elPeriódico economía

Jueves, 14 de noviembre del 2019

Economyz

Estas dos apps echan una mano a pacientes con Alzheimer y sus familias

Los primeros pasos de esta enfermedad no son nada fáciles, ni para las personas afectadas ni para sus familiares. A través de 'MiMe' y 'SuMe', el cuidador tendrá más controlado al enfermo y este, a su vez, conservará buena parte de su autonomía

Estas dos apps echan una mano a pacientes con Alzheimer y sus familias

Pixabay

Futuro

Tecnología y medicina

Fran Leal

Fran Leal

El Alzheimer es una enfermedad que cada vez afecta a más personas. En nuestro país, el número de pacientes asciende ya a 600.000 y las previsiones para el año 2050 superan la barrera del millón. De hecho, a mediados de siglo se estima que sea la patología más destacada, llegando a los 115 millones de personas a escala global.

Así, no es de extrañar de surjan iniciativas desde diferentes ámbitos. Desde lo público, el Ministerio de Sanidad, Consumo y Bienestar Social ha lanzado el Plan Nacional de Alzheimer 2019-2023, que pretende “reducir el impacto de la enfermedad, favorecer el mantenimiento de las personas con Alzheimer en su entorno, poner en marcha las necesarias respuestas sociales y sanitarias, y mejorar el conocimiento relativo a la dimensión y las necesidades de las personas con Alzheimer y sus familias”.

El papel de la tecnología

Como ocurre en otros campos, la tecnología puede ser una importante aliada tanto para los pacientes como para sus familiares. Un buen ejemplo es el proyecto que están llevando a cabo la Fundación Alzheimer España (FAE) e Ibermática, que ya han presentado ‘MiMe’ (Mi Memoria) y ‘SuMe’ (Su Memoria), dispositivo y aplicación, respectivamente, destinados a facilitar los primeros estadios de la enfermedad tanto a pacientes como a sus cuidadores, generalmente familiares.

Tal y como nos cuenta Antonio Díaz, director del sector Salud y AAPP de Ibermática, la iniciativa parte de un empleado de la compañía que ha pasado por esta situación en su propio entorno familiar. “El empleado nos propuso hacer una aplicación en movilidad para ayudar en los estadios iniciales de la enfermedad”, afirma. Y es que, los primeros pasos son complicados para todas las parte, cuando “el enfermo va tomando conciencia de su enfermedad”.

“Nos pusimos en contacto con la fundación, porque es importante conocer la experiencia de usuario, para que la tecnología dé respuesta a los problemas reales, y no al revés”, asegura Díaz. En septiembre de 2018, se propuso el asunto al consejo de administración de la firma y comenzaron con el proyecto, obteniendo en marzo de 2019 una primera versión que han ido testeando con diferentes familias afectadas. En términos totales, 30 familias han colaborado en el diseño, y otras 12 han estado probando las aplicaciones entre agosto y septiembre, cuando han sido presentadas oficialmente. En estos momentos, siguen testeando y “trabajando en paralelo para, a finales de año, extenderlo a un uso masivo”, confiesa Díaz.

Están analizando cómo será ese salto cuantitativo, porque desde Ibermática tienen claro que “el éxito radica en que llegue a cuanta más gente mejor; podemos ponerlo al servicio de los servicios públicos de salud o la sanidad privada, donde ya tenemos interés de varias entidades de seguros de salud, que quieren ver cómo hacerlo”, expone Díaz, que asevera que no quieren que nadie tenga la exclusiva del producto.

Preservar la autonomía del paciente

El proyecto de FAE e Ibermática comprende dos desarrollos en paralelo. Por una parte, ‘MiMe’ es un aplicativo con su propio sistema operativo, dirigido al enfermo. “Está destinado a personas en una fase muy inicial de la enfermedad y pretendemos que mantengan su autonomía, en su entorno y con independencia”, explica a BYZness Esther Arnanz, directora técnica de las actividades de la FAE.

Para ello, se ha buscado que ‘MiME’ “fuera un dispositivo exclusivo”, que no permita salir de la pantalla, porque combinarlo con otras aplicaciones “es difícil para ellos”, relata Arnanz: “La idea es que el terminal de ‘MiMe’ sea solo para esa app”. De la misma manera, para facilitar su uso la botonera es de gran tamaño y con las funcionalidades imprescindibles para preservar la autonomía del paciente:

  • Un recordatorio en la parte superior con eventos destacados o citas del día. Será muy escueto para evitar que se puedan agobiar.
  • Una agenda muy básica, con 6 u 8 números de teléfono con fotos.
  • Un apartado de medicinas, donde aparecen cuáles y cuándo tomarlas.
  • Un botón con lugares frecuentes a los que suele ir.
  • También pueden solicitar ayuda directamente pulsando uno de los botones.
  • Por último, podrán grabar mensajes de voz a su familiares, si tienen dificultades con el teclado.

Tranquilidad para las familias

La posición del cuidador de estos pacientes tampoco es fácil, pues tienen que afrontar situaciones hasta entonces desconocidas para ellos. Con ‘SuMe’, la app para cuidadores que se podrá descargar desde cualquier quiosco de aplicaciones, el familiar empareja la app con el dispositivo del paciente y puede saber en todo momento dónde se encuentra, para evitar que se pierda y mitigar esa intranquilidad constante. Por otra parte, el cuidador también puede acceder al listado de medicinas y comprobar si está todo en orden. Por otra parte, los recordatorios serán más extensos que los de ‘MiMe’.

La utilización de estas herramientas, además de facilitar el día a día tanto a pacientes como a cuidadores, puede ayudar a controlar la evolución de la propia enfermedad. “A día de hoy no hay cura, pero está comprobado que hay una serie de tratamientos que hacen que el proceso de ralentice”, explica Arnanz. En este caso, es beneficioso el ejercicio de las capacidades cognitivas que la app requiere. Del mismo modo, si por ejemplo observamos que la toma de medicinas no es la correcta de manera continuada, podría ser que la enfermedad estuviera avanzando, por lo que “habría que mirar otra vez”, concluye Arnanz.

Iniciar sesión 0 Comentarios
cargando