Cómo convertir tu cena de empresa en un ejercicio de team building

Esta práctica ayuda a fortalecer las relaciones entre empleados, a aumentar la productividad y les motiva de cara a los objetivos marcados para el próximo año. Entre los favoritos, comidas saludables, espectáculos o actividades de aventuras

Una buena oportunidad para mejorar el ambiente laboral en las empresas

Una buena oportunidad para mejorar el ambiente laboral en las empresas // vivienviv0 (Pixabay)

Gestión Empresarial

ACTIVIDADES EN EQUIPO

Diana Fresneda

Diana Fresneda

Las empresas invertirán esta Navidad entre 60 y 120 euros por empleado en sufragar el coste de su famosa comida o cena anual, según un estudio de la firma MCI Group. A pesar de que la crisis económica ha llevado a muchas compañías a recortar en este tipo de eventos, otras han mantenido la tradición de reunir a sus empleados a final de año pues consideran que es una inversión para su negocio a corto plazo.

Las cenas de empresa son una herramienta de motivación para los empleados pues ayuda a fortalecer las relaciones personales y, por tanto, a mejorar el clima laboral. Esto favorece también su productividad y les anima de cara a los objetivos marcados para el próximo año, pues se presentan como una forma de expresar el agradecimiento por el trabajo realizado.

El mismo informe de MCI Group asegura que la cantidad que las compañías invierten en sus trabajadores podría llegar a alcanzar entre los 150 euros y 200 euros por persona si la empresa organiza una fiesta más compleja, con una producción y entretenimiento incluidos. 

Este tipo de eventos son encargados en mayor medida por grandes multinacionales, que buscan a través de estos encuentros la fidelización del empleado y su identificación con la filosofía de la compañía, y se conocen con el nombre de ‘team building’.

Pero, ¿a qué hace referencia?

Este concepto nació en 1920 de la mano de William McDougall, un psicólogo británico especialista en psicología social que puso de manifiesto la importancia de la formación de grupos y la búsqueda de técnicas para conseguir la cohesión entre los miembros de los distintos equipos. 

En los últimos años esta técnica ha llegado a España y cada vez son más las empresas que la ponen en práctica durante el periodo navideño. Aunque tiene un gran porcentaje de éxito, no siempre sucede así, pues muchas de las compañías no invierten el tiempo necesario en su organización.

Para ello, las empresas especializadas en este tipo de actividades recomiendan comenzar su organización con varios meses de antelación y prefijar el tipo de celebración, la fecha y la duración para facilitar la búsqueda. Asimismo, es importante tener en cuenta el número de invitados, pues determinará no solo el lugar, sino también cómo planificar el evento.

Algunas ideas

Una vez prefijadas la fecha, el lugar y el número de personas, es el momento de elegir la temática. Lo ideal sería partir de una idea concreta que esté relacionada con el propósito a conseguir: reforzar el sentimiento de equipo, promover hábitos de vida saludable o favorecer el bienestar personal.

Y es que más allá de las copiosas comidas tradicionales, hoy en día se busca disfrutar de nuevas experiencias en grupo como partidas de karts, paintball, scape rooms o escapadas rurales, que tienen el objetivo de crear equipo

“En las grandes compañías y multinacionales, sobre todo las empresas tecnológicas, la apuesta por celebrar las comidas de empresa junto a actividades de team building como el karting, ronda el 90%. En el caso de las pymes tecnológicas, en ciudades como Madrid o Barcelona lo hacen cerca del 50%”, explica Ángel Burgueño, propietario de Karting Ángel Burgueño.

Otra de las opciones que puede sustituir a la tradicional cena de empresa está relacionada con el bienestar personal de sus trabajadores. Según Estel Mallorquí, cofundadora y directora de Biwel, “programar retos físicos que impliquen al empleado es una buena elección en una época en la que se suelen cometer excesos. Las alternativas son muy variadas y van desde torneos de empresa, clases de yoga, retos online o salidas de ‘nordic walking’ en equipo.

Y para los más tradicionales, comidas o cenas saludables: “Está claro que las cenas navideñas de las empresas fomentan que los empleados se conozcan en otro ambiente distinto al profesional y estrechen lazos. Sin embargo, este tipo de cenas suelen ser bastante copiosas”, explica Mallorquí. Pos este motivo, hay compañías que optan por restaurantes que ofrezcan menús más saludables en los que se cuide bien el tipo de productos que se ofrecen.

Iniciar sesión 0 Comentarios
cargando