escalón, es más que probable que nos sirva de poco haber invertido muchos recursos en la digitalización, porque en poco tiempo (con el ritmo exponencial de desarrollo tecnológico que estamos observando) volveremos a encontrarnos con el mismo problema. De hecho, un reciente estudio elaborado por SAP desvela que el 93 por ciento de las compañías creen que la tecnología inteligente es clave en este proceso. Y no les falta razón, pero como decimos no es lo único importante. 

La transformación digital en las pymes

Si las dudas que venimos comentando las podemos ver en las grandes empresas, las pequeñas y medianas empresas también tienen la necesidad de abordar su transformación cultural y digital con relativa urgencia. Además, hay que tener en cuenta que estas compañías de menor tamaño no cuentan con los mismos recursos que las grandes, por lo que la posibilidad de acudir a una consultora que les audite y les proponga un plan de actuación está más lejos de sus posibilidades.

Sobre las pymes y su proceso de transformación digital se trató esta semana en el Vivero de Empresas de Carabanchel. Allí, Pablo Saura, consultor de Estrategia Digital en Xtrategy.digital, expuso las diferencias que existen entre las pymes y las grandes empresas a la hora de enfrentarse a este reto. Entre ellas, destacó la limitación de recursos económicos y humanos que tiene la pyme, así como un carácter por lo general más reactivo.

Por otra parte, Saura destacó otra serie de hándicaps con los que tiene que afrontar la situación la pyme, como puede ser la resistencia al cambio, la incertidumbre con respecto al futuro, un sentimiento de desconfianza importante respecto a la tecnología, la falta de confianza en terceros… Por no hablar de la dificultad de atraer y retener el talento, fundamental para llevar a buen puerto la transformación.

Por todo ello, hacer el análisis de madurez digital tiene que ser el primer paso, para saber a qué nos enfrentamos y desde qué posición. Eso sí, la pyme cuenta con la ventaja de que al ser de menor tamaño, los diferentes procesos pueden ser más rápidos, aunque el esfuerzo a nivel inversión sea importante. No obstante, esa fase inicial de auditoría debe ir acompañada de la fijación de objetivos, para elaborar un plan de transformación digital. Y, como ocurre en las grandes empresas, la implementación es solo el penúltimo paso. Porque la revisión y perfeccionamiento basado en el aprendizaje debe ser una constante, con el foco puesto en la mejora y la adaptación continua.

Iniciar sesión 0 Comentarios
cargando