elPeriódico economía

Viernes, 23 de agosto del 2019

Economyz

Guía para crear una web acorde a tu negocio

La presencia de nuestro negocio en Internet cada vez tiene más importancia. Si no tenemos una página web, prácticamente no existimos. Se podría decir que es nuestra extensión en la red, y por eso tenemos que cuidarla y personalizarla

La página web es nuestro escaparate en el entorno online

La página web es nuestro escaparate en el entorno online // Geralt / Pixabay

Gestión Empresarial

GESTIÓN DE LA PRESENCIA ONLINE

Fran Leal

Fran Leal

Si somos una pyme o autónomo tenemos que saber que nuestra presencia online va a determinar buena parte del éxito de nuestra actividad. Pero lo cierto es que aún hay mucha distancia entre las pequeñas y las grandes empresas. Sin ir más lejos, según un estudio realizado por Paypal, mientras que el 95 por ciento de las grandes compañías contaban con una página web al comenzar a hacer negocios online, en el caso de las pymes se quedaban en el 76 por ciento.

No obstante, contar con una página web no solo responde al comercio digital, sino que también otros aspectos como la comunicación o la imagen de marca tienen especial protagonismo. Dicho esto, ¿cómo podemos tener una web que sea nuestra extensión en la red y que nos permita obtener el máximo provecho de nuestra presencia en el mundo virtual? Para descubrirlo, hablamos con Manu Morón, CEO y director creativo de la agencia Brain Up Grup.

¿Por qué es tan importante una página web para un negocio?

A esta primera pregunta, Morón nos responde taxativo: “Para tener presencia en el mundo online”, pero teniendo claro que el primer paso es “definir el tipo de web, dependiendo del modelo de negocio y objetivos de la empresa”.

Esa presencia tiene que actuar como punto de referencia de tu compañía, precisamente por la importancia que tiene la red a la hora de buscar información de todo lo que queramos. “A día de hoy, la recomendación directa de un familiar o amigo sigue siendo el canal de comunicación más efectivo”, pero también es cierto que cuando nos sugieren cualquier cosa (restaurante, película, servicio…) “rápidamente solemos buscarlo en el móvil, por lo que automáticamente ese mensaje entra en nuestro cerebro como un referente a tener en cuenta para este servicio o producto. Si cuando alguien te recomiendan no tienes una web a la que echar un ojo, ese comentario positivo o impulso por conocerte se evapora sin más, ya que no tienes un estímulo visual que se adentre en tu memoria y tus sentidos”, nos cuenta Morón.

Además, hay que tener claro que nuestra web no deja de ser nuestro escaparate virtual. Entonces, no es de extrañar que sea fundamental saber qué queremos enseñar. En definitiva, “tu web debe ser una extensión de tus virtudes, valores o filosofía como empresa. Si eres el rey haciendo algo o el único con este producto o servicio, eso es lo primero que debes transmitir en tu web. Tu web no es simplemente para decir quién eres y dónde estás a modo de tarjeta de visita virtual. La web es mucho más, es un canal de comunicación y venta, es la extensión de ti y de tu negocio en el mundo online”.

¿Qué tenemos que tener en cuenta al crear nuestra web?

En relación con lo que venimos comentando, lo primero sería preguntarnos el para qué, como ocurre con toda decisión que tomemos en nuestro negocio. La respuesta puede ser muy variada, pero Morón lo resume en cuatro tipologías de páginas web:

  • Las que están destinadas a la venta directa, por ejemplo Amazon.
  • Aquellas que lo que buscan es crear marca, es decir, para enamorar, crear un ambiente y el mundillo de tu marca… Como ejemplo, Morón cita las marcas de gafas o de moda, que son muy visuales.
  • Otras páginas están más orientadas a potenciar los valores de empresa, la filosofía… El objetivo es generar confianza y un ejemplo serían las empresas de servicios.
  • Por último, tenemos las que están muy enfocadas al SEO. Se prioriza más el contenido en textos que la imagen y lo romántico, ya que son menos expresivas o visuales.

¿Qué no podemos pasar por alto?

Además de preguntarnos para qué queremos nuestra página, existen muchos otros aspectos que no podemos obviar si queremos tener el éxito que buscamos. Para Morón, hay cuatro elementos más que hay que tener muy en cuenta:

  • Hay que cuidar mucho la imagen, el impacto visual. Nuestra web debe ser atractiva para que te apetezca saber más y explorar por ella.
  • Debemos estudiar bien a nuestro target para conectar con él y que se identifique con nuestro producto o servicio.
  • Entrando en un aspecto más técnico, hay que cuidar la experiencia del usuario y prevenir todos los posibles errores, para que el usuario esté informado en todo momento y tenga opciones de rehacer, volver, rellenar formularios cortos, automatizaciones como autocompletar… Esto hace que el usuario tenga una navegación fluida por la web y demos una sensación de control y profesionalidad.
  • Para terminar, es fundamental el contenido. No podemos copiar lo que ponga la competencia u otras webs, debemos crear nuestro propio contenido, porque si alguien va a hablar de nosotros en Internet, mejor que seamos nosotros mismos, y no una mezcla de otros. Además, debemos ser escuetos y directos en el mensaje.

¿Cuáles son los errores más recurrentes?

Las equivocaciones más comunes, según Morón, suelen aparecer “a la hora de distribuir la información o la arquitectura de la web”. Además, diferenciarnos de la competencia tiene que ser un imperativo, por lo que esa idea tendremos que trasladarla a nuestro escaparate online. Nuestra página “debería ser única y personalizada”, afirma Morón, y no una más.

A un nivel más técnico, hay que tener cuidado con ciertos aspectos como la intuición de la navegación, la velocidad…y, además, “hay que pensar en el usuario, y cuanto menos tenga que escribir, más fluida será la navegación y menores errores encontraremos”.

¿Es asequible la creación de una web en condiciones?

Muchos se pueden preguntar: si puedo crear mi web de forma totalmente gratuita, ¿por qué me voy a gastar nada? Pues en resumidas cuentas, y como hemos mencionado, porque la personalización es muy importante, y una web a partir de una plantilla (aunque en algunos casos pueda bastar) no va a conseguir transmitir todo lo que queremos. Morón nos cuenta cómo lo ven desde Brain Up Grup: “Todas nuestras webs, desde la más sencilla a la más compleja, están trabajadas siguiendo todos los requisitos necesarios para nuestros clientes, donde trabajamos cuatro fases. Primero su objetivo y contenido, luego su arquitectura, seguimos con el diseño gráfico y, por último, la programación.

En cuanto a los precios, Morón puntualiza que dependerá de muchos factores, pero estima que “por 2.500 euros se puede crear una web a medida, optimizada para Google, con una imagen profesional en diseño y la distribución de los apartados”.

En definitiva, como tantas otras cosas, se trata de una inversión en nuestro negocio.

En este articulo: Empresas Emprender

Iniciar sesión 0 Comentarios
cargando