Zero Waste: 36 productos reutilizables para generar menos residuos

El movimiento 'zero waste' el boca a boca y las redes sociales han aupado un mercado de productos reutilizables cada vez más popular, donde la oferta no para de crecer

Foto de archivo.

Foto de archivo. // Pixabay

Entorno

ECONOMÍA CIRCULAR

agustina-barbaresi-bn

Agustina Barbaresi

El término ‘zero waste’ (residuo cero) lleva utilizándose desde mediados de los años 90, pero no ha sido hasta hace pocos años cuando se ha convertido en un movimiento social con alcance mundial. Como resultado de su auge, ha florecido una industria de productos reutilizables que crece a golpe de click y link.

La búsqueda “productos zero waste” arroja más de 3 millones de resultados en Google. Y un paseo por el feed de noticias de cualquier red social, nos da la medida de hasta qué punto está aumentando la oferta de estos productos. Instagram, sobre todo, es el escaparate que utilizan cada vez más marcas para darse a conocer y donde más se nota el interés creciente por las alternativas al plástico, por el reciclaje y la reducción de residuos.

“Desde que comenzamos hace 1 año y medio en redes sociales, el cambio en la población española ha sido impresionante. El impacto de los medios de comunicación, redes sociales, Greta Thunberg y los Fridays For Future ha sido mayor del que esperábamos. Nos ha dado esperanza y nos ha dado más fuerzas para seguir luchando por crear alternativas a los productos contaminantes”, explica Cristian Meroño, Co-fundador y actual CEO del proyecto Eco Swap.

Eco Swap es una de las tiendas de productos reutilizables (y libres de plástico, porque no necesariamente van unidos) que han aparecido en España. Y no es la única, la acompañan otras de referencia como Sin Plástico, Cero Residuo o Planeta Huerto, además de algunas franquicias con tienda física, como Natura (que tiene una sección específica de “reduce & reuse”).

Marion de la Porte, CEO de Sin Plástico, tienda y comunidad online creada hace 7 años, afirma que “hay un movimiento real y esto se ve tanto en la cifra de negocio como en las interacciones. Todos los días hay gente nueva que nos compra, nos pregunta… Que hayamos pasado de ser 2 a 8 personas en 5 años demuestra que hay una necesidad”.

Los productos más y menos vendidos

Pero, ¿qué es lo más popular dentro del catálogo de objetos reutilizables? Marion destaca que “los más vendidos son, en realidad, los básicos: todo lo relacionado con la sustitución de bolsas y botellas (de plástico)”; y un clásico que vuelve del pasado, “el pañuelo de tela, que nos compra mucha gente que no los ha heredado de, por ejemplo, sus abuelos”. 

También señala que entre los más buscados están los productos de cuidado personal, sobre todo los que vienen directamente sin envase (en formato sólido) porque “no es fácil encontrar unos que funcionen como los que vienen en bote”.

Cristian Meroño coincide en señalar el éxito de los productos de cuidado personal e “higiene sin residuos, como los cepillos de dientes de bambú”, aunque también apunta al auge de “aquellos que tienen como objetivo lograr una cocina sin plásticos. Por mencionar algunos: tapas de silicona reutilizables para reemplazar al film, Zips de silicona para conservar comida, estropajos naturales de planta luffa, etc.”.

La higiene íntima femenina también está viviendo una transformación y eso se nota en la aparición de marcas y tiendas especializadas, como Ilovecyclo o BLINX Underwear, y en las ventas de productos como la copa menstrual, con cada vez más marcas fabricantes. Esto se debe a “la conversación que ha surgido en torno a la salud íntima” de las mujeres. Y también al hecho de que el comprador medio de productos zero waste es una mujer, generalmente joven (de 25 a 45 años) y que está muy conectada y busca soluciones online.

Por el contrario, hay algunos productos que aún cuesta vender, que requieren “una inversión más grande y de una vez, como las sartenes”, apunta Marion de la Porte, que señala que tampoco venden ya maquillaje, al no encontrar proveedores que se adecúen a sus estándares.

Lo que viene en ‘zero waste’

La carrera por dejar el plástico de lado en los productos de consumo está haciendo que se investiguen otros materiales. Por ejemplo, después de lanzar unos adornos navideños que “tuvieron mucho éxito”, en Sin Plástico siguen investigando con el esparto. Con este material esperan lanzar una línea de hogar completa. No será la primera vez que produzcan sus propios productos: la escasez de proveedores que fabriquen en España con criterios sostenibles les ha animado a apostar por esta vía.

Investigar nuevos materiales, personalizar y abaratar son tres tendencias en la producción de productos reutilizables

La personalización y abaratamiento de los productos también es un punto importante en la carrera por la menor generación de residuos. “En nuestro calendario tenemos próximamente (el lanzamiento de) nuevos modelos de botellas reutilizables de acero inoxidable, para que cada uno pueda representar su estilo de una forma distinta. Y estamos preparando un canal de distribución a tiendas, lo que nos está llevando a tener un packaging propio y mejorar nuestros productos actuales, para que sean más sostenibles, ergonómicos y asequibles”, explica Cristian Meroño.

Primeros pasos hacia la reducción de residuos

Si no se sabe cómo comenzar, lo ideal es escoger un kit de inicio, ya que es una forma rápida de hacerse con algunos básicos. Por ejemplo, en Eco Swap comercializan uno con productos esenciales: bolsas de rejilla de algodón para comprar a granel, una bolsa estampada para el almuerzo/merienda, una taza retráctil, una botella de acero y un kit de pajitas y cubiertos reutilizables de bambú y acero. La web Cero Residuo, por su parte, además del kit de iniciación, hace otros específicos para la oficina, higiene personal, higiene íntima o para hacer la colada, con precios que oscilan desde los 16 a los 61 euros.

Existen 'kits de iniciación' con varios productos a partir de unos 16 euros

Sea como sea, todos los gestos suman. Plantearse generar menos basura a título individual es “esencial para reducir la huella de carbono de la población en el planeta. En el momento actual de la historia llevamos acarreando una pésima gestión de residuos en casi todos los países del globo que ha acabado con una crisis plástica que cada vez es más preocupante. Ya no vale reciclar, porque no sabemos qué gestión harán los ayuntamientos o empresas de esos residuos, debemos adoptar un modelo de economía circular”, concluye Meroño.

En este articulo: Consumo

Iniciar sesión 0 Comentarios
cargando