elPeriódico economía

Martes, 15 de octubre del 2019

Economyz

Cómo puede la Inteligencia Artificial ayudar al progreso social

Definida por algún que otro experto como la "nueva electricidad", la Inteligencia Artificial llega para empujar el progreso de las sociedades, aunque todo dependerá del uso que hagamos de ella

La Inteligencia Artificial va a transformar numerosos sectores.

La Inteligencia Artificial va a transformar numerosos sectores. // Franck V.(Unsplash)

Innovadores

TECNOLOGÍA AL SERVICIO DE LA SOCIEDAD

nora-benito-bn

Nora Benito

En ámbitos como la educación, la salud, la automoción o el sector farmacéutico, la Inteligencia Artificial está impulsando ya una transformación inminente. La IA es una herramienta más a disposición de las personas: que ayude o no al progreso social depende del buen o mal uso que le concedamos.

¿Y de qué hablamos exactamente cuando nos referimos a Inteligencia Artificial? Tal y como explica a BYZness Javier Palanca, doctor en Inteligencia Artificial e investigador en el Grupo de Tecnología Informática - Inteligencia Artificial de la Universidad Politécnica de Valencia, “la IA trata de darle a los ordenadores la capacidad o la habilidad de hacer actividades que normalmente requerirían una inteligencia humana. En definitiva, absorben y procesan una gran cantidad de datos, aprenden sobre ellos y se utilizan para una toma de decisiones”.

Pero ¿puede la Inteligencia Artificial ayudar al progreso social o todo lo contrario? Según este experto, la IA “es solo una herramienta, por lo que está en nuestras manos usarla bien”. Tal y como indica, “se puede utilizar para hacer cosas muy buenas, pero también para fabricar armas o para cuestiones que pueden desembocar en problemas éticos como, por ejemplo, para el sector asegurador, en el que podrán decidir si aseguran o no a una persona en función de si la Inteligencia Artificial hace predicciones sobre sus enfermedades”.

Cambios inesperados gracias a la inteligencia artificial

La Inteligencia Artificial va a tocar prácticamente todos los campos y son muchos los ámbitos que se van a ver afectados. En el sector farmacéutico para descubrir nuevos medicamentos; en el de la automoción, con los vehículos autónomos; en el del periodismo, para redactar textos. Incluso también servirá para hacer predicciones meteorológicas.

En el sector de la salud este tipo de tecnología también evolucionará en los próximos años, a pesar de que, tal y como explica Diana de la Iglesia, experta en Inteligencia Artificial que trabaja como computer scientist en el CNIO (Centro Nacional de Investigaciones Oncológicas), "la velocidad de adopción de la IA en este campo respecto a otras áreas es relativamente baja".

Según apunta esta experta, "se está trabajando en el descubrimiento y diseño de tratamientos innovadores mediante modelos computacionales, la gestión de pacientes y medicamentos en hospitales, el análisis de imagen médica para detectar enfermedades que pueden pasar desapercibidas al ojo humano y la creación de modelos predictivos para prevenir errores médicos. También en robótica, donde existen robots asistenciales que ofrecen apoyo a los cirujanos durante las operaciones".

En la Unidad de Bioinformática del CNIO trabajan desarrollando métodos computacionales para la integración de datos sobre cáncer. "Este es uno de los retos de la medicina personalizada: médicos e investigadores se enfrentan con grandes volúmenes de información sobre pacientes, tumores y tratamientos, de los cuales deben extraer solo la información que resulta de interés y descartar toda aquella que es irrelevante", precisa De la Iglesia.

Tal y como indican desde el CNIO, en el laboratorio aplican técnicas de IA a datos genéticos y clínicos sobre cáncer para predecir e identificar los tratamientos más adecuados para un paciente y para crear bases de datos de características genéticas. "Los métodos proporcionados por la Inteligencia Artificial también nos sirven de ayuda para encontrar nuevas aplicaciones a los medicamentos y tratamientos existentes, para predecir la respuesta de un tipo de cáncer ante estos tratamientos y para deducir o inferir nuevos tratamientos antitumorales", aclara Diana de la Iglesia.

Otro de los sectores que también se verán sacudidos es el de la educación. “En el ámbito de la educación, la Inteligencia Artificial está cambiando los sistemas, ya que se pueden crear recursos educativos muy personalizados para cada alumno”, afirma Javier Palanca.

Es precisamente en este campo donde la empresa KIO Artificial Intelligence pone a su disposición sus medios para ayudar a mejorar la convivencia en los centros educativos. “1 de cada 10 niños sufre algún tipo de acoso en nuestro país y es el momento de que la tecnología solucione ese problema”, apunta el CEO de KIO Artificial Intelligence, Gustavo Beltrán, en una charla celebrada recientemente organizada por el Club Digital Business de ESADE.

A través de la herramienta que utilizan, Watson, recogen la información mediante un juego con preguntas -a través de sistemas de Inteligencia Artificial supervisada, con un chatbot dentro de la plataforma para dialogar con los niños- y, una vez que tienen la información, forman una serie de parámetros. Después de analizar los datos, confirman al centro educativo el nivel de riesgo que tiene y si deben llevar a cabo acciones para resolver el problema.

EL EMPLEO, EN ENTREDICHO

“¿Cuál es nuestro rol? ¿Qué podemos hacer para no dejar a las personas atrás? Mucha gente no sabe cómo prepararse para lo que están demandando las empresas”, indica Ballarino, responsable de Transformación Digital de la Fundación Telefónica, quien enumeraba en la citada charla las acciones que están desarrollando en relación a la empleabilidad.  

En un principio, Fundación Telefónica contaba con cursos de formación presenciales que ofrecían a jóvenes desempleados, pero no sabían qué necesitaba exactamente el mercado, por lo que hicieron un estudio para ver cuáles eran los perfiles y las habilidades más demandadas. A partir de ahí crearon un orientador profesional virtual. “Trabajamos para resolver un problema, pero siempre hay miedo a que los robots destruyan empleo”, apunta Ballarino.

No son pocas las voces que apuntan a la destrucción de empleo como una de las consecuencias que traerá el desarrollo de la Inteligencia Artificial. No obstante, hay quienes hablan de “oportunidad”más que de “amenaza”.

Este es el caso de Javier Palanca, quien destaca la futura transformación del empleo: “Lo que va a hacer es transformar el empleo como ha pasado en todas las revoluciones, porque se considera una cuarta revolución industrial. Se van a generar muchísimos empleos. Las profesiones tecnológicas van a modificarse, pero la sociedad se va a saber adaptar siempre, por lo que no lo veo como un peligro, sino como una oportunidad”.

Iniciar sesión 0 Comentarios
cargando