Altas temperaturas y climatización: cómo prevenir rebrotes en locales y negocios

Diversos estudios coinciden en que los sistemas de aire acondicionado y ventilación pueden ser propagadores del virus. Pero si se cumplen las recomendaciones y medidas técnicas que se analizan a continuación, estaremos ante un sistema más de prevención

Imagen de archivo de un cliente en la reapertura de una taberna en Londres tras el cierre por la pandemia.

Imagen de archivo de un cliente en la reapertura de una taberna en Londres tras el cierre por la pandemia. // Chris J. Ratcliffe (Getty Images Europe)

Gestión Empresarial

GESTIÓN EMPRESARIAL EN LA PANDEMIA

José Antonio Calvo Martínez

José Antonio Calvo

Tengo un local o establecimiento y tomo las medidas de limpieza y desinfección recomendadas por Sanidad. Pero, ¿es suficiente? ¿Qué papel juegan los aires acondicionados y sistemas de climatización como propagadores del coronavirus? 

La Sociedad Española de Sanidad Ambiental y la Sociedad Española de Salud Pública y Administración Sanitaria recuerdan  que la clave está en garantizar la renovación del aire. Tanto en los propios sistemas de climatización como de forma natural en las estancias. 

Por lo tanto, si eres propietario de un local, negocio o zona de trabajo, la principal medida es tan eficaz como sencilla: ventila. Tanto las estancias en sí como los propios sistemas de climatización. Aunque hay que tomar ciertas precauciones, tanto en la ventilación natural, como en la utilización de dispositivos tecnológicos. 

Cuidado con los aseos: cierra las ventanas

El Instituto para la Diversificación y el Ahorro de Energía (IDAE), ha elaborado una guía con recomendaciones de operación y mantenimiento de sistema de climatización y ventilación en edificios y locales. 

En ella, se insiste en la importancia de la ventilación natural. Pero cuidado con abrir las ventanas practicables de los aseos. Se trata de ventanas habitualmente colocadas en el interior y que se abren hacia dentro. Según la recomendación de la Guía, se puede establecer así un flujo de aire inverso que saque aire de los baños al resto de edificio. 

Por lo tanto, en los baños debemos evitar la apertura de las ventanas. Como contrapartida, será indispensable mantener 24 horas / 7 días de la semana los sistemas de extracción funcionando.

Ventilación de los equipos

La ventilación y renovación del aire es clave, también, en los propios sistemas de climatización. Tenemos que evitar la recirculación del aire, para eliminar la suspensión de agentes contaminantes en el ambiente. Debemos mantener los sistemas de ventilación de splits u otras unidades a pleno rendimiento. 

En sistemas centralizados es ideal utilizar la filtración del aire que recircula. El mejor sistema para ello es la radiación ultravioleta corta UV-C. Está documentado como la mejor tecnología para inactivar todo tipo de virus. Como contrapartida, conviene vigilar su exposición a personas, por su radiación directa y producción de ozono. 

Por ejemplo, la OMS y la Comisión Nacional de Iluminación desaconsejan el uso de lámparas con esta tecnología en manos u otras partes que expongan la piel. Tampoco se recomienda en el hogar.

¿Y si no puedo ventilar o la ventilación es escasa? 

En este caso, se recomiendan sistemas portátiles con filtros HEPA de alta eficiencia. La clave para la adquisición de este producto es que cuenta con capacidad para retener aerosoles por encima del 99,95%, según la norma UNE1822.

Otra alternativa sería la filtración electroestática que generan cargas en partículas que favorecen su evacuación. Sin embargo estas técnicas producen ozono. Los purificadores basados en ozono pueden tener consecuencias sobre la salud. Y, según la Guía, no hay datos disponibles que corroboren que es capaz de destruir al coronavirus.

¿Y si hay un contagio?

Si hay sospechas o confirmación de que ha habido casos de COVID-19 en nuestro local o establecimiento, debemos ventilar durante cuatro horas el lugar donde ha estado el individuo. Esta ventilación natural y con los elementos mecánicos posibles, debe realizarse al menos dos horas antes de las posteriores labores de desinfección.  

En este protocolo, además de las limpiezas habituales de superficies, etc., también debe actuarse en las rejillas de impulsión y retorno del aire del sistema que utilicemos. Además, habrá que desinfectar el filtro del split, o el sistema que usemos. Y pulverizar una solución desinfectante en el interior.

Labores de mantenimiento

Se recomienda la limpieza de rejillas, difusores, baterías y filtros. Estos últimos, además deben ser sustituidos dentro de los plazos marcados, porque reducen la cantidad de aire circulante en la unidad.

Sin embargo, no es necesaria la limpieza de los conductos. Basta con aumentar el aire exterior, eliminar la recirculación y paralizar recuperadores rotativos (que pueden fomentar también una recirculación).

Aumento del gasto energético

Es importante destacar que estas medidas tendrán un impacto en el gasto energético. Lo aumentarán. Por lo que desde el Instituto de la Diversificación y el Ahorro Energético (IDEA) aseguran que es el momento ideal para revisar consumos y analizar si los equipamientos con los que contamos son los más adecuados para protegernos a nivel sanitario. Pero también desde el punto de vista de la eficiencia energética.

Con estas recomendaciones conseguimos evitar que los virus que se encuentren en suspensión o gotas en el aire pasen a infectar a otros usuarios. En realidad, este es el único riesgo porque, como concluye la Sociedad Española de Sanidad Ambiental y concluye la SESPAS (Sociedad Española de Salud Pública y Administración), es imposible que el virus se reproduzca dentro de las instalaciones de aire acondicionado.

En este articulo: Mundo post coronavirus Empresas

Iniciar sesión 0 Comentarios
cargando