"La incertidumbre laboral es letal para la salud financiera"

Las consecuencias económicas que está teniendo la crisis del coronavirus también se dejan notar en las finanzas personales. En estos momentos, es fundamental no dejarnos llevar por el corto plazo en nuestras decisiones económicas.

Las consecuencias económicas que está teniendo la crisis del coronavirus también se dejan notar en las finanzas personales.

Las consecuencias económicas que está teniendo la crisis del coronavirus también se dejan notar en las finanzas personales. // Unsplash

Gestión Empresarial

dositeo amoedo, presidente de aepf

Fran Leal

Fran Leal

Más allá de las repercusiones que está teniendo en el tejido productivo, la situación actual de incertidumbre derivada de la crisis sanitaria del coronavirus está haciendo mella en la salud financiera de la ciudadanía. En estos momentos, es vital no dejarse llevar por el pánico y no tomar decisiones centradas en el corto plazo, para lo que resulta decisivo contar con una educación financiera de calidad.

Desde la Asociación de Educadores y Planificadores Financieros (AEPF) ponen el foco en la necesidad de que los ciudadanos tengan un control de su salud financiera. Para ello, durante los meses de abril y mayo abrirán a todo aquel que lo desee el acceso a su programa ‘Yo Welfare’, que permite adquirir conocimientos y herramientas destinadas a una mejor toma de decisiones económicas familiares y personales, a través de 5 módulos: budgeting, protección, jubilación, endeudamiento e inversión.

Para analizar la situación actual hemos charlado con Dositeo Amoedo, presidente de la asociación, que señala que es necesario pulir el concepto actual de educación financiera, porque se está poniendo “por encima de todo la lógica del producto”, en detrimento de lo más importante: “la lógica vital”.

¿Por qué se puede ver amenazada nuestra salud financiera en estos momentos de incertidumbre?

Por un lado, por el parón de la actividad económica, el cual terminará afectando no sólo a los salarios, sino también incluso al empleo. La incertidumbre laboral, teniendo en cuenta que la principal fuente de ingresos de los hogares españoles es el salario o la facturación bruta en el caso de los autónomos, es letal para la salud financiera.

Por otro lado, por las dificultades que puede acarrear la situación actual para el pago de las hipotecas o la sostenibilidad del endeudamiento, tanto si es hipotecario como de crédito al consumo, partiendo de una situación que ya de por sí es precaria en materia de ahorro, el cual sigue estando en mínimos históricos.

Entonces, ¿cuáles son los principales elementos que tenemos que vigilar estas semanas?

Fundamentalmente, tres. En primer lugar, hay que vigilar el mantenimiento de los puestos de trabajo vía ERTEs para evitar una oleada de despidos permanentes. Por tanto, es necesario que las medidas tomadas por el Gobierno en esta materia se cumplan con celeridad, para que la renta disponible de los ciudadanos no se vea mermada en una cantidad significativa. Si la caída de la renta disponible es superior al 5%, entonces no será posible una ‘recuperación en V’.

Si la caída de la renta disponible es superior al 5%, no habrá recuperación en V”

Del mismo modo, en el caso de los colectivos más vulnerables (familias con bajos ingresos, autónomos que no facturan…), aplicar la moratoria en el pago de hipotecas para que la caída de rentas no suponga una absorción total de recursos para el pago de los compromisos financieros. Y, por último, una posible relajación en el pago de los impuestos.

Dositeo Amoedo, presidente de lal Asociación de Educadores y Planificadores Financieros (AEPF). // AEPF

En esta situación derivada del coronavirus, ¿existe la posibilidad de que el corto plazo nos ciegue, cometiendo graves errores de cara al futuro? ¿Qué podemos hacer para evitarlo?

Lo primero es construir en nuestra cabeza un esquema racional coste-beneficio, reuniendo todas las variables necesarias para tomar cualquier decisión, mostrando las alternativas posibles y eligiendo cuál es la más adecuada. Esto exige de una formación previa en la que se muestren cuáles son estas variables, cómo hay que incorporarlas y qué conjunto de posibles decisiones se pueden tomar.

Las prisas no son buenas y situaciones de necesidad extrema llevan a catastróficas decisiones. Evitar esto es la labor de una educación financiera de calidad y bajo normas técnicas.

¿Cómo podrían ayudar las Administraciones al respecto?

Por el momento, el apoyo público se ha sustanciado en iniciativas conjuntas con el sector privado para promocionar lo que llaman educación financiera. Sin embargo, entienden la educación financiera como la divulgación de los productos financieros (una tarjeta de crédito, una cuenta bancaria, un bono…), cuando estos no son más que instrumentos que permiten conseguir unos objetivos vitales. Se pone por encima de todo la lógica del ‘producto’ que la lógica ‘vital’. Ese es el cambio que se necesita y se podría plasmar con la ayuda de la iniciativa pública en ser una asignatura de obligado estudio en la educación tanto primaria como secundaria.

La educación financiera no puede consistir solo en la divulgación de productos financieros”

En este sentido, desde la AEPF contáis con el programa ‘Yo Welfare’. ¿En qué consiste concretamente?

El programa ‘Yo Welfare’ es un ejercicio de educación financiera reglada (es decir, bajo una norma técnica de calidad de carácter internacional) que consiste en ayudar a los ciudadanos a clarificar y cuantificar sus objetivos vitales, a preparar su situación financiera personal y familiar para alcanzarlos, y enseñar las herramientas necesarias para tener una posición saneada a lo largo de su ciclo vital.

Se trata de un programa de economía social, donde lo ‘financiero’ queda supeditado a lo ‘real’, a las necesidades de las personas, y les conduce por el camino más adecuado para conseguir dichos objetivos mediante un plan de vida revisable en el que se apoyan en el profesional (el ‘educador financiero’) para contrastar su criterio y análisis al respecto.

¿Está teniendo mucha demanda de cara a los meses de abril y mayo, que habéis anunciado que estará en abierto para todos los que quieran acceder a él?

Desde la puesta en marcha de este servicio especial para los ciudadanos con motivo del coronavirus, el número de peticiones se ha incrementado enormemente. Aunque pareciera que la variable financiera estaba en un segundo plano y no era relevante a la hora de afrontar la situación actual, en realidad es la piedra angular para gestionar correctamente un presente complejo, pero sobre todo aprovechar las oportunidades que brinda el futuro: cuáles son las mejores estrategias de endeudamiento, cómo planificar la jubilación, cómo fortalecer el ahorro a largo plazo y ponerlo a trabajar…

Iniciar sesión 0 Comentarios
cargando