elPeriódico economía

Lunes, 09 de diciembre del 2019

Economyz

El fintech cae mejor que la banca de siempre, ¿podrá con las tecnológicas?

Las compañías que se apoyan en el desarrollo tecnológico para ofrecer servicios financieros tienen una reputación mejor que los bancos y la respuesta de las entidades es apretar el acelerador de la innovación

El fintech cae mejor que la banca de siempre, ¿podrá con las tecnológicas?

Robin Worrall (Unsplash)

Fintech

Crece la competencia en el sector financiero

agustina-barbaresi-bn

Agustina Barbaresi

Tampoco los bancos escapan al omnipresente impulso tecnológico. Es más: no es arriesgado afirmar que la financiera es una de las industrias que lidera la transformación digital en España. En este contexto, un reciente informe de BBVA Research apunta que el fintech (también llamado tecnofinanzas) está ganando impulso dentro de los servicios financieros. Y no sólo en cuanto al número de personas que lo utilizan, sino que también está ganando la batalla de la opinión de los usuarios en internet y las redes sociales.

Una de las principales conclusiones del análisis  que ha hecho BBVA es que la percepción de los servicios fintech es más positiva que la de los servicios financieros en general. ¿Por qué se produce este fenómeno? El aumento de información sobre estas compañías, el lenguaje que utilizan y la ausencia de malas noticias pueden ser una de las explicaciones.

El estudio muestra que la cobertura que los medios de comunicación damos al fintech ha crecido significativamente en los últimos años y se acerca a la de las finanzas tradicionales. En cuanto a la percepción del público, hay una brecha cada vez mayor entre la percepción que se tiene de las finanzas en general frente al fintech. Algo que podría deberse a que “los usuarios están menos familiarizados con las soluciones fintech y las percepciones se basan más en expectativas que en hechos, ya que la consideración predominante es que las soluciones fintech facilitan el acceso al sistema financiero de una forma más barata y conveniente, y todavía no se han producido experiencias negativas generalizadas”, señalan desde BBVA.

El lenguaje también es algo a tener en cuenta: en la información sobre finanzas abunda según el informe la “emocionalidad”, mientras que en la de fintech la valoración es positiva y con menos concentración de palabras con connotaciones negativas.

Sea como sea, lo que es innegable es que el fintech se ha convertido en “un fenómeno abrumador que está reformando el sistema financiero a través de la tecnología y que tiene un enorme impacto en la sociedad”, afirman los expertos de BBVA Research.

La carrera tecnológica de los bancos tradicionales

La respuesta de los grandes bancos ante el avance de las compañías fintech está siendo, en muchos casos, pisar el acelerador de la transformación digital. Sobre todo, en aspectos relacionados con la relación con el cliente y cómo se comunican con él, con la creación de herramientas que aprovechan la inteligencia artificial (como los chatbots) y que extienden el servicio más allá de los canales tradicionales de cada entidad.

David Almendros, director de Cognitive Computing de CaixaBank, señala que “la asistencia a clientes se multiplicará a diversos entornos, más allá de las aplicaciones financieras, lo que abre nuevas posibilidades de interacción y servicio”. Pone como ejemplo los asistentes virtuales de la entidad, Neo y Gina, que ya son accesibles desde los asistentes de hogar Alexa y Google Home.

Pilar Sánchez, Project Innovation Manager de Bankia, asegura por su parte que desde este banco están apostando por “una nueva Dirección de Transformación y Estrategia Digital que busca avanzar no sólo en la evolución digital sino también en nuevas formas de trabajar”. En este sentido, la entidad contempla invertir 1.000 millones de euros hasta 2020.

De compras en el mundo startup

Además de la inversión en tecnología, las grandes compañías de servicios financieros han encontrado otra forma de actualizarsecomerse al pez pequeño. Es decir, a algunas de las startups que están desarrollando tecnologías bancarias. De hecho, las innovaciones en estas áreas de este tipo de compañías parecen tener más impacto en la opinión pública: el público tiende a asociar fintech con startups, no con bancos.

Así, desde BBVA Research explican que “la mayoría de los proveedores de servicios financieros tradicionales están llevando a cabo transformaciones empresariales sustanciales destinadas a mejorar la experiencia de los clientes y a ser más eficientes, aprovechando las startups tecnológicamente avanzadas, bien adquiriéndolas o invirtiendo en ellas, bien colaborando con las mismas”.

Un nuevo competidor: las ‘bigtechs’

Por si fuese poco con la competencia que traen las fintech del sector financiero, a las entidades tradicionales les está creciendo uno nuevo: las grandes multinacionales tecnológicas, o BigTechs. Sobre todo el grupo habitualmente llamado GAFAs (Google, Amazon, Facebook y Apple).

Las grandes tecnológicas y telecos “están desempeñando un papel cada vez más importante en el universo fintech al ofrecer una amplia gama de servicios financieros como pagos, inversiones, servicios B2B, etc. El conjunto de estas empresas está reestructurando el sistema financiero”, aseguran los expertos de BBVA Research.

Grégoire de Lestapis, CEO de la startup October en España, afirma por su parte que la competencia de las fintech ha estado sirviendo precisamente de “preparación a la banca para hacer frente a los nuevos competidores". Según de Lestapis, la colaboración que se está produciendo entre banca y fintech está contribuyendo al desarrollo del open banking, lo que representa una extraordinaria oportunidad para que los bancos planten cara a las tecnológicas.

Las BigTech pretenden mejorar la cadena de valor de la banca tradicional, en opinión de Paula Blázquez, Head of Strategic Investments de InnoCells (Sabadell), que destaca de las grandes tecnológicas algo fundamental: "tienen recursos y cuentan con la confianza de los usuarios. Culturalmente, están más adaptadas y son más propicias al cambio". Sin embargo, las entidades no se ponen de acuerdo sobre si la aventura bancaria de estas compañías llegará a amenazar su cuota de mercado, al menos en el corto plazo.

Para Ignacio Villoch, Ecosystem Builder de BBVA Open Innovation, las BigTech no quieren convertirse en bancos y todavía el usuario final no confía en ellas cuando se trata de temas financieros. Algo en lo que coincide Nuria Menchaca, Project Manager de Innovation Lab & Observatory de Bankia, que concluye que "las BigTech tienen un retorno de inversión mucho más alto que el de un banco. Sin embargo, eso no significa que no estén interesados en el sector. En estos momentos, simplemente están explorando diferentes áreas".

Iniciar sesión 0 Comentarios
cargando