elPeriódico economía

Viernes, 13 de diciembre del 2019

Economyz

¿Qué opciones hay para pagar un máster si no tengo dinero?

Los precios de los másteres pueden variar mucho en función de la ciudad y la especialidad, haciendo que a veces no estén al alcance de todo el mundo

¿Qué opciones hay para pagar un máster si no tengo dinero?

Pixabay

Formación

FINANZAS PERSONALES

Maria Valero

María Valero (iAhorro)

Ampliar la formación académica y realizar un máster es una opción escogida por muchas personas, tanto es así que, según los datos provisionales del Ministerio de Educación, fueron 214.528 los estudiantes que en el curso 2018-2019 se matricularon en un máster, cifra que ha ido aumentando desde el curso 2015-2016 en el que se matricularon 171.043 estudiantes. 

Pero hacer un máster supone no solo una inversión de tiempo y esfuerzo, sino también de dinero. Los precios de un máster pueden llegar a ser muy altos y dispares. Entre los factores que influyen en el precio están la Comunidad Autónoma, el tipo de máster, si se trata de un máster no habilitante es más caro que uno habilitante necesario para ejercer una profesión (por ejemplo el de abogacía), la rama del máster (salud y ciencia tienen un mayor coste), si se repite asignatura (el precio por crédito se encarece) y el tipo de centro en el que se vaya a estudiar (son más caros en una universidad o escuela de negocio privada). 

¿Cómo financiar un máster?

En este punto, hay que valorar las diferentes opciones de pago, siendo la financiación una a las que poder acudir. Eso sí, conviene conocer y analizar todas las variantes antes de decantarnos por una. Es muy importante, a la hora de pedir financiación, no solo tener en cuenta el precio de la matrícula sino también el resto de los gastos asociados que pueda tener, como por ejemplo el transporte, material o quizás también alojamiento. 

Préstamos para estudios

Las entidades financieras tienen entre su oferta de financiación préstamos cuya finalidad sea la formación, de hecho, hay entidades que distinguen distintos préstamos en función del tipo de estudios. 

En esta opción hay que prestar atención no solo al tipo de interés, sino a si existe un periodo de carencia, al tiempo máximo de devolución del préstamo y si lleva aparejados costes de cancelación anticipada. Actualmente los préstamos para poder financiar un máster que ofrecen las entidades tienen un tipo de interés de entre el 4% y el 7% e importes que van desde los 15.000 euros hasta los 75.000 euros. El tiempo de devolución máximo suele estar entre los 8 y 10 años. 

Financiado por la empresa

Una opción interesante tanto para el trabajador como para la compañía, lo que se conoce como un “win to win”. Consiste en que sea la empresa en la que se está como empleado la que financie el total o parte del máster. Se da en los casos en los que la empresa ve mucho potencial en el empleado y quiere apostar por una mayor formación y que éste refuerce y amplíe conocimientos. En definitiva, las dos partes ganan ya que el empleado adquiere mayores competencias y la empresa tiene en plantilla a un gran talento con perspectivas a que proyecte todo lo aprendido en el máster hacia la compañía. 

Este tipo de opción suele conllevar adquirir un compromiso de permanencia con la compañía por un periodo normalmente no inferior a 1 año, variando en función de la cuantía del máster. 

Préstamo entre particulares

Esta alternativa es más económica en cuanto a intereses. Un particular le cede a otro la cantidad de dinero para pagar el máster y establecen entre ellos las condiciones de devolución. Por lo general, los particulares establecen menores intereses o incluso no figura ningún tipo de interés, es habitual que este tipo de préstamos entre particulares sea entre familiares o amigos. Aunque también existen plataformas de ‘crowdlending’ que permiten poner en contacto a inversores privados con solicitantes de liquidez para poder establecer el préstamo.

Eso sí, conviene dejar claro que se trata de un préstamo entre particulares redactando y firmando un contrato privado estableciendo todas las condiciones, aunque sea sin intereses. De lo contrario, la Agencia Tributaria podría considerarlo una donación encubierta y estaría sujeto al gravamen del Impuesto de Donaciones. 

Finalmente, siempre es recomendable valorar si se tiene acceso a una beca pública para realizar este tipo de estudios y cuyo importe variará en función de las circunstancias y necesidades del alumno. Además, las escuelas de negocio también cuentan con iniciativas que tienen como objetivo ayudar a los alumnos a el pago del posgrado en función del expediente académico. 

En este articulo: Educación financiera Ahorro

Iniciar sesión 0 Comentarios
cargando