elPeriódico economía

Domingo, 26 de mayo del 2019

Economyz

¿Cómo es tu oficina? Importa más de lo que piensas...

Una nueva tendencia se ha abierto paso en las compañías. Se trata de modificar la distribución de sus espacios de trabajo, con el objetivo de adaptarse a las nuevas necesidades de los empleados y del propio trabajo. Mucho está cambiando en el mundo laboral

Los centros de trabajo cambian para adaptarse a las necesidades de los empleados

Los centros de trabajo cambian para adaptarse a las necesidades de los empleados // Malachi Witt / Pixabay

Innovadores

ENTORNO LABORAL

Fran Leal

Fran Leal

Si hay algo que está claro hoy día es que el bienestar de los trabajadores depende de multitud de factores, muchos de ellos no necesariamente materiales. Unas buenas condiciones contractuales, con un sueldo que vaya creciendo de la mano de nuestra carrera profesional son aspectos que todos buscamos y cuidamos, pero cada vez es más valorado el denominado salario emocional. La conciliación, un ambiente de trabajo distendido y agradable, o una predisposición de los superiores a dar autonomía y poder de decisión al empleado son algunos de los elementos que cada vez son más tenidos en cuenta.

Otra estrategia que va tomando cada vez más fuerza es la transformación del lugar de trabajo. La redistribución de los espacios, más abiertos y colaborativos, se ha convertido ya en una tendencia en las empresas. De hecho, muchas compañías tienen incluso zonas destinadas a que el empleado desconecte y vuelva a sus labores con las pilas cargadas. Judith Monmany, communications manager de Infojobs, confirma esta tendencia: “Nosotros mismos en InfoJobs, no tenemos despachos cerrados, ni sitios fijos de trabajo, sino que los distribuimos en función del proyecto que se lleva a cabo para estar cerca de los compañeros con los que vamos a colaborar. Además, tenemos zonas de ocio para fomentar la creatividad”.

Una manera de atraer y retener talento

Y es que una buena gestión de los espacios debe adaptarse a los tiempos que corren y a las necesidades del empleado y el trabajo. Al respecto, Nuria Esparza, directora de Atracción de Talento de Grupo Adecco, argumenta que “el trabajo ha dejado de ser algo físico e individual, para entenderse como un entorno colectivo y virtual”. Y añade que, esa adaptación de los espacios, “al favorecer la comunicación, también genera un mejor clima laboral, por lo que son empresas más atractivas, lo que facilita la atracción y retención del talento”. Al fin y al cabo, uno de los objetivos de las compañías es conseguir el compromiso y sentimiento de pertenencia de los empleados, y medidas como esta “pueden ser parte de una estrategia de employer branding, donde el fin último es la atracción y fidelización del talento”, resalta Monmany.

También tiene reflejo en la productividad

Es obvio que las condiciones en nuestro entorno laboral se reflejan en nuestros resultados positivamente. Un empleado satisfecho con la empresa en la que trabaja, y el entorno en el que desarrolla sus funciones, estará más motivado y predispuesto a comprometerse, y por ello esta forma de trabajar, en espacios agradables y flexibles, “permite que los empleados puedan ser más creativos, compartan sinergias y, por tanto, sean más felices, y también más productivos”, afirma Esparza.

No hay que olvidar que esa productividad, tan perseguida por las compañías, ya no depende tanto de las horas que estemos en la oficina, sino de factores como la motivación o el compromiso de los trabajadores. Pues bien, con la aplicación de estas estrategias, se obtiene “una mayor alineación entre los valores corporativos y personales, ya que aumenta el nivel de identificación con el puesto de trabajo y la empresa”, afirma Monmany. ¿Resultado más que probable? Aumento de la productividad.

Como vemos, las ventajas pueden ser importantes, tanto desde el punto de vista del trabajador como de la empresa. Esparza lo resume: mientras que la empresa logra “una mejora de I+D+i, reduce el absentismo, ayuda a reducir la rotación o aumenta la productividad”, en el empleado “aumenta la motivación y el compromiso, y facilita su día a día en el puesto de trabajo”.

¿Desde dónde parten estas estrategias y con qué intención?

Una de las incógnitas es quién motiva estas novedades en el entorno laboral. ¿Son las empresas quienes buscan cambiar el entorno laboral por voluntad propia o son más bien los empleados los que solicitan estos cambios? Si bien ambas partes tienen parte de ‘culpa’ por las ventajas que hemos analizado, Monmany explica que “los cambios sociales han contribuido a una participación más activa de los trabajadores, y son ellos los que comunican a la organización sus necesidades, colaborando a identificar y analizar los factores que pueden influir en la mejora del desempeño”. Porque sí, muchas cosas están cambiando en el mundo laboral. Los empleados, sobre todo las nuevas generaciones, no entienden su trabajo de una forma pasiva, sino que buscan dar rienda suelta a su creatividad, tener autonomía y poder intervenir en la toma de decisiones, convirtiéndose así en protagonistas.

Pero claro, como ocurre con muchas tendencias (no solo en el ámbito laboral), no siempre se tiene muy claro el porqué y el para qué. Según Esparza, “las empresas están convencidas y cada vez apuestan más por crear entornos colaborativos”, en lo que supone una adaptación a las necesidades del presente y del futuro. En cambio, Monmary afirma que hay empresas que “solo implementan algunas acciones desarticuladas que, con el tiempo, pierden el impulso y hasta pueden perjudicar el nivel de implicación de los trabajadores”. En definitiva, nadie tiene la clave del éxito, pero si la toma de decisiones va ligada a la convicción y una estrategia acertada, se multiplicarán las opciones de alcanzarlo.

En este articulo: Innovación

Iniciar sesión 0 Comentarios
cargando