elPeriódico economía

Viernes, 13 de diciembre del 2019

Economyz

Reventa de entradas: por qué el antídoto puede estar en tu móvil

Primavera Sound elimina la entrada física y se pasa a un sistema 100% móvil con el que espera poner freno al negocio de la reventa.

Eliminar la entrada física y optar por un sistema 100% digital podría poner freno al negocio de la reventa.

Eliminar la entrada física y optar por un sistema 100% digital podría poner freno al negocio de la reventa. // DICE

Gestión Empresarial

innovación

María Refojos

María Refojos

Si hay un aspecto en el que artistas, promotoras y consumidores están de acuerdo es en la protesta contra la reventa de entradas. Y a veces la protesta genera el movimiento. Así es como ha surgido DICE, una app que promete el blindaje contra estas prácticas y a la que el festival Primavera Sound acaba de ceder en exclusiva la venta de sus tickets. 

El ocio y la cultura son actividades que ocupan una buena parte de nuestro tiempo y de nuestro dinero. Según el Anuario de Estadísticas Culturales que publica el Ministerio de Cultura y Deporte, de media cada español destina unos 274,6 euros al año en bienes y servicios culturales -conciertos, festivales, cines, teatros, libros, etc-. 

Pero los sueldos son los que son, así que dentro de la amplia oferta cultural que existe normalmente nos toca elegir plan según el presupuesto del que dispongamos. Por eso a la hora de comprar una entrada para un espectáculo o una competición deportiva, no nos gusta encontrarnos con sorpresas como puede ser el sobreprecio que acompaña a la reventa. 

En innumerables ocasiones nos hemos quedado con el dedo clavado en la tecla F5 mirando a la pantalla y preguntándonos cómo ha podido suceder de nuevo: tickets para eventos que vuelan en cuestión de minutos. En esos momentos cobra sentido acudir a una plataforma de reventa más o menos regulada, frente a los intercambios en redes sociales, foros u otras vías menos fiables. Sin embargo, cuando compramos una entrada en reventa en las webs existentes nos exponemos a los altos precios de las entradas que se ofertan, a una insuficiente garantía de que estas sean auténticas y a un escaso o nulo soporte al cliente.

El caso de Viagogo

Podemos utilizar como ejemplo el caso de Viagogo, de rabiosa actualdad tras anunciar esta semana la compra por 4.050 millones de dólares de su competidora StubHub, propiedad de eBay.

La compañía suiza es una de las grandes plataformas de reventa de entradas a nivel mundial, tanto para conciertos como para deportes, y también una de las más impopulares. Por parte de los consumidores, las quejas son frecuentes con respecto al precio. Como lo fija la persona que pone a la venta la entrada y no la plataforma, no hay un límite: puede pedir lo que quiera por ella. Y a este importe ‘de partida’ hay que sumarle el IVA, una tasa de servicio y luego los gastos de gestión. El resultado habitual es que el precio final de dicha entrada dista mucho del valor original, aquel que hubiéramos pagado si la hubiésemos adquirido en uno de los canales de venta oficiales. 

Con respecto a la fiabilidad, Viagogo y otras empresas homólogas garantizan que los compradores recibirán “entradas válidas” y a tiempo. No obstante, basta con hacer una búsqueda rápida en Google para encontrarse con abundantes reclamaciones de usuarios que se quedaron sin acceder a un evento por haber adquirido una entrada falsa.  

Por su parte, la industria también se está movilizando. Por ejemplo, en 2018 la FIFA presentó una denuncia penal contra Viagogo con motivo del Mundial de Rusia. El organismo regulador del fútbol optó por la vía penal tras recibir numerosas reclamaciones particulares y acusó de competencia desleal al portal de reventa. 

En el ámbito de la música, encontramos una pugna enconada por controlar los 15.200 millones de dólares en los que se estima el valor global del mercado secundario, de acuerdo con los datos de la consultora Technavio. Artistas internacionales como Taylor Swift, Bruce Springsteen, Rammstein, James Rhodes o Miley Cirus, y nacionales como Alejandro Sanz, Joaquín Sabina, Marea o Robe, han alzado la voz para protestar por este sistema y advertir a sus fans. 

También las empresas se han movilizado. Al cierre por parte de Ticketmaster de sus dos subsidiarias de reventa, Seatwave y Get Me In, le sucedió meses después la creación de la plataforma Face-value European Alliance for Ticketing (FEAT), que aglutina a los  principales promotores europeos de la música en vivo y sus propuestas contra la reventa especulativa. La voluntad de Ticketmaster de lanzar una nueva plataforma donde sí haya un tope al precio, que debe ser el original de la entrada, es una de las peticiones clave de la FEAT. Y es también una de las características estrella de la app DICE.

Una solución para cada problema

Esta empresa británica elimina la entrada física y funciona con un sistema de venta de entradas 100% digital, vinculado al móvil de cada persona y a prueba de reventa. ¿Cómo funciona? Según explican, una vez seleccionas el evento en la app y completas el proceso de compra, recibes en tu smartphone la entrada “en segundos”. Pero esta entrada no es la llave para el evento, sino el QR dinámico que llega al teléfono dos horas antes del comienzo del show, que será lo que será escaneado en el control de acceso al recinto. 

Este QR, que “no puede ser reenviado”, es la garantía contra el mercado secundario de especuladores y bots, el software que permite comprar miles de entradas en un parpadeo. “Los tickets de DICE son digitales, seguros y están ligados a tu móvil: sin complicaciones para los fans pero una pesadilla para los reventas”, afirma Russ Tannen, Chief Revenue Officer de DICE. Así pues, se acabó el papel en las entradas de los festivales Primavera Sound Barcelona y NOS Primavera Sound Porto, y a las giras de Primavera Tours y el club Nitsa en Barcelona. Para poder asistir a estos eventos en los próximos años habrá que descargarse la app. 

La tecnología que han implementado en su plataforma permite además la segunda de las características con las que hacen que “el mercado secundario desaparezca” cuando un evento agota sus entradas. Lo que la aplicación ofrece es un servicio de lista de espera que gestiona las peticiones de los compradores que se han quedado sin entrada y también las ventas de aquellos que, por el motivo que sea, finalmente no pueden acudir al evento. 

De forma automática, la persona puede devolver una entrada que ha adquirido y recibir la devolución del dinero. En paralelo, esta entrada se asigna al primer potencial comprador de la lista de espera, que será notificado de la disponibilidad. Todo se gestiona de forma centralizada desde la aplicación. El precio es el mismo de la entrada original, la entrada es completamente válida, y el dinero sigue yendo a parar a los organizadores.

“Los fans tienen la oportunidad de ir a un evento sold out a un precio justo y les protegemos de las webs de reventa. Y para la industria eliminamos las conjeturas y los riesgos asociados a montar un concierto. Todo el mundo gana”, destaca el directivo. 

Oportunidad y reto

En estos cinco años trabajando con artistas multitudinarios como Kanye West, Adele, A$AP Rocky, FKA Twigs o Solange, Russ Tannen asegura que han puesto todos sus esfuerzos en desarrollar una tecnología de “alta seguridad” y “anti reventa”. La plataforma ya está implantada en Reino Unido, Estados Unidos, Francia, Italia y Australia y el reciente acuerdo con Primavera Sound supone su lanzamiento en España. 

En palabras de ​Pablo Soler​, fundador de Primavera Sound: “Vender entradas es una parte fundamental de lo que hacemos, y todo lo que hemos visto en DICE hace de su plataforma la mejor opción. Una seguridad altísima para el fan y el promotor, una fantástica experiencia de usuario, una atención cuidada a los clientes y la eliminación de todo uso del papel”.

El Primavera Sound supone para DICE no solo la oportunidad de ser puerta de entrada a nuestro país, sino también el mayor de los partners con el que la empresa ha trabajado hasta el momento. Un nuevo reto al que tendrán que hacer frente a nivel técnico para ser capaces de gestionar sin incidentes los picos de venta de un cliente que recibe, solo en el festival de Barcelona, a 220.000 personas.

Iniciar sesión 0 Comentarios
cargando