elPeriódico economía

Viernes, 13 de diciembre del 2019

Economyz

Cómo podemos ahorrar manteniendo el cuidado del medio ambiente

Tener un mayor grado de responsabilidad muchas veces linda con un mayor gasto. Pero, ¿podemos ahorrar teniendo una mayor conciencia ecológica?

Cómo podemos ahorrar manteniendo el cuidado del medio ambiente

Unsplash

Entorno

Consumo sostenible

Héctor Chamizo

Héctor Chamizo

El ahorro es una actividad seria que compromete a las acciones que tomamos cada día. Cambiar determinados hábitos puede tener un impacto en nuestro presupuesto y de ahí a que a veces tengamos dudas sobre qué debemos hacer. Una de ellas es el compromiso con el entorno que nos rodea. Y es que muchas veces pensamos que aplicar una mayor concienciación tiene un impacto negativo en nuestras cuentas. 

Por el contrario, los expertos piensan que se puede, incluso, ahorrar dinero teniendo un mayor grado de responsabilidad. Según José María Luna, asesor financiero independiente, “no nos queda otra que adaptarnos a la realidad que tenemos en estos momentos, cuidando el medio ambiente, y eso se debe representar en el ahorro o la inversión”. 

Avanzamos hacia una sociedad cuyo nivel de compromiso es más elevado y, tal y como apuntan los expertos de Self Bank, “sí es posible ahorrar más teniendo especial cuidado y siendo responsables con nuestro entorno”. ¿Cómo se puede conseguir? Hay una serie de recomendaciones que puedes utilizar.

Desconectar aparatos eléctricos

Es algo en lo que no cae mucha gente. La energía en espera o standby es el consumo que realizan los aparatos eléctricos mientras no están en uso, pero permanecen conectados a la red de electricidad de tu casa. 

Así, según el estudio de la Fundación Idea, el gasto de energía en standby representa 5% del consumo total de los hogares, por lo que dejar conectados tu ordenador portátil, el cargador para el móvil o tu pantalla implica el consumo de 231 kWh al año, lo que “se reflejará sin dudas en tu recibo de la luz”, destacan desde Self Bank.

Utilización de transporte público o bicicleta

El transporte contribuye el mayor porcentaje de las emisiones de dióxido de carbono (CO2) en nuestro país, lo cual afecta “directamente a la salud de la población”, informan desde Self Bank. Igualmente, la mayoría corresponde al transporte privado. Dicho de otro modo, a los vehículos particulares.

Asimismo, la utilización del coche provoca distintos problemas que tienen efectos negativos, entre los que se encuentran la contaminación acústica, la reducción del espacio urbano, y especialmente, el impacto negativo que ocasiona a la economía, como consecuencia “de que España es un país importador de combustibles”, afirma Rafael Ojeda, analista independiente.

Por ello, se recomienda que utilices el transporte público, como el metro o el autobús. También, otro consejo que va en esta misma línea es el uso de la bicicleta o caminar. Ambos ayudan a fomentar un estilo de vida saludable que no sólo beneficia económicamente, sino también a tu cuerpo. 

Usa aparatos y sistemas de alta eficiencia energética

La eficiencia energética es la capacidad de cualquier sistema o aparato para reducir la cantidad de energía necesaria para realizar sus funciones. Por ejemplo, una lámpara con alta eficiencia energética será capaz de producir la misma cantidad de luz que una incandescente común teniendo un menor aporte energético.

En tu vivienda, el calentador, la estufa, los sistemas de iluminación y de calefacción, así como los aparatos electrodomésticos son los responsables de una buena parte del consumo de energía. Por ello, “debes asegurarte de que todos cuenten con certificaciones de eficiencia energética”, afirman desde Self Bank.

Menos productos desechables y no al agua embotellada

En último lugar, una manera de ahorrar siendo cuidadosos con el medio ambiente es no usar tantas toallas y servilletas de papel. Es preferible que utilices tela, que son más económicas y dañan menos nuestro entorno. A menos productos desechables, menos generación de basura. 

Tampoco es bueno abusar del agua embotellada. Nos supone un gasto mensual y es dañino para el medio ambiente. Considera la opción beber agua del grifo y si no es apta para el consumo considera la opción de utilizar un filtro o recurrir a algunas alternativas sin plástico. Ahorrarás a largo plazo y aplicarás un consumo responsable. 

Iniciar sesión 0 Comentarios
cargando