Apunta estas claves para mejorar los pagos en tu tienda online

Garantizar la seguridad en el proceso de compra y ganar la confianza son las principales metas que tenemos que proponernos en relación con los pagos en nuestra tienda online.

Apunta estas claves para mejorar los pagos en tu tienda online

Unsplash

Gestión Empresarial

COMERCIO ONLINE

Fran Leal

Fran Leal

Sin duda, uno de los sectores que más rápido está creciendo en esta época de pandemia es el del comercio electrónico. De hecho, son muchos los que han visto en la tienda online una manera de continuar con su negocio, quizás anclado hasta ahora en el canal físico.

Así, en este contexto, uno de los aspectos que más tenemos que vigilar si vamos a lanzarnos a la venta de nuestros productos o servicios vía online es el de los pagos, para que gocen de la mayor seguridad y evitar así serios problemas.

La pasarela de pago

Lo primero que tenemos que tener claro es cuáles son los ítems que, sí o sí, debemos tener controlados en nuestra tienda online en relación con los pagos. En este sentido, Jordi Nebot, CEO y cofundador de la fintech española PaynoPain, subraya la capital importancia que tiene la implementación de una pasarela de pagos segura y que genere confianza, dado que “muchos usuarios suelen abandonar la compra a la hora de ver expuestos sus datos bancarios en una web que no les parece fiable”.

De esta manera, es vital cumplir con las normativas europeas que buscan garantizar un comercio online seguro, como la reciente directiva europea PSD2, “que exige una doble autenticación del usuario a la hora de pagar con tarjeta de crédito o débito, para garantizar mayor seguridad al comprador al realizar transacciones online”, apunta. Además, a su parecer, resulta también determinante la elección de una pasarela de pago segura que “permita las autenticaciones 3D Secure”, así como cualquier otra medida de seguridad o confianza extra, que sin duda “serán un plus”. En definitiva, todo lo que podamos hacer para ofrecer una experiencia de compra segura, porque el cliente lo valorará y “no dudará en volver a comprar en nuestro ecommerce, dejará una buena opinión y, probablemente, lo termine recomendando”, expone Nebot.

Por su parte, Manuel Prieto, CEO de Easy Payment Gateway, agregador de servicios de pago y gestión de fraude europeo, recuerda que el momento del pago en el canal online suele generar cierta desconfianza en el usuario, por lo que “es muy importante transmitir seguridad en todo el proceso”. Y para ello, apostar por un look&feel amigable es lo más recomendable pues, a fin de cuentas, “la estética que se siga en el ecommerce debe respetarse en la ventana de pago”, recalca.

Mientras, en relación con los métodos de pago, Prieto pone el foco en la importancia de analizar y observar las preferencias de los clientes, con el fin de poder ofrecerles una variedad en los métodos de pago que se adapten a ellos, “sin olvidar los métodos de pago locales, que ayudan a la expansión internacional de tu negocio”, aclara.

Los errores más recurrentes

Ligado a esta variedad en los métodos de pago, Prieto señala precisamente que uno de los errores más comunes relacionados con el proceso de pago es asumir que todo el mundo paga con el mismo método. Y lo ejemplifica con el caso alemán, donde en lugar de pagar mayoritariamente por tarjeta bancaria, como podríamos pensar, “se inclinan por la transferencia bancaria. Por eso es tan importante analizar al cliente”. También, solicitar demasiada información para proceder con el pago es otro error recurrente en las tiendas online. Algo que “acaba provocando que el usuario abandone la compra”, porque el tiempo es “uno de nuestros bienes más preciados”, añade Prieto.

Desde un punto de vista más tecnológico, Nebot cita como error habitual el hecho de no activar la doble autenticación mediante 3D Secure, lo que evitaría suplantaciones de identidad y chargebacks, que son los procesos de devolución de un pago en los que se alega que el titular de la tarjeta no ha sido quien lo ha llevado a cabo. “Contar con esta tecnología no es suficiente si no se hace uso de ella, y en muchas ocasiones el vendedor decide ‘ahorrarle’ este paso al cliente creyendo que le beneficia, pero nada más lejos de la realidad”, explica. Y es que, según nos cuenta, el 3D Secure es la garantía de que la persona al otro lado de un proceso de compra es quien dice ser, además de un condicionante decisivo en caso de disputa por chargeback.

Por último, Nebot apunta al error que supone elegir por una pasarela de pago “que saque al cliente de la propia página web para completar el pago”. Algo que, seguramente, todos hemos experimentado en más de una ocasión. Según señala el CEO de PaynoPain, en este punto, hay que ser conscientes de que “los usuarios más inexpertos en las compras online tienden a desconfiar, y más durante el proceso de pago, por lo que llevarles a una segunda pestaña del navegador para indicar sus datos de pago puede ser motivo más que suficiente para que detengan el proceso de compra y abandonen la web con una mala opinión”.

Merece la pena el esfuerzo

Llegados a este punto, no podemos sino asegurar que merece la pena el esfuerzo y la inversión en dotar al proceso de pago en nuestra tienda online de la mayor seguridad y confianza para el cliente. En cuanto a la confianza, no hay que olvidar que uno de los grandes problemas que tenemos que resolver en la venta online es los altos índices de abandono del carrito. De hecho, como recuerda Prieto, “la mitad de los usuarios afirma que abandonaría una compra si la empresa en cuestión no cuenta con su método de pago favorito, por lo que el momento de cerrar la transacción es clave para que las marcas eviten perder ventas”.

Y por último, relacionado con la seguridad, no hay que olvidar que, como advierte Nebot, las consecuencias de una seguridad deficiente en nuestra tienda online pueden ser muchas y diversas, “algunas de ellas acarreando importantes pérdidas económicas”. Tanto es así que podemos llegar a tener que afrontar el robo de datos, ataques a vulnerabilidades de la web, así como una gran cantidad de chargebacks o intentos de fraude. Todo ello con graves repercusiones para nuestro negocio pues, “como es lógico, la normativa tiende a proteger al comprador”, concluye.

En este articulo: Empresas

Iniciar sesión 0 Comentarios
cargando