¿Seguirá España durante el próximo año sin Agenda Digital?

El último marco de actuaciones para adaptar las nuevas tecnologías a la sociedad data de 2013. Organizaciones como la CEOE aseguran que aumentar un 10% la digitalización implicaría una subida del PIB del 3,2% y la creación de 250.000 empleos adicionales

España continúa dando pasos en la carrera por la digitalización

España continúa dando pasos en la carrera por la digitalización // Gerd Altmann (Pixabay)

Futuro

NUEVAS TECNOLOGÍAS

Diana Fresneda

Diana Fresneda

La transformación digital es la respuesta para el futuro de las compañías, pero también de la sociedad. Nada ni nadie está a salvo en la carrera por la digitalización. En este sentido, el Gobierno y el sector público juegan un papel fundamental para facilitar a los ciudadanos la adopción de nuevas tecnologías e impulsar así la economía y la sociedad digital del país

En los últimos años, nuestro país ha sumado esfuerzos para ajustarse a este nuevo entorno y esto se ha visto reflejado en el último Índice de la Economía y Sociedad Digital (DESI, por sus siglas en inglés), que clasifica a los países de la Unión Europea (UE) según cinco parámetros que determinan su competitividad digital: conectividad, capital humano, uso de servicios de Internet, integración de la tecnología digital y servicios públicos digitales.

España ha conseguido escalar hasta el undécimo lugar en 2019, situándose por encima de la media de la UE y de países como Francia o Alemania. Sin embargo, aún queda mucho por hacer. 

Mientras que nuestro país registra buenos resultados en conectividad gracias a la amplia disponibilidad de redes de banda ancha fija y móvil rápidas y ultrarrápidas y al aumento de su implantación, una quinta parte de los españoles aún no está en línea y cerca de la mitad de sus ciudadanos carecen de competencias digitales básicas. Además, a pesar del aumento de la demanda en el mercado de trabajo, la oferta de especialistas TIC sigue estando por debajo de la media de la UE.

Una nueva Agenda Digital

Ante este escenario, y teniendo en cuenta que nuestra Agenda Digital data de 2013, urge la implantación de un nuevo marco de actuaciones que permitan poner a España al nivel que demanda el Mercado Único Digital en Europa. 

Así lo demandan desde la Confederación Española de Organizaciones Empresariales (CEOE), quienes subrayan la importancia de acelerar este proceso para intentar situarnos entre los siete primeros puestos del DESI en los próximos años. Según la organización, alcanzar este objetivo de digitalización en el año 2025 implicaría un aumento del PIB de ese año en un 3,2% y la creación de 250.000 empleos adicionales

“Tener una hoja de ruta digital es prioritario si queremos formar parte activa del futuro y mejorar nuestra economía”, asegura el jefe del Área de Sociedad Digital e Innovación de la CEOE, César Maurín. Para ello, reclama la necesidad de incorporar a “la política” esta nueva estrategia digital y de I+D+i, pues "es fundamental que los líderes políticos estén convencidos de su importancia".

En la actualidad, el Gobierno en funciones está desarrollando la Estrategia de Nación Emprendedora con el objetivo de introducir la innovación y la digitalización en todos los campos de la economía y la sociedad. Esta estrategia incluiría un nuevo plan para el despliegue de infraestructura digital; inversión para hacer posibles las tecnologías digitales; programas para promover las competencias y el talento; y una estrategia nacional en materia de inteligencia artificial. 

Asimismo, durante este 2019 se han promovido nuevas iniciativas como el 'Plan de modernización del comercio minorista 2019-2020' o la 'Estrategia de turismo sostenible', que promoverán la innovación y la digitalización en sectores económicos específicos.

La educación como motor

A pesar de ello, esta transformación sigue necesitando un impulso si queremos ocupar los primeros puestos de Europa. Uno de los mayores retos es la educación. Atendiendo al último DESI, en la dimensión de capital humano, España ocupa el puesto 17 de la UE y se encuentra, por tanto, por debajo de la media europea

Según el informe, únicamente el 55% de las personas entre 16 y 74 años poseen capacidades digitales básicas, mientras que el porcentaje de especialistas en TIC representa una proporción menor dentro de la población activa que la de la UE (2,9% frente a un 3,7% en la UE) y las mujeres especialistas en esta materia únicamente alcanzan el 1% del total del empleo femenino.

En este sentido, la CEOE apuesta por priorizar la transformación del sistema educativo para adecuarlo a la nueva sociedad digital a través del impulso de los estudios relacionados con las ciencias, tecnología, energía o matemáticas, “con el fin de evitar la divergencia que se está produciendo entre lo que demanda el mercado laboral y lo que los alumnos eligen”.

Y es que según la Comisión Europea, en el año 2020 se quedarán sin cubrir entre 500.000 y 750.000 puestos de trabajo relacionados con las nuevas tecnologías, mientras que el 40% de las empresas con sede en la UE tienen dificultades para encontrar expertos especializados en estos campos.

Impulso empresarial

Otro de los principales objetivos pasa por la integración de la tecnología digital en el tejido empresarial español, donde España ocupa el décimo puesto según el último DESI. El informe constata que un 18% de las pymes vende en línea (ligeramente por encima de la media de la UE del 17%), el 7% realizan ventas transfronterizas y el 10% de su volumen de negocios procede del segmento en línea.

“Es importante concienciar sobre la importancia de la digitalización de las pymes y sus necesidades. Esto permitirá a las compañías beneficiarse de toda la diversidad de ventajas que conlleva la adopción de las tecnologías digitales”, señalan desde el organismo comunitario.

En este sentido, la digitalización se alza como la única alternativa y, por tanto, solo sobrevivirán aquellas que mejor se adapten a este nuevo entorno. “No estamos en una época de cambio, sino en un cambio de época” en el que la tecnología está transformando todo, asegura el presidente del Grupo PGS, Pablo Gimeno, quien cree que el futuro de las compañías pasa por “definir unos retos y empezar a llevarlos a cabo”: “es necesario poner fecha y hora al cambio”, subraya.

Según el presidente del Grupo PGS, “la clave en la gestión del cambio está en conseguir una interconexión entre todos los agentes”, poniendo el foco de atención en los Gobiernos: “si desde arriba se apuesta por la innovación, tendrá mucha fuerza”, concluye.

En este articulo: Transformación digital

Iniciar sesión 0 Comentarios
cargando