Cómo gestionar los retrasos de pagos durante la crisis del coronavirus

El mal del coronavirus se ha expandido hasta generar un mar de incertidumbres dentro del ámbito empresarial. Muchas compañías pueden tener dificultades para gestionar los retrasos de pagos por parte de los proveedores

Imagen de archivo.

Imagen de archivo. // Pixabay

Gestión Empresarial

ECONOMÍA EN LA PANDEMIA

Héctor Chamizo

Héctor Chamizo

“Prevenir antes que curar” es el lema con el que prever los impagos para que las pequeñas y medianas empresas españolas, que representan el 99,8% del tejido empresarial, tengan saneadas sus cuentas. Sin embargo, los retrasos en los pagos es una realidad que puede verse favorecida por la paralización de la actividad como consecuencia de la crisis sanitaria y económica derivada del Covid-19.

Según el Informe Europeo de Pagos de Intrum, compañía que se dedica a la prevención y gestión de impagos, en el último año, los retrasos en los pagos por problemas financieros han aumentado un 17%, situándose como la principal razón de que los clientes no paguen a tiempo las facturas.

La duda es si la situación actual, la crisis económica que dará continuidad a la sanitaria, hará que el volumen de impagos se incremente. Según Alejandro Zurbano, director general de Intrum España, aunque todavía es pronto para conocer el impacto definitivo, “ya contamos con previsiones sobre el efecto de la Covid-19 en nuestra economía desde diferentes organizaciones sectoriales y organismos internacionales como el Fondo Monetario Internacional”.

Con la declaración del estado de alarma y la paralización de gran parte del tejido empresarial, la falta de ingresos de muchas empresas sin duda “provocará tensiones en su tesorería que podrían derivarse en un aumento de los impagos”, explica. 

De hecho, ya antes de la llegada de esta crisis sanitaria, el citado estudio refleja que se había “duplicado el número de compañías españolas” que consideraba que el riesgo de sufrir impagos “aumentaría en 2020”, y es más que probable que “esta situación extraordinaria haga aumentar notablemente esa cifra”.

Por ello, es especialmente “importante que las pequeñas y medianas empresas tomen medidas para protegerse frente a los posibles impagos”, dice Zurbano. 

Con todo, a pesar de la multitud de razones que provocan retrasos en los pagos, son pocas las organizaciones que toman medidas al respecto. Según refleja este informe, en el que han participado más de 12.000 empresas de 29 países, 3 de cada 10 pymes españolas reconocen que no están tomando ninguna medida para preparar su negocio ante un declive económico y solo 2 de cada 10 planean asegurar los pagos de sus clientes.

Las lagunas en la parte de la administración

Seguidamente se encuentra la ineficacia administrativa. La escasa organización en esta área, así como la inacción en que deriva, es reconocida por el 36% de las pequeñas y medianas empresas encuestadas como uno de los motivos por los que tienen recibos pendientes de sus clientes, un 16% más que en 2018, tal y como se observa en el informe.

También hay que añadirle la falta de compromiso de algunas organizaciones a la hora de efectuar los pagos, pues 3 de cada 10 pymes españolas señalan la intencionalidad de no pagar como la principal causa de contar con facturas vencidas en cierre contable.

En opinión de Zurbano, las medidas adoptadas por las diferentes administraciones son importantes para que “las pequeñas y medianas empresas puedan hacer frente a esta situación con más solvencia”, pero no son las únicas. Más que nunca, expone, una gestión eficaz se torna “imprescindible” para minimizar el impacto de esta situación extraordinaria y garantizar la sostenibilidad de la compañía. 

La importancia de la prevención

En este sentido, la prevención y la protección frente a los impagos también es fundamental, ya que, según el Informe Europeo de Pagos, “2 de cada 10 empresas españolas afirman que los retrasos en los pagos ponen en peligro la viabilidad de su negocio”.  

La mejor protección siempre es tener prevención en los impagos, describe Zurbano. Para ello, es importante “gestionar la facturación de forma eficaz, apostar por la digitalización dentro de las posibilidades de cada empresa, hacer un seguimiento real de los plazos de pago de las facturas emitidas, estar cerca de los clientes y conocer su situación, así como contar con los servicios de una empresa especializada en gestión de impagos”.

En este articulo: Empresas

Iniciar sesión 0 Comentarios
cargando