elPeriódico economía

Sábado, 21 de septiembre del 2019

Economyz

Moda sostenible: cómo reciclar lo que ya no te sirve

El sector textil vive de muchos recursos naturales limitados, por lo que se está transformando para sobrevivir en el futuro. Así nace la moda sostenible

Moda sostenible: cómo reciclar lo que ya no te sirve

Fancycrave (Unsplash)

Entorno

CONSUMO RESPONSABLE

M. Gracia / N. Benito

El futuro del sector textil pasa por una apuesta decidida por la sostenibilidad, la economía circular y la digitalización para impulsar un modelo que ya se encuentra “en vías de agotamiento”, según afirma la encuesta anual de la Confederación de la Industria Textil (Texfor). Por ello, las empresas de este sector creen cada vez más en un modelo de negocio alimentado por materiales sostenibles. Las pequeñas tiendas apuestan de forma creciente por esta tendencia y las grandes lideran proyectos en los que la ropa tiene más de una vida.

"La moda sostenible es aquella que trata de minimizar el terrible impacto de la industria textil, una de las más contaminantes del planeta y lo hace reduciendo consumos energéticos y el impacto medioambiental, bien sea mediante el reciclaje y la customización o mediante la utilización de materia prima que viene de cultivos que no utilizan químicos agresivos para el medioambiente y las personas", asegura la presidenta de la Asociación de Moda Sostenible de Madrid (MSMAD), Paloma G. López. En resumen, se trata de aquella moda que "busca un triple impacto para el bien social, ecológico y económico".

DOS GRANDES MARCAS SE UNEN AL MOVIMIENTO

Las grandes compañías son las que más materias y recursos naturales utilizan en sus procesos de creación de la ropa. Muchas ya son conscientes de que hay que dar una segunda vida a las prendas que ya no se vayan a usar.

Inditex, la principal compañía textil de España, cuenta con la etiqueta Join Life, con la que el Grupo promueve las mejores prácticas en la elección de materias primas y procesos de producción, es decir, se han seguido procesos sostenibles en la confección. Esta etiqueta ya representa el 13% del total de la firma. El objetivo de Inditex es que en 2018 las prendas Join Life en todas las marcas alcancen los 118 millones de unidades, un 60% más que el año anterior.

En este sentido, el programa Closing the Loop, de recogida de prendas usadas donadas por los clientes, alcanza ya las 1.169 tiendas en 22 mercados, que disponen ya de contenedores de recogida de prendas, que se reciclan y se distribuyen a ONG como Cáritas, Cruz Roja o Intermón Oxfam.

En 2020 el Grupo aspira a tener instalados contenedores de recogida en 2.000 tiendas en 40 mercados. Es decir, el cliente se puede acercar a cualquiera de estos puntos a dejar la ropa que ya no va a utilizar, independientemente de la marca, no hace falta que sea de Inditex. Además, a través de un proyecto piloto, Zara recoge también ropa a domicilio en España de manera gratuita en el momento de la entrega de pedidos online.

Otra de las grandes marcas que tiene un programa de reciclaje de ropa es H&M. El objetivo de la compañía sueca es que en 2030 se utilicen solo materiales reciclados u otros materiales de origen sostenible. Otro de los objetivos más a corto plazo es que todo su algodón debe provenir de fuentes sostenibles para 2020.

"En 2017, el 59% de nuestro uso total de algodón fue orgánico o reciclado. De todos los materiales que utilizamos en 2017, el 35% se obtuvieron o reciclaron de manera sostenible, y nuestro objetivo es alcanzar el 100% para 2030", afirman desde H&M. Además, han lanzado una colección otoño/invierno de Conscious Exclusive por primera vez.

Asimismo, H&M también tiene el programa de ‘Recogida de Ropa’ con el que quieren asentar las bases del futuro reciclaje sostenible. Las prendas que aún puedan llevarse, se venderán como artículos de segunda mano. Los textiles que ya no se puedan llevar serán transformados en otros productos,como colecciones de moda reciclada o paños de limpieza.

Los textiles que no puedan ser reutilizados tendrán una segunda vida como fibras textiles o se utilizarán para fabricar productos como materiales humectantes o aislantes para la industria automovilística. Cualquier beneficio de esta recogida de ropa usada se donará a proyectos de investigación sobre reciclaje textil y proyectos sociales.

El cliente puede depositar su bolsa de prendas que ya no quiera en la caja de reciclaje de una tienda local. Desde calcetines sueltos a una camiseta desgastada o una camisa desteñida; no importa la marca o su estado. Las prendas se llevarán a la planta de reciclaje más cercana para su clasificación manual. Además, por cada bolsa de ropa que se deposite, recibirá un cupón para canjear en su próxima compra.

LAS MARCAS PEQUEÑAS

Una de las marcas que vienen pisando fuerte es Ecoology, que nació hace 8 años como una alternativa para vestir de forma ética y ecológica. En palabras de su diseñadora y creadora, Eva García, su ropa está hecha con “tejidos certificados ecológicos, es decir, que no se utilizan pesticidas ni tóxicos dañinos, que se respetan los ciclos naturales de la tierra para el cultivo de las materias primas y, por supuesto, la fabricación respeta las condiciones laborales de los empleados”.

Según su opinión, Ecoology “no es solo una marca ‘sostenible’, que es la palabra de moda, ya que se puede hacer ropa sostenible con tejidos tóxicos que contaminan nuestro medio ambiente y nuestra salud, y explotando a la gente que la hace”.

Los negocios de moda sostenible apuestan por la producción local. En este caso, realizan las prendas “en pequeñas cantidades en talleres de confección locales o en nuestro taller de gracia. Es todo muy transparente”, asegura García.

Otra de las incipientes marcas que apuestan por la  moda sostenible es Lifegist. Nacida en 2014 bajo unos principios de cuidado medioambiental, su prendas están confeccionadas en pequeños talleres en España y tienen tejidos 90% orgánicos GOTS, utilizando también fibras naturales y recicladas (GRS). En palabras de su fundadora, Mayte García, este proyecto “tiene una política de sostenibilidad desde el punto de vista de los colaboradores. Tenemos visión de perdurar y aportar a la sociedad compromiso y valores reales”.

POR UN CONSUMO MÁS RESPONSABLE

Por otro lado, existen iniciativas como #YoDecido #YoCompro, propiciada por la plataforma Slow Fashion Next, ponen en el punto de mira el consumo responsable en épocas de mayores compras, defendiendo la adquisición de ropa en lugares éticos, locales y sostenibles y apoyando en consecuencia la moda sostenible.

Esta filosofía es la misma que respaldan los pequeños negocios. “La industria de la moda contamina tanto que hace falta ser más conscientes de lo que compramos y lo que estamos favoreciendo con nuestro dinero. Comprar menos y de mayor calidad, utilizar tejidos nobles, reciclar, reparar y reusar son conceptos que deberíamos potenciar”, indica la creadora de Ecoology, Eva García. Su consejo: “Consume con corazón y con cabeza. Compra cosas que necesites, de calidad y que te duren en el armario varias temporadas en perfecto estado”.  

Iniciar sesión 0 Comentarios
cargando